¿Malos humos?

Fumar mata.                                                                                                                                                                                                                      Vivir, también.

La “nueva” ley antitabaco que está promoviendo este Gobierno que desfallece, me parece un disparate contra los derechos y libertades del individuo.

Considero correcta la prohibición de no fumar en lugares públicos, o locales privados no dedicados al ocio, nadie tiene, sin querer, que “tragarse” mi humo.

Ahora bien, si el tabaco es legal, si los cigarrillos no vulneran ningún artículo del código penal, ni civil, ¿Qué derecho tiene el Estado de prohibir la existencia de locales privados (sean bares o no) dedicados a tal efecto? ¿Por qué tienen que concienciarnos de que perjudicamos y hacemos fumadores pasivos a los que no tienen ese vicio, y no conciencian a éstos de los peligros de la “pasividad” para que no entren, no frecuenten, lugares de fumadores?

¿Será esta ley “seca” la que propicie la creación de locales clandestinos en los que fumarse un cigarro mientras se toma un café, una copa?

¿Cuándo tendrá lo que hay que tener el Gobierno, éste, otro, me da igual, para ilegalizar una sustancia tan perjudicial y nociva? ¿Se hará en el momento en que no compensen los gastos sanitarios que ocasionen las enfermedades provocadas por estas sustancias con los tributos que rinden las tabacaleras? ¿Vuelve, como todo, o casi, a tratarse de una cuestión meramente económica?

Y usted, ¿qué opina?


Anuncios

19 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión, Política

19 Respuestas a “¿Malos humos?

  1. Pues yo opino que estoy deseando que la ley entre en vigor para poder cenar sin que me moleste el humo de otro, ir a una discoteca y meterme en la cama sin oler a podrido, etc. etc. etc.

  2. Esta vez no estoy de acuerdo… salvo con el último párrafo del discurso.

    Ningún bar se hará “sin humos” si se puede fumar en el de al lado. Así que no habrá nunca opción para que los no fumadores dejemos de ser fumadores pasivos. No se trata de que los fumadores deberíais tener vuestro sitio, que me parece correcto, se trata de que mientras sea como es hasta ahora, no habrá ningún sitio sin humos, porque pierden clientela frente a otros.

    Pasó en un popular bar de Valladolid, el Desierto Rojo. Se hizo sin humos y se vació. Tuvo que cerrar. Años después volvió a abrir, pero claro, ya se podía fumar de nuevo.

    No digo que esta nueva ley sea perfecta, pero a mí, como no fumador, me parece una mejora respecto al día de hoy…

  3. ciberneticaeterna

    Sr Medrán, y para que usted pueda hacerlo, me privan a mí de ir a un sitio en el que poder fumar rodeada de humo si quiero? le vuelvo a recordar que el tabaco es legal. Volvemos a intentar lograr algo justo (que usted pueda cenar sin humo) a través de una injusticia (que yo pueda hacer lo mismo pero con humo)?
    Que obliguen por ley a que los haya, que den licencias para sitios con humos y sin humos por igual, de manera obligada para que haya paridad, eso que tanto le gusta a este Gobierno, Sr Lume.
    Vuelvo a decir que no me parece justo que ustedes adquieran sus derechos a costa de sacrificar los míos.

  4. Pues a mí la verdad es que me alegraría saber que voy a dejar de apestar a cada sitio que entro, pero me entristece pensar que tiene que prohibirse y la gente no es capaz, por educación, de no ponerse a fumar en un sitio cerrado… en fin.

  5. ciberneticaeterna

    ¿Y por qué va a esos sitios Alejandro? ¿Por qué si a tanta gente le molesta no se crean locales donde esté prohibido?
    ¿Por qué si yo quiero apestar y contaminarme con algo legal, y otra gente también, lo prohiben?
    ¿Por qué entonces no está ilegalizado fumar? ¿No es incoherente?

  6. Carlos V

    Bajo mi opinión, beber está permitido, en cambio, conducir bebido no lo está y todo el mundo lo ve coherente (bueno Aznar no estoy seguro…).

    Estoy de acuerdo con la nueva ley, que recordemos, ya se aplica en otros paises y lo llevan bastante bien. Hay ceniceros en las puertas de los bares y pubs, la gente se sale tranquilamente a fumar sin molestar a nadie.

    Totalmente de acuerdo en el último párrafo. Seguiremos claudicando bajo la “libertad” del dinero.

  7. No digo que prohibir fumar en bares sea justo para ustedes, pero el modelo que propone (dar licencias de un tipo y otro) tendería, como he tratado de ilustrar con el ejemplo del Desierto Rojo de Valladolid, a desequilibrarse en nuestra contra. ¿Quién va a querer una licencia que limita el número de clientes que va a tener su negocio?

    Sé que mi opinión está sesgada, pero entre la injusticia de que ustedes no puedan fumar si quieren un bar, y la injusticia de que nosotros no podamos tomarnos una copa sin tragar el humo del de al lado… lo siento mucho, pero me quedo con la primera.

    Y, sinceramente, dudo que haya soluciones intermedias a día de hoy. Cuando ustedes sean menos o el tabaco esté peor visto, la cosa podría cambiar, podría haber mercado para ambos modelos de negocio. Hoy, creo sinceramente que no.

  8. ciberneticaeterna

    Sr Lume… Me está usted diciendo que los no-fumadores son tan imbéciles de ir a pubs con humo si existiesen los que no lo tienen? Son ustedes idiotas?

    Lo que me jode es que lo de prohibir fumar es para reducir las enfermedades de los pasivos, es decir, reducir costes e incrementar así los beneficios vía impuestos, porque los fumadores van a seguir fumando igual.

    Sr Carlos. Conducir habiendo bebido no está prohibido. Sí hacerlo bajo una tasa de alcohol tal en la que la conducción se convierte en un peligro para los demás. Y creo que no son ejemplos comparables.

  9. Los no fumadores tenemos amigos fumadores.

  10. ciberneticaeterna

    No cedan al egoísmo de ellos si se niegan a ir a un local de no-fumadores.
    Preocúpese de su salud, y no pretenda que el Estado se lo dé todo hecho. Qué fácil, no?

  11. Entendido, entonces haré que sean ellos los que cedan a mi egoísmo y lo tengan todo hecho por el Estado.

    Son don puntos de vista irreconciliables. Dos situaciones igualmente injustas. Pero yo prefiero la que me beneficia, supongo que es normal.

  12. ciberneticaeterna

    No son dos puntos de vista.

    Yo no quiero que usted trague mi humo, y quiero soluciones para que no tenga que hacerlo (sin pisar mis derechos).
    A usted le da igual que yo me joda y no pueda tomarme una copa fumándome un cigarro. Le importan sus derechos, y sólo los suyos.

    Es la diferencia entre usted y yo, su postura y la mía.

  13. La medida es una gilipollez.
    Y mientras siga habiendo gente que acabe con los pulmones negros, con cáncer, con EPOC o que vivan encerrados en casa porque necesitan una máquina de óxigeno las 24 horas del día todas estas medidas me seguirán pareciendo una gilipollez.

    ¿Por qué evitamos que haya fumadores pasivos cuando lo que hay que evitar es que la gente muera por culpa del tabaco?

    Esto es un engañabobos, un caramelo cuando lo que se tiene es hambre. Basta ya de hacer las cosas a medias.

  14. Yo quiero que se prohiban los bares de Top-less, porque me molesta enormemente entrar en ellos y ver pechos sobre las mesas.
    Quiero que cierren los Casinos, porque la ludopatía es una enfermedad que le cuesta mucho dinero al sistema público de salud.
    Quiero que cierren las discotecas, porque el ruido que hay en ellas afecta claramente a mis tímpanos y a los de todos los que entran en ellas.
    Quiero que cierren los bares en los que ponen la música a todo trapo, y no puedo mantener una conversación tranquila, al igual que deberían cerrar los bares donde hay señoras con voces estridentes criticando a todo bicho viviente a voz en grito, porque alteran enormemente mi salud mental, crispando mis nervios.
    Ah, no, lo único que tengo que hacer es no entrar en esos sitios, pero con el tabaco no es posible hacerlo, porque un gobierno definido como progresista y antiamericano (ahora ya no que somos amigos del premio Nobel de la Paz que manda soldados), imponga un ataque a las libertades de unos ciudadanos por su propio bien.
    Pero podemos vender píldoras del día después sin receta, aunque si quiero tomar la píldora como método anticonceptivo necesite receta…, y así otras tantas cosas…

  15. Otro comentario, pero esta vez no es mío:

    Entre los muchos síntomas de enloquecimiento que en los últimos tiempos presenta el Gobierno de Zapatero (en España deberían prohibirse las segundas legislaturas, porque en ellas todos los Presidentes pierden el norte, cuando no el juicio, como Aznar), hay uno al que se presta poca atención y que a mí me parece de los más graves, por lo que
    significa y deja traslucir: nada menos que el más absoluto desprecio por la democracia.

    Como saben, hace unos años el Gobierno y el Parlamento aprobaron una ley antitabaco que puso considerables restricciones a los fumadores, a los que ni siquiera se permitió disponer de un espacio cerrado, en sus trabajos, para echarse un pitillo de vez en cuando. A los bares y restaurantes se los obligó a separar tajantemente las áreas de fumadores y de no fumadores si sus locales sobrepasaban los cien metros cuadrados, lo cual les supuso a muchos hosteleros costosas obras y reformas. En cuanto a los de menos de cien metros, se dejó, lógicamente, que los dueños decidieran si los suyos eran espacios libres de humo o no, es decir, se les concedió cierto grado de libertad. Ahora
    Zapatero planea acabar con esa libertad, y promulgar una nueva ley que prohíba fumar en todos los bares y restaurantes sin excepción y sin que, absurda e injustamente, los propietarios puedan opinar ni decidir al respecto. Así, la libertad que Zapatero y su entonces Ministra de Sanidad Salgado otorgaron en su momento para elegir, ha resultado ser una libertad de quita y pon, falsa y condicionada. Como el uso que la mayoría de los hosteleros hicieron de esa libertad no fue del agrado del Gobierno (que deseaba que prohibieran fumar), entonces se les retira sin más.

    No sé si ustedes se dan cuenta de la gravedad del asunto y de lo antidemocrática que resulta la actitud zapateril o gubernamental. Denota el mismo desprecio por la voluntad de los individuos que si se les dijera: “Miren, estamos en un sistema democrático y por lo tanto ustedes pueden votar y elegir a sus representantes cada cuatro años. Ahora bien, si no eligen como nosotros esperamos y deseamos (esto es, si no nos votan a nosotros), entonces cambiaremos las leyes, suprimiremos ese derecho y no les permitiremos acudir más a las urnas, ya que en ellas no depositan el papel que nos gusta. Ustedes disponían de esa libertad, pero sólo en la medida en que nos complacieran con ella, en que supieran interpretar nuestros deseos y los satisficieran. Si no es así, se acabó tal libertad”. ¿Verdad que ante semejante mensaje la ciudadanía se rebelaría (o eso espero; con las cada vez más amplias tragaderas de la gente, y su mayor indiferencia ante las injusticias y la corrupción, ya no lo sé)? Pues lo que se proponen Zapatero y la actual Ministra de Sanidad Jiménez es, a escala reducida, el mismo atentado contra la democracia y las libertades.

    La principal razón que estos políticos aducen para el endurecimiento de esa ley antitabaco es que España debe amoldarse a lo que rige en los países “de nuestro entorno”. Que yo sepa, los Estados Unidos, el histérico e hipócrita propulsor de estas campañas, no es precisamente de nuestro entorno. Pero lo que nuestro trivial y adocenado Gobierno no se para nunca a pensar, mostrando su increíble falta de personalidad, es si una ley es en sí justa o no, independientemente de las injusticias cometidas “en nuestro entorno”.

    Los no fumadores fundamentalistas se quejan de que no pueden entrar en muchos bares, por lo que exigen que sean los fumadores los que a partir de 2010 no puedan entrar. Según esa argumentación, podrían exigir que no hubiera locales topless aquellos que no quieran ver tetas sobre un mostrador, o que no haya billares los que detesten su ambiente, o discotecas los que no soporten el ruido, o casinos los que ven con malos ojos el juego o temen caer en él. La gente, simplemente, se abstiene de entrar o de llevar niños a ciertos sitios, pero no exige que esos sitios dejen de existir, como se pretende ahora con los espacios en que se puede fumar.

    Yo no tengo coche, y me gustaría que cuantos lo tienen dejaran de utilizarlo y de atentar contra mi salud en mucha mayor medida de lo que lo hacen los fumadores, pero no se me ocurre pedir que no se circule en automóviles particulares y que
    se use sólo el transporte público o la bici. En cuanto a los Gobiernos, su grado de hipocresía salta a la vista si se recuerda que casi todos ellos, mientras dicen proteger la salud de la gente con sus leyes antitabaco, se dedican a vender armamento por doquier y al por mayor, incluido el de Zapatero.

    Por lo demás, es fácil prever lo que traerá la nueva ley, y que ya ha ocurrido en Italia: los bares y restaurantes instalarán más terrazas (para beneficio y recaudación de los Ayuntamientos), en las que en invierno pondrán calefactores, para que la gente se siente en ellas a fumar. En un país tan bullanguero, ruidoso y vociferante como el nuestro, lo más probable es que los no fumadores fundamentalistas pasen a ser insomnes perpetuos. Al escándalo permanente de los botellones habrá que añadir el de los fumaderos al aire libre. Creo que, más daño que el humo para los que lo elijan, harán la falta de descanso y los nervios de punta para todo el mundo. Suele ocurrir: el desprecio por las libertades trae más males que remedios.

    © Javier Marías, publicado en El País

  16. Totalmente de acuerdo con Deagolk.
    Lo mas triste de todo es que este gobierno es feliz dividiendo a los españoles:

    Los azules y los rojos
    Los del Barça y los del Madrid
    Los fumadores y los no fumadores.
    Pero señores quieren dejarnos en paz y dejar de enfrentar a la gente!!!

  17. Yo no fumo pero me parece que acorralar a la gente que fuma es penoso. Si me molesta el humo, me voy. Creo que no es tan complicado. Además el tabaco es legal. Si no que lo ilegalicen.

  18. Cereal

    Los tiempos en política funcionan como funcionan. No se puede pasar de poder fumar en los aviones a prohibir el tabaco en 15 años. Así que van dando pasos y el siguiente, y relativamente lógico, son los bares.
    Las formas siempre son discutibles, pero la idea de fondo no tiene marcha atrás. Y más teniendo en cuenta que en este tipo de cosas nos limitamos a ir al rebufo de esa “Europa” de la que tanto nos gusta hablar y de la que tanto nos molesta ser siempre “de los tres primeros o de los tres últimos”.
    Por otro lado no me parece un tema en absoluto comparable a la tragaperras, las tetas, los billares, los coches y demás. No se pueden buscar analogías para defender una postura. Algo está bien o no, independientemente de lo mal que estén los demás aspectos de una sociedad.
    Y sí, soy no fumador, como la mayoría de los que se alegran de esa postura. Personalmente, estoy cansado de cenar en Vips o similares por la falta de locales para no fumadores en la mayor parte de las zonas de Madrid.

  19. Fumar no mata, eso es una falacia. Lo que mata, a veces, es el cancer. El cancer es la causa de la muerte de muchos fumadores, ademas, el tabaco no es causa del cancer, aunque exista una correlacion entre fumar y tener cancer, el tabaco no causa el cancer, aunque si crea las condiciones para que se produzca, aumentando la probabilidad de que ocurra.
    El cancer lo produce un fallo genetico en las celulas, que se multiplican sin parar.

    Por favor, hablemos con propiedad, estoy hasta las narices de falacias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s