Terror en el ultramarino…

Estoy harta de que ir al supermercado sea, además de una aburrida obligación, un peso moral más o menos fácil de llevar.

Si compro determinados yogures, por cada unidad, una persona necesitada del tercer mundo tendrá derecho a una semilla, si compro los pañales X, habrá un niño que podrá vacunarse, si me inclino por las compresas Y un científico podrá investigar un minuto extra en el cáncer de mama, si compro las toallitas Z…

¿Pero y si a mí las compresas que me gustan son otras? ¿Condeno al resto de mujeres (e incluso a mí misma) a un minuto menos de conocimiento de tan grave enfermedad? ¿Soy un ser sin escrúpulos porque estoy dejando, cada semana, sin ocho semillas a algún ser necesitado de ellas?

No me parecen éticas esas campañas de markéting, creo, de hecho, que el gobierno debería tomar cartas en el asunto y prohibir ese tipo de publicidad. Y las multinacionales, si quieren colaborar en proyectos solidarios, que lo hagan, pero que no supediten la voluntad y buena fe de los ciudadanos, para incrementar ventas.

Yo, que tengo, de vez en cuando, conciencia, y que me preocupan, en mis ratos libres, las condiciones miserables de vida de casi la mitad de la población, considero que ayudar es otra cosa.

¿Están ustedes de acuerdo? ¿O consideran que cualquier ayuda, aún por los medios inapropiados, es ayuda, y debe considerarse como tal?

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Opinión

11 Respuestas a “Terror en el ultramarino…

  1. Yo envío al servicio a esas tareas. Una vez en casa les exijo que me lo sirvan en recipientes adecuados (jamás en esos horrores etiquetados en los que vienen del proveedor).Así me evito esas cuitas éticas.
    Debería hacer usted lo mismo.

  2. planesyestrategias

    Coincido en lo inadecuada y falta de ética de estas campañas. No me parece mal que las multinacionales colaboren en proyectos solidarios, y que lo hagan público (patrocinios, o simples “comunicados”), pero sí me parece mal que lo hagan en relación directa con las ventas; si quieren, que a final de año digan “vamos a financiar un minuto de investigación por cada envase vendido durante el último año”; eso me parecería algo mejor, o menos mal.

    Por otro lado, hagamos unos cálculos sencillos, a ver qué ocurre:
    Según el INE, en 2008 había aprox. 11,5 millones de mujeres entre 15 y 50 años.
    Supongamos que todas ellas usaran la susodicha marca de compresas… Y que gastaran, quizás, ¿un envase al mes? O sea, 12 envases al año; esto es…, la marca vendería 138 millones de envases al año, es decir, financiarían 138 millones de minutos de investigación… Si seguimos con esas cuentas, jeje, tendrían que financiar la investigación durante 262 años, día y noche, sin festivos…
    ¿Alguien se atreve con una previsión más “realista”? (perdonad, pero desde que vi la campaña tenía la curiosidad de hacer el cálculo).

  3. Pienso que esas campañas, con el añadido de “ayuda”, son buenas para que no compres cosas innecesarias. Je y je.Es como si nos sobrara…

    Es un complemento más de marketing, los “ecosalvavidas” se sienten menos culpables al comprar esos productos y los que los elaboran tienen más ventas y ayudan, seguramente.

    Cuando voy al supermercado voy con la lista y con el dinero justo para no tener tentaciones. Busco lo más barato con un mínimo de calidad para poder digerir. A la salida siempre encuentro alguien merodeando por los contenedores, hacía algunos años que no contemplaba tales escenas.

    Resulta que a determinadas horas, el mismo producto que antes encontraba expuesto en las estanterías, es lanzado a los contenedores con un día de antelación a la fecha de caducidad marcada.

    He visto personas mayores, ya jubiladas, que esperan pacientemente la llegada del carro con los comestibles que van a la basura (convenientemente etiquetados y tan válidos como lo expuestos).

    Cuando veo eso ya no me siento culpable de no haber comprado algo etiquetado con “ayuda”. Sé que esta, la de los carros que llenan los contenedores, llega con toda seguridad.

    Un encargado de uno de esos centros comerciales a los que acudo me dijo que eran conscientes de lo que estaba pasando y que en muchos caso habían colas alrededor de los contenedores. Algunos MCDonals separan los restos antes de lanzarlos para que sean aprovechados por esa gente.

    Es lo que puedeo decir respecto a esas campañas de “ayuda”. Aquí también hace falta ayuda y muchos supermercados las realizan directamente.

    A llorar.

  4. bitdrain

    La ayuda creo yo debiera de ser desinteresada, porque de lo contrario hablariamos de lo mismo de siempre.

    Es decir, te ayudo porque me sale rentable y esta de moda, porque la imagen de mi empresa es solidaria y bla bla bla… pero el hecho es bien distinto, a no ser que sea una empresa comprometida de verdad.

    Cuestion de moralidad supongo yo, pero ayudar o no a esas terceras personas no deberia depender de nuestro consumo a la hora de escoger productos.

    Un saludo.

  5. Jun

    Hola,

    A mi este tipo de campañas me parecen bastante mal… una cosa es la reponsabilidad social que pueda tener una empresa o entidad y otra cosa es vincular directamente al consumidor con que una acción solidaria se realice o no. Es un poco como decir “Eh! no enviamos más semillas a los niños de África porque tu no compras más”. Yo pienso que cuando haces algo por solidaridad no tiene por qué enterarse hasta el apuntador, pero es obvio que en el caso de las empresas es un elemento publicitario más, pero hay formas y formas de hacerlo. Un ejemplo que se me ocurre está relacionado con el mundo de la música, hace unos meses fui a ver un concierto de Coldplay, parece ser que parte del dinero recaudado en los conciertos va a parar a una ONG de la que son padrinos, yo no lo sabía cuando fui y ellos tampoco lo mencionaran durante el concierto, pero a la salida había unos voluntarios de esta ONG repartiendo unos folletos con las acciones que estaban llevando a cabo en ese momento (creo recordar que enviar un email al gobierno para conseguir el 0,7%) y abajo ponía que parte de la entrada estaba destinada a financiar proyectos de desarrollo. No sé, me pareció una forma “elegante” de hacerlo, sin grandes espectáculos y sin demasiado autobombo. Sin embargo, estas últimas semanas no paro de escuchar en todas partes que La Oreja de Van Gogh ha sacado un single llamado “Jueves (11 de marzo)” y que todos los beneficios que de él se extraigan serán para las víctimas del atentado, aún no he escuchado la canción pero eso me ha quedado clarísimo. El hecho de hacer tanta publicidad de “lo majo que soy porque soy supersolidario” me rechina.

  6. ciberneticaeterna

    ¿No son, estas campañas, una forma de coacción al ciudadano?
    ¿Y qué opinais, por ejemplo, de programas de televisión como “la casa de tu vida”?
    ¿Hacer un beneficio social con ánimo de lucro, debería estar prohibido?

  7. A mi no me parece mal que las empresas ayuden con sus beneficios. Pero que no vayan ligados al consumo. Al menos no de forma tan directa. No me importaría saber que la empresa X está colaborando con el 0,7% en ayuda al desarrollo. Pero lo pueden poner discretamete en el envoltorio o su web, pero no basar la campaña en eso.
    Sí, son una coacción.

    Sobre los programas de tv de ayuda… el problema no está en el programa, está en que los ayuntamientos/comunidades/estado deberían asumir esas cosas

    Igualmente me repatean ciertos “voluntarios” en hospitales o reforestando. Hacen gratis cosas que deberían asumir las Administraciones.

  8. Sobre tus últimas preguntas, ciberneticaeterna,

    1. Apelan a la conciencia, que es una forma de coacción, pero también es una forma de dar mayor difusión con lo que se recogen más ayudas para quien se quiere ayudar.

    2. “La casa de tu vida” y programas morbosos no los suelo ver. Algún día veremos concursos de velatorios ante recién fallecidos (los chismes ante el cadáver que se vela debe producir mucho morbo), incluso se mataría por salir en la tele.

    3. El “beneficio social” no tiene ánimo de lucro. Compras un producto por su valor. El añadido “unos céntimos para beneficiar a..” genera un incremento de ventas que permite trasladar esos céntimos a la entidad u ONG beneficiaria. Si no se consigue ese incremento de ventas se acaba la campaña y ya está.

    Ciao.

  9. Ciberneticaeterna

    1. Pero apelan a la conciencia haciendo que nos decantemos por el producto X frente al resto de productos del mismo tipo.
    2. Se contradice usted entre el punto 1 y el 2, cuanto más gente vea ese programa, más casas harán para los necesitados. Es una campaña, con ánimo de lucro, como las mencionadas de los “supermercados”.
    3. Ojala el incremento de ventas de esos productos se destinara íntegramente a asociaciones sociales, pero si esto fuera así, la mayoría de las empresas no participarían.
    Un beso.

  10. Luis

    nadie obliga a que compremos una marca… y, antes de hacerlo, quizá tendríamos que tener en cuenta que si bien por un lado aportan algo a alguna fundación… tal vez, por otro producen algún daño indirecto (o muy directo), a los mismos beneficiarios de esa (hipotética), ayuda… contaminación, empleo de mano de obra infantil, intentos por evitar la latancia materna, producir minas antipersona, uso recursos naturales no renovables… (para ejemplos: berber, nokia, mercedes, entre otras)

    obviamente, intentan jugar al juego del chataje emocional… pero, ¿son personas las corporaciones?, o, ¿son instituciones que, en general, no piensan en su entorno o la gente?, sino en SÍ MISMAS?

    se las trata antropomorficamente porque se las tilda de “personas” jurídicas, pero son antisociales…

    PD: al presentar la declaración de la renta podemos elegir a cuál Institución dar dinero…

  11. Ciber:
    1. Exacto.
    2. No veo ese programa, no puedo opinar en concreto. Los programas de la tele tienen patrocinadores y publicidad en los intermedios es un “prime-time” que deja de funcionar cuando no hay audiencia. Se busca el “share” famoso, No entiendo mucho esos vocablos pero son los que se utilizan.
    3.Supongo que no engañan, hacen una buena obra y ganan en imagen, que también da dinero.

    Pues eso, un beso. Mi pantalla está llena de carmín, es como un jardín donde todo es jazmín.

    Ma salio la vena rimera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s