Recuerdos subjetivos, o no, de una matanza.

Quiero, aunque aún faltan más de cincuenta días para tan horrible “conmemoración”, escribir hoy sobre los atentados sucedidos el 11 de Marzo de 2004, cómo los viví, y cómo me afectaron. Desde el año 2003 resido en Alicante, durante siete años lo hice en Murcia. Anteriormente en la que considero mi ciudad, Madrid.
Estuve la noche anterior, Miércoles, hablando con mi pareja de entonces, un chico de Madrid, que finalizaba su proyecto de fin de carrera en la Universidad Carlos III de Leganés. La conversación terminó tarde, yo no tenía que trabajar al día siguiente, él sólo tenía que ir a la facultad y podía echar siesta después.

Tengo la malsana costumbre de dormir escuchando la radio, y son pocas las veces que logro apagarla antes de quedarme dormida, así que desperté, sobre las once, con la cadena Ser retumbando en mi cabeza: Atentado en Madrid, en el metro, la estimación de víctimas mortales estaba, en esos momentos, por la ya nada desdeñable (aunque una sola víctima tampoco lo es) cifra de cuarenta. Lo primero que hice, llamar a mi chico, se había quedado dormido, no había ido a la Universidad, respiré tranquila, llamé al resto de mi familia, tíos, primos, amigos, todos bien. Seguí escuchando la avalancha de información, tres explosiones, se incrementaba el número de muertos, ETA aún no había reivindicado el atentado.

Me levanté:
– Mamá, ha habido un atentado en Madrid
– Sí, hija, lo estoy escuchando…a todos los de ETA habría que colgarlos (mis padres, como buenos católicos, son de derechas, y misericordiosos como ellos solos)
– Mamá, ETA? No resulta raro? Habrían avisado, no crees? Además…son muchos muertos, no me cuadra.
– Acuérdate de lo de Hipercor.
– Ya, pero eso fue hace tiempo, no sé, no me convence
– Hija, tú siempre tan roja, al final harás santos a esos malnacidos.

A partir de ese momento, vivimos pegados a la televisión, vi a tanta gente llorar, gente herida, gente que había perdido a un familiar, móviles sonando entre los escombros, gente desesperada intentando localizar a sus allegados… Una tragedia retransmitida en directo y a tiempo real. Probablemente uno de los peores recuerdos que almacena mi mente.

Comparecencias de los miembros del Gobierno, ETA, ha sido ETA, el grupo terrorista vasco lo desmiente, se sigue insistiendo, se habla de que no preveían la magnitud del ataque y que ahora reculan…No me cuadra, no me cuadró desde el principio.
En la cadena SER informan sobre una furgoneta, con una cinta, con oraciones islámicas, se empieza entonces a apuntar a Al-Qaeda. Las elecciones a dos días… siguen las dudas, los medios de comunicación diciendo una cosa, el gobierno afirmando otra, cada vez está más clara la línea del integrismo musulmán… Acebes no quiere dar su brazo a torcer, políticamente no les interesa el giro que está tomando la historia.
Jornada de reflexión, se concentra un grupo de gente, de manera “espontánea”, en respuesta a un llamamiento vía sms, con el famoso “pásalo”.

191 muertos, más de 1500 heridos, una ciudad destrozada, un país conmocionado. Tuve pesadillas durante mucho tiempo.

Esa vez fui a votar (no siempre lo hago), voté al PSOE, influyó el atentado? Ni lo más mínimo, bastó con la historia del Prestige, con las mentiras de las armas de destrucción masiva, con la prepotencia de no escuchar a un pueblo que no quería embarcarse en una guerra por petróleo, con la visión reaccionaria de ese partido ante ciertos temas sociales.

Se ha dicho que Zapatero ganó las elecciones gracias a un atentado, yo al menos no le voté por eso.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Opinión, Política

15 Respuestas a “Recuerdos subjetivos, o no, de una matanza.

  1. Luis

    En aquellos días precía que yo podría parar de andar en mi vida, mi cuñado me llamaba Gump… Forrest… Oscar acababa de mudarse desde Toronto a Madrid, “será más cálido, me gusta Madrid; su alegría, la fiesta, la noche, la vida…”.

    Sonó el teléfono, me quité los cascos y al oir lo que él me decía me puse la lágrimas…

  2. Nunca una huelga de profesores significó tanto para mí. Y es que ese jueves, los profesores de mi universidad (a poco metros de Atocha, y por tanto, muy usada por mis compañeros) decidieron protestar y no dar clase. Quizá sin saberlo salvaron a decenas de amigos míos.

    Recuerdo perfectamente el día, las llamadas, los nervios, las preguntas…
    A mi tampoco me cuadraba la versión de ETA.

    Y quizá hubo gente que fue a votar al PSOE por la mala gestión de los atentados (que no por los atentados en sí). Pero no hay que olvidar que en esa legislatura el pueblo salió en masa a la calle decenas de veces.

  3. Curioso, yo tuve la misma conversación con mi padre…

    Yo me desperté con la noticia, por aquel entonces mi despertador era la radio y al poco de sonar, empezaron a hablar del atentado. Mi primer instinto fue llamar a todos los que conocía que pasaban por Atocha… casi nadie me contestaba y me acojoné.

    Me fui sobrecogido y corriendo a la Universidad, en la que aún me arrastraba por las aulas, y empecé a llamar desde la delegación como un loco a amigos y conocidos, mientras la radio seguía dando malas noticias. Recibíamos llamadas de padres preguntando si sabíamos algo de sus hijos, que no contestaban al móvil. Como yo solo con un teléfono no daba a basto, abrimos dos puntos de información más: la oficina de relaciones internacionales y la recepción, mientras otras personas de la delegación iban clase por clase intentando localizar a las personas que no aparecían.

    Cuando había bajado el ritmo de llamadas de repente sonó el teléfono. Era un padre llorando, dándonos las gracias, que no buscasemos más, que su hijo iba en el tren de Atocha…

    Yo sinceramente, no voté. No pude. Tenía muy claro a quien no iba a votar eso seguro. Pero simplemente, se me quitaron las ganas…

  4. planesyestrategias

    Creo que conversaciones similares a esa las hubo a miles…
    Y todos llamamos a aquellos de quienes nos acordamos.. (yo a mi hermano… “mamá, él no pasa por allí ni de lejos..” aún así llamé, hablé enseguida con él). A algunos amigos, que no contestaron pero mandaron pronto sms “estoy bien gracias”.
    Y una amiga.. “no encuentran al hermano de A (amiga común)”. Y por la tarde, cuando me llama, y me dice… “ya ha aparecido”, no la entendí, dije “qué bien, qué alegría”. Y ella.. “no, no, no, iba en uno de los trenes”….

  5. ciberneticaeterna

    Ciudadano A…

  6. Siempre lloro con esa canción.
    Demasiados recuerdos.

  7. ciberneticaeterna

    Lloré mucho yo en aquellos días.
    No soy capaz de contemplar el sufrimiento sin que me afecte.

    Y me revienta que un hecho así haya sido moneda de cambio para intereses políticos.
    Como me revienta que lo esté siendo el terrorismo en los últimos tiempos.

  8. Hacia el mediodía del 11-M ya se barajaba la posibilidad de un atentado islamista. Ingenuo de mí, creía que el gobierno de Aznar (contra el que tenía decidido mi voto desde muchos meses atrás, tras una larga temporada abstencionista provocada por las impresentables dos últimas legislaturas de González) no podía mentir en un asunto tan grave. Así que hasta que empece a zapear por los canales internacionales, desde Euronews hasta la extremocentrista FoxNews pasando por CBS, CNN, SkyNews y demás, me obligaba a creer que, o bien había sido un error del encargado de avisar de la bomba o un golpe de mano dentro de ETA: los radicales habrían tomado el timón. No me cuadraba, porque era un suicidio por parte de la banda, pero me negaba a creer que “nuestros” gobernantes fuesen tan viles, tan mezquinos, tan ruines.
    Si fueron capaces de mentir en un asunto tan dramático, no quiero pensar qué no habrán hecho durante el tiempo que estuvieron en el poder.
    Lo que no acabo de entender es por qué no están entre rejas por aquello. Será porque perro no come perro.

  9. De que las elecciones no se ganaron por el atentado da buena cuenta el barómetro del CIS de pocos meses antes. Y unos cuantos estudios más.
    Del resto…poco más tengo que decir que no hayas dicho tú ya. Y los sentimientos fueron parecidos en todos aquellos que los tenemos…
    Bueno, muy bueno…

  10. Si se me disculpa el autobombo, en su día publiqué una entrada relativa a esos días.

  11. ciberneticaeterna

    Sr Fètido, puede autobombearse cuanto quiera.

  12. Luis

    Tampoco a mí me hizo corregir el sentido de mi voto pues ya había tomado la decisión de perderlo dándoselo a IU… pero al primero que oí acusar a ETA del atentado, insultarles, hacerlos apátridas… hasta decir las madres de todos ellos eran feas, y más cosas cuyos detalles no recuerdo, antes de que lo hicieran los matones del gobierno central (a lo mejor es que me perdí de algo que el resto de este foro no), fue a Ibaretxe…

    Yo deseaba que hubiera sido ETA (duró pocas horas que sin embargo se me hicieron eternas), pero sólo por negarme a tener que temer a otros fundamentalistas…

  13. ciberneticaeterna

    Gracias Noelia, por tu comentario (y por estar de acuerdo conmigo en algo ^_^)

  14. butzer

    Yo estaba en el instituto y la conmoción fue general. Yo no fui a votar (no tenía edad…xd) Pero si algo me avergüenza es todo lo que pasó durante esos días, el comportamiento gente del PP y de gente del PSOE. Ese día vimos que clase de políticos tenemos.

  15. ciberneticaeterna

    Supongo que tenemos la clase política que merecemos…
    Al fin y al cabo, somos nosotros los que los mantenemos ahí, a unos, y a otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s