Archivo mensual: abril 2010

Una de libros.

Uno de los libros que más marcó mi adolescencia, y que siempre ha tenido un lugar preferente en la biblioteca de mi mente, y de mi casa:  El Extranjero, de Albert Camus.

Ser humano duele, ¿o no?, la sociedad del bienestar, la tecnología, el progreso, nos convierte en seres apáticos, extranjeros dentro de unos cuerpos carentes de, valga la redundancia, humanidad…

Aburrimiento existencial, no sé qué hago aquí, no sé por qué, ni para qué, pero tampoco me importa. Transito. Sin más.

The Cure dedicó a ese maravilloso libro esta canción (Killing an Arab):

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Literatura

Principio de Incertidumbre.

Heisenberg enunció esta teoría en 1927. El principio de incertidumbre, o relación de indeterminación, establece, básicamente, que no puede determinarse con total precisión y de forma simultánea, la posición y el momento lineal (velocidad) de una partícula, pues para “ver” la posición de ésta hay que aplicarle, por ejemplo, un fotón de luz, que modifica su posición y velocidad, lo que imposibilita hacer, en ningún caso, una medida exacta y fiable (carente de error).

Pero, ¿podemos extrapolar este principio a otras formas o ramas del conocimiento?,  cualquier cosa observable  lo es porque se aplican sobre ella los modos de observación que requiere, ¿modifican por ende lo observado?

¿Vivimos en un universo de probabilidades aleatorias? ¿Podríamos rebatir a Einstein y afirmar que Dios sí juega a los dados?

Reflexionen y opinen.

22 comentarios

Archivado bajo Ciencia, Filosofía, Opinión

Protagonistas 2.0

Hoy, Ricardo Galli.

Ricardo Galli, Doctor en Informática, profesor de la UIB, socio-fundador y programador de Menéame, polémico, políticamente incorrecto, irreverente y en ocasiones, brillante.

Buenos días, Ricardo, en primer lugar agradecerle su “presencia” aquí.

Comencemos, si le parece, centrando el foco de la charla:

¿Es usted gurú, geek o friki? Defínase.

Ninguno de ellos, pero si he de elegir sería friki.

Tengo mis propios gurús personales, y son los grandes expertos que han marcado un hito en la ciencia, por ejemplo un Turing, Dijkstra o Stallman. Evidentemente no estoy ni remotamente cerca de ellos.

La definición de geek me parece de una tontería muy 2.0. Cualquiera que tiene un iPhone, un portátil, una cámara digital y supo abrir un blog ya se autoetiqueta como geek. Como si tuviese valor alguno. No me identifico para nada con esa etiqueta.

Friki es una palabra más castiza y que me agrada, la encuentro más auténtica. Pero tampoco sé si lo soy, los fans de Star Wars seguramente no estarían de acuerdo (no me gusta demasiado la saga). Me definiría simplemente como un apasionado de la informática, de la programación y de los aspectos técnicos y sociales de Internet. Pero no me considero un experto en nada.

No podrá negar que en el mundo 2.0 ha desarrollado ampliamente las tres facetas:

Tenemos, por un lado, sus múltiples apariciones en youtube (que le delatan, no lo niegue, como friki). Stallman, el bosón de Gibbs, HAARP… ¿Por qué?

Podría ser friki, sí, estoy de acuerdo. Pero sólo fueron dos, y ambas en reacción a las conspiranoias que me molestan profundamente. El primero de Stallman lo hice después de ver el vídeo de un envío a Menéame de una señora ufóloga que se hace pasar por ex-ministra de salud de Finlandia y que acusa a las farmacéuticas de querer matar a 2/3 de la población. No podía comprender que la gente creyese semejante teoría, de allí el vídeo.

El video sobre el terremoto de Chile, en el que ironizaba “destapando” una conspiranoia que implicaba al CERN y al HAARP, hirió muchas sensibilidades, ¿Realmente es usted tan frívolo?

Este fue pocas horas después del terremoto de Chile, que al igual que con Haití acusaban que el responsable era nuevamente el HAARP.

Me puso de muy mala leche e hice el vídeo para demostrar que la gente cree cualquier teoría absurda de los que intentan aprovecharse –detrás de una conspiranoia siempre hay un modelo de negocio o intereses políticos– hasta de las catástrofes humanas. Después de recibir un email de un periodista de uno de los medios más importantes de Chile para que le cuente mi teoría quedé atontado y escribí el apunte donde explicaba el porqué lo hice: http://wp.me/p8iWU-wb Puse enlace a ese apunte desde Youtube, aún así siguen dejando comentarios de gente que se cree la “teoría”, o de otras que no entiende la “denuncia” que estoy haciendo.

Y no, lo que considero muy frívolo y aberrante es que en el medio de una catástrofe salgan los payasos de siempre engañando a la gente con sus teorías ridículas. Eso es frivolidad extrema, no denunciar lo absurdo de todo esto.

Pasando a su perfil más geek, ¿Qué opinión le merece “Open Graph” y los planes de Facebook para “socializar Internet”? ¿Qué implicaciones cree que tendrá para la privacidad de sus usuarios? ¿Cuál cree que será la reacción de empresas como Google y Twitter al respecto?

No podría dar una opinión mínimamente objetiva, en primer lugar porque apenas lo he mirado, y en segundo porque desconfío mucho de los planes e “ideología” de Facebook. Me hace recordar mucho a AOL o Compuserve, o a una SalesForce moderna pero en plan bestial y orientada hasta para las abuelas. Su modelo pasa por centralizar todos los datos y tráfico en sus propio sitio, aunque ahora es un poco más abierta, han creado un jardín vallado de tamaño considerable (también reconozco que hizo que muchas personas se atreviesen a entrar a la red).

¿Cómo valora la reciente adición de Apple en el artículo 3.3.1 del iPhone Developer Program License Agreement, que obliga a los desarrolladores a usar únicamente la SDK oficial y dificulta portar aplicaciones entre plataformas? ¿Se trata de un movimiento para adoptar HTML5 como estándar, o va más allá?

Que era de esperar de una empresa como Apple, lo dice la historia desde el Macintosh (¿todavía hay alguien que dude que Jobs es un control freak?)

Desde el punto de vista de los programadores, si el móvil se convertirá en una plataforma equivalente a la del PC actual, no se puede desarrollar todos los programas en diferentes lenguajes y entornos para cada marca de teléfono. Se necesitan lingua francas para que sea posible el crecimiento necesario. Si Apple se niega a ello lo único que conseguirá es que el iPhone/iPad y derivados sean un producto más minoritario que el viejo Mac (que aún así nunca tuvo estas restricciones). Yo creo que cambiarán, la competencia y el mercado en crecimiento les obligarán.

Ser “gurú” implica estar rodeado de seguidores, pero también detractores: en Twitter sufre críticas descarnadas, en Menéame se les acusa de ejercer censura (la noticia más popular de la historia del portal), en el blog le proliferan los “trolls”… ¿Cómo se “sobrevive” ante tanta inquina?

Repito, no me considero gurú de nada, aunque muchos lo digan en sus campañas contra no sé qué. Tengo mi blog, como millones, en el que escribo esporádicamente sobre temas que me gustan. Tengo una cuenta de Twitter, como millones, donde escribo de forma similar a los demás, donde critico pero no estoy haciendo previsiones de futuro ni explico cómo deben pensar, actuar o reaccionar los demás. Sí, hay personas que tienen blog y Twitter, que suelen usar el término gurú de forma despectiva para desacreditar, pero ¿cuál es la diferencia entre ellos y yo? ¿el Menéame porque tiene 300.000 visitas al día? Supongo, porque en lo demás no veo la diferencia (de todas formas que se tranquilicen, es más cuestión de suerte que de capacidad individual). Por otro lado hay algo que no puedo explicar, esos mismos que tratan de gurús a otros bloggers escriben muy frecuentemente cómo debería ser Internet, o la Web 2.0, inclusive cómo deberían ser los gurús y van a la TV en cuanto les llaman… y son los mismos que hacen campañas contra los gurús. No entiendo nada, es una lógica que escapa a mi pobre cerebro de programador.

Sobre las acusaciones y trolls, no puedo mentir, me voy acostumbrando, pero no la paso bien.

Se hacen acusaciones muy graves (que robé dinero de proyectos de investigación de la universidad, que acosé a alumnas, que tengo denuncias –jamás tuve una denuncia, tampoco “expediente” de ningún tipo– hasta que soy o protejo a pederastas) y recibí varias amenazas que hicieron que tomemos medidas muy estrictas en temas de privacidad de mis hijas y mi mujer. Tuve que cerrar las fotos de Flickr, vídeos de Youtube, borrar galerías de fotos familiares que estaba accesible, no puedo poner fotos donde se vean las fotos de mi familia, no puedo dar pistas de mi dirección exacta (aunque algún grandísimo troll –relacionado con el caso del Observatorio Español de Internet que critiqué en mi blog– publicó mis datos personales en Indymedia, que luego fueron borrados, era tan bestia que hasta intervino hasta el Grupo de Delitos Informáticos de la Policia Nacional en Barcelona que se ofreció a ayudar –gracias, por cierto–).

Me dediqué a leer bastante sobre por qué pasan estos temas, y aunque no comparto muchas de sus ideas, Jaron Lanier ha dado en el clavo varias veces en su libro You Are Not  a Gadget. Básicamente acusa que la Web 2.0 es un lugar donde se cede el control a determinadas tribus que él llama “ciber totalitaristas”, que Internet está saturada con la “ideología de la violación” donde el trolleo no es una cadena de incidentes aislados sino el mismísimo status quo de mundo on-line. Un sitio donde emergen pandillas, y tú debes unirte o estar contra ellas, si te posicionas en contra sufrirás acoso, si te unes formarás parte también del ritual del odio colectivo. Incluso llama a un capítulo “La noosfera es sólo otro nombre para el troll interior que todos tenemos dentro”.

Las frases anteriores, tan fuertes, son traducciones casi literales de partes del libro. Muchas de ellas las he presenciado, algunas veces de testigo, otras de víctima, incluso en algunas he sido yo cómplice de ese odio tribal (de las cuales ya no me enorgullezco y trato de no volver a hacerlo).

Lanier culpa a los programadores de mucho de lo que está pasando. Afirma que desarrollamos interfaces y modelos que subrepresentan la realidad, difuminan la individualidad y fomentan el anonimato transitorio (cuando es muy fácil crear un usuario anónimo para trollear y crear otro usuario rápidamente) que tanto se usa y abusa para el trolleo. Creo que en muchas de sus críticas tiene un fondo de razón, a intento evitar esos problemas en Menéame (que obviamente ocurren). No es fácil, y no gustan a mucha gente, como es de esperar (aquí un vídeo de una conferencia en Zaragoza donde explico muchos de los problemas que nos encontramos: http://jornadaszaragoza.com/videos.php?ver=meneame).

Sobre la “censura”, puedo asumir muchos errores –que los he cometido– pero jamás en Menéame se manipuló ni borró nada con el objetivo de censurar (de hecho jamás se borró nada). Pero no sé para que lo repito por enésima vez, demostrar la inocencia no sólo es dura, nadie te hace caso.

Este tema un caso típico de buscar explicación o culpables a los demás (o sencillamente porque el interés es hacer daño). Recomiendo el libro Voodoos Histories, la historia de la humanidad está llena de conspiranoias, no podemos aceptar que las cosas ocurran por azar, pretendemos encontrar las causas a todo –se llama falacia narrativa–, y si además le ponemos un nombre al responsable la historia se hace más fácil de digerir (o más difícil de rechazar). Parece que todo esto está estudiado, existe desde los inicios de la historia humana, y no creo que pueda hacer o explicar nada más.  Lo malo es que los “entrevistadores” no lo saben y siguen preguntando lo mismo en vez de ir a cuestionar a los autores de esas teorías y reclamarles las evidencias para que podamos hablar y contrastar objetivamente 🙂

Dicho eso, debo decir que en el fondo soy un afortunado. Vivo mi vida física de forma muy corriente y sin que lo virtual la afecte de modo severo (al coste de mantener a mi familia aislada de mi vida virtual), pero hay otras personas como Pablo Soto que su vida física se ve seriamente afectada –demandado por millones de euros– por sus actividades de “simple programador” en Internet. Eso sí es ser víctima de un acoso e ideología del odio con mucho poder y dinero.

Estuvo implicado en el famoso manifiesto, la manipulación política que lo rodeó (tengo en mente la segunda reunión cuyo enfoque fue claramente partidista), ¿lo convirtió en una farsa?

El manifiesto no fue una farsa, estuvo muy bien. Como mínimo sirvió para que la gente empezase a aprender cómo se hacen las leyes, desde quién y para quién (y que no suelen estar ellos en la ecuación). Lo negativo que pasó es que unas pocas personas, además algunas de ellas afines al PSOE, han violado todas las normas escritas y no escritas al presentarse a una “reunión secreta”, hacer propuestas jamás discutidas en la comunidad, y al menos un par de ellos sin siquiera avisar a la organización RedSOS en la que participaban activamente. Han roto el balance, demasiados intereses personales y ganas de acercarse al poder antes que analizar las consecuencias negativas de todo ello. Claro, también dicen “nos representamos a nosotros mismos”, pero no dejan de utilizar al hashtag #manifiesto en sus tweets o apuntes de blog. Aún suponiendo una buena voluntad, ¿cómo es que han hecho semejante tontería que sería debidamente aprovechada por los que quieren desacreditar al manifiesto?

Son cosas que mi pobre cerebro estructurado de programador tampoco puede comprender.

¿Podría recomendarme un libro (que no sea el de Dans 😛 ), un disco y una película?

Un libro: Ya que hablamos de frikis, una obra maestra del techno-thriller (y diría que rozando el ciberpunk): Cryptonomicon de Neal Stephenson (aunque el libro que me influyó más quizás sea El mundo y sus demonios de Carl Sagan).

Un disco, que no te esperas: The Friends of Mr. Cairo de Jon & Vangelis. Escúchalo tranquilamente, quizás con algún amigo/a, y no te explico que deberías fumar para llegar a disfrutar el profundo gafapastismo de ese disco 🙂

Una película que no es la típica “geek” o friki que esperas que te diga, pero seguro te gustará si no la has visto: Before Sunset (o Antes del anochecer, es la segunda parte de Antes del amanecer, pero mucho mejor).

¿Qué le aportan las redes sociales? ¿Son, para usted, un mero instrumento de autopromoción, una plataforma de uso profesional o algo más?

Fundamentalmente entretenimiento, luego información. Nota: considero al debate racional duro como un buen entretenimiento, que además tiene efectos intelectuales siempre positivos para ambas partes.

Para terminar, le pediría que ejerciera de visionario, ¿cuál es el futuro del software libre?

Esta es fácil: ya ha triunfado de una forma tan inimaginable como “invisible”.

Ni te imaginas por los millones de líneas de software libre que se ejecutaron para que tu puedas hacer y publicar esta entrevista. Si los “artistas” pusiesen el mismo esfuerzo que pusieron los programadores para crear una cultura libre, la Ley Sinde ni existiría, o no nos afectaría para nada. ¿Por qué no se pudo todavía? Tú misma, seguro que podrás sacar algunas conclusiones.

De nuevo, gracias por su tiempo y amabilidad, nos seguimos en la Web.

Gracias a ti, pero dudaba de enviarte estas respuestas después de las críticas que has recibido por la entrevista a Enrique Dans. Cosas del cibertotalitarismo.

Próximo protagonista 2.0:

Cristina Cifuentes, vicepresidenta de la Asamblea de Madrid.

28 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Internet, Protagonistas 2.0

De cine…

Hace tiempo, un buen amigo me recomendó esta película, “Irreversible”.

Por su estructura, por su música, por la crudeza de sus escenas, por la originalidad en las secuencias, hoy la recomiendo yo.

No apta para “sensibilidades” susceptibles.

“No hay malas acciones, sólo acciónes”

Disfrútenla.

6 comentarios

Archivado bajo Cine

Corramos un tupido velo.

Con el velo comenzó el problema. ¿O no?

La prohibición expresada por el instituto Camilo Jose Cela (Pozuelo de Alarcón) a Nawja (una joven islámica) de acudir normalmente a clase cubriéndose la cabeza con un hiyab, ha suscitado la polémica.

¿Debe prevalecer la libertad individual (en este caso, de credo), o la norma común (reglamento interno del centro escolar)?

Yo entiendo que, al vivir en una sociedad que establece las pautas de comportamiento para con sus ciudadanos, debe prevalecer la norma.

Por ello, acepto y respeto la decisión del consejo escolar de vetar la presencia en las aulas de esta niña mientras no cumpla con el “protocolo”.

Ahora bien, la ley, la norma, la regla, por el mero hecho de serlo, no se convierte en justa o en útil, por lo que, ante la imposibilidad de conciliar norma y derecho, deben ser los tribunales los que hagan una revisión e interpretación de éstas, y sean ellos, los juristas, los que obliguen a modificar una de las dos posturas.


Y ustedes, ¿Qué opinan al respecto?

7 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión

Protagonistas 2.0

Hoy, Enrique Dans.

Enrique Dans, gallego afincado en Madrid, es, entre otras muchas cosas, Doctor en Sistemas de Información por la Universidad de California y profesor de Sistemas y Tecnologías de Información en la IE Business School. Su figura, una de las más influyentes dentro del panorama de la Web 2.0, su blog (y esto lo digo presa de una malsana envidia), uno de los más visitados de nuestro país, le convierten en el candidato idóneo para inaugurar esta sección de protagonistas del mundo cibernético.

Buenos días, Enrique, ante todo gracias por acceder a contestar estas preguntas, ¿comenzamos?

La primera cuestión es prácticamente obligada: ¿Qué es un gurú? ¿Cómo llegar a serlo?


La palabra gurú suele aplicarse a personas que han marcado algún tipo de tendencia con su pensamiento sobre un tema determinado. Tiene una connotación casi religiosa, y no creo que sea en absoluto apropiado aplicársela a alguien como yo. Yo soy un simple profesor que disfruta con su trabajo y que intenta compartir muchas de las cosas que aprende en el desempeño del mismo. Muchas de esas cosas las comparto en la red desde hace ya mucho tiempo y con un nivel de constancia elevado porque el desarrollo del blog está muy integrado con mi trabajo de todos los días, y la red tiene una característica importante: suele traerte lo mismo que pones en ella, en edición corregida y mejorada. Si en la red pones contenidos interesantes, la red te trae más contenidos interesantes, de ahí que el blog me sirva habitualmente para preparar mis clases y conferencias, escribir mis columnas de prensa, etc.


¿Le afecta el odiomanifiesto” de algunas comunidades de internautas?


En absoluto. Son muy pocos comparativamente, y se cansan siempre en seguida, no me aguanta ninguno ni medio asalto 🙂 Hay que entender que a partir de un cierto nivel de visibilidad, sería absurdo e iluso esperar caerle bien a todo el mundo. En realidad, el fenómeno de identificación negativa hacia una persona con cierta visibilidad está muy estudiado en la sociología: cuando una persona manifiesta algún tipo de “odio” o “fijación” por alguien que no conoce en absoluto, y es capaz de poner la mano en el fuego asegurando que su carácter es de una manera determinada, o de dedicar su tiempo a elaborar páginas que invariablemente acaban abandonadas y sin interés alguno, está en realidad proyectando sus propias frustraciones personales sobre la imagen de esa persona, atribuyéndole unas características que, en realidad, provienen de sí mismo. Es algo inevitable, pura sociología y naturaleza humana. Al final, cuando has demostrado una trayectoria determinada, y tienes muchos buenos amigos que te conocen y saben cómo eres en realidad, ese tipo de actitudes te parecen simplemente patéticas, casi enternecedoras. Es bueno que estén ahí, son la prueba de que lo que haces, importa. Y sobre todo, te echas unas risas.


¿Podría dar una valoración del famoso y polémico manifiesto? ¿Sirvió de algo? ¿La reunión “secreta” posterior provocó la fracturación del grupo inicial de apoyo?


Aquello sirvió para demostrar que no se puede gobernar de espaldas a la red, porque la red es capaz de organizarse y expresarse de manera clara y a gran velocidad, con mucha fuerza mediática. En la práctica, sirvió para que el gobierno intentase moderar de alguna manera una parte de la LES que nunca debió llegar a ella, y que pasó de ser una aberración y un ataque a los derechos fundamentales, a ser un engendro jurídico, una justicia a la medida de las entidades de gestión, y una prueba de que en España, ante la ley, unos son “más iguales que otros”. En cuanto al grupo, en realidad nunca existió. Desde el primer momento se dijo claramente que no había grupo, sino que había personas. El “grupo” provenía de una selección llevada a cabo nada menos que por el Ministerio de Cultura, y en ningún momento pretendió erigirse en representación de nada ni de nadie, solo éramos personas que acudían a una reunión para dar una opinión y un punto de vista. Y en prácticamente todos los casos, ahí siguen estando.


¿Algo que decir a aquellos que le recriminan el haberse erigido, o ser considerado, experto en redes sociales, cuando señalan que no hace un buen uso de ellas?


Uno no se erige en nada: si eso fuese posible, no te quiero ni contar la de gente que se erigiría en cosas que les gustaría ser. Uno se dedica a estudiar los fenómenos que le resultan interesantes, extrae conclusiones de ellos, e intenta hacer cosas con ellas: en mi caso, intento poner encima de la mesa debates que muchas personas encuentran de gran valor a la hora de formar su opinión, y cuyas conclusiones utilizo habitualmente en mis clases, conferencias, consultas con empresas, artículos, etc. Si tienes un foro como el que yo tengo, con un nivel de participación interesante y con un ambiente cuidado para posibilitar buenas discusiones, lo que haces es intentar aportar valor con él, y parece ser que más de una y de dos personas opinan que es así. No hay más que lo que hay: es evidente que no se puede engañar a todo el mundo durante todo el tiempo.

Le acusan, por ejemplo en Twitter, de interactuar muy poco con el resto de Twitteros, le siguen unas 100000 personas y usted sólo a 88, ¿no cree que esto podría darle una visión demasiado limitada de qué, y para qué sirve Twitter?


Todo lo contrario. Lo que de verdad resulta unidireccional es intentar seguir a noventa y cinco mil personas: eso demuestra que, en realidad, no estás usando Twitter para seguir a nadie, porque no puedes ver nada en tu timeline y lo único que pretendes es difundir tu información, hacer marketing. Que no está mal, pero es un uso diferente, que se vuelve muy unidireccional. En mi caso, sigo en general a personas que conozco, y procuro contestar a todo aquel que se dirige a mí. Contesto a todo aquel que me dice algo, siempre que no sea un insulto (en ese caso lo bloqueo) y que me siga a mí, para poder contestarle con un mensaje directo. En Twitter estoy conversando a todas horas, lo que pasa es que por una elemental norma de respeto a todos mis followers, procuro hacerlo mediante mensaje directo, para evitar un nivel excesivo de ruido no relacionado. Lo que es dogmático y absurdo es afirmar que existe una manera determinada de usar Twitter, y que tienes que usarlo de esa manera. Cada uno usa las herramientas a su manera, y a partir de un nivel determinado de asimetría, tienes que adaptarlas a un uso que no tiene porqué parecerse – de hecho, no puede parecerse – al uso que hacen aquellos que poseen ni obviamente son capaces de entender dicha asimetría.


¿Cuánto tiempo dedica al día a las redes sociales?


No lo sé. Paso una parte muy significativa del día delante de un ordenador o conectado de alguna manera, pero el modelo de uso que tengo de las redes sociales es completamente discontinuo, de manera que no soy capaz de saber cuánto del tiempo total dedico a cada cosa. Cada poco tiempo, hago una pausa en lo que estoy haciendo, dedico un momento a pasar por las diferentes pestañas donde están las redes, y contesto a lo que pueda contestar fácilmente. Las cosas más elaboradas las dejo para algún momento específico para ello, típicamente por la noche, que es cuando las horas tienen de verdad sesenta minutos. Pero a lo largo de un día normal, contesto muchísimos mensajes a través de diferentes redes y herramientas. Tú misma lo has podido comprobar…


Me gustaría conocerle un poco más…
¿Podría recomendarme un libro (que no sea el suyo :D), un disco y una película?


Como libros que me hayan afectado especialmente, te diría que el Being DIgital, de Nicholas Negroponte, y el Cluetrain Manifesto, de Lock, Searls, Weinberger y Levine. El primero lo leí casi cuando salió en 1995, y jugó un gran papel a la hora de decidirme a salir de España e invertir cuatro años en cursar un doctorado en los Estados Unidos. Ahora, quince años después, sigue siendo plenamente relevante. El segundo tardé más en leerlo, pero me permitió entender de verdad la esencia y el papel de Internet como vehículo de relaciones humanas de todo tipo: es sin duda el libro que más recomiendo en clases y conferencias (cuando comenté esa frase con el editor de la versión traducida al español, decidió ponerla en la portada 🙂


Discos, no creo que pueda recomendarte uno. Me encanta la música, y soy profundamente ecléctico en mis gustos, me puedes ver escuchando de todo, desde heavy metal hasta country, pasando por R&B, brit-pop o cualquier otra cosa. Como discos emblemáticos te tendría que dar algunos que seguramente sean muy manidos y muy de mis tiempos: el “Wish you were here” de Pink Floyd, el “Paris” de Supertramp, el “Outlandos d’amour” de The Police, y muchísimos más. Pero me puedes encontrar escuchando prácticamente cualquier cosa.


Película… tanto “Casablanca” como “Psicosis” me parecen obras maestras, cada una en su género. Pero “Memorias de África” o “Cuando Harry encontró a Sally”. He perdido la cuenta de las veces que las he visto.


Aquí no hemos venido a hablar de su libro (“Todo va a cambiar”. Ed. Deusto) pero, ¿qué tal van las ventas?


Van fenomenal, estoy absolutamente encantado. Te encuentras el libro por todas partes, y mantiene una rotación muy buena: hay que tener en cuenta que es un libro que tiene dos oleadas de demanda, por un lado las personas que tienen interés directo por el tema, y por otro, las que se preocupan porque no lo entienden y lo quieren entender. Hay un montón de gente que lo compra una primera vez para leerlo, y una segunda para regalarlo, porque conocen a alguien que puede beneficiarse de entender los efectos de la tecnología o porque creen que les vendrá bien que alguien que trabaja con ellos, su jefe, etc. lo entiendan de una manera con la que ellos también sintonizan. La segunda semana, el libro entró en listas de ventas, y eso produce un fenómeno de retroalimentación que hace que se venda más, porque lo exponen más y se habla más de él.


¿Y no le parece algo incoherente el haber defendido a capa y espada las redes P2P, pero no ofrecer un sitio desde el que descargar gratuitamente su libro?


Si entras en mi blog, verás que está lleno de enlaces hacia sitios en los que el libro está disponible gratuitamente. He proporcionado esos enlaces en Twitter, en mi blog o por correo electrónico a todo aquel que me lo ha pedido, y lo hago también en mis clases. Lo único que mi editorial me pidió que no hiciese fue que pusiese yo mismo la obra disponible: haberlo hecho habría significado llevarme peor con ellos, un nivel de apuesta menor por su parte, y en consecuencia, un alcance menor en distribución, lo que habría perjudicado el hecho de que el libro llegase a quienes solo leen libros en papel que encuentran en una librería. Al final, gracias al hecho de que he podido llevarme bien con mi editorial, he podido publicar un libro con Planeta con licencia Creative Commons que autoriza a quien quiera a compartirlo donde quiera: el hecho de que fuese yo quien lo colgase o fuese un tercero en un plazo sumamente breve era algo completamente irrelevante, como se ha podido demostrar. Ahora el libro está disponible en un montón de sitios gratuitamente, y sin embargo, sigue vendiéndose fenomenal, precisamente como queríamos demostrar.


Para terminar, le pediría que ejerciera de Gurú, ¿qué viene después de la Web 2.0 (no me diga la 3.0)?

Después de la fase de definición de la Web 2.0, viene la fase de difusión y la de consolidación. Estamos en ello, pero falta muchísimo. Ponernos a pensar en lo que viene después antes de ver los efectos de una generalización del uso de lo anterior es absurdo, porque en función de los patrones de comportamiento que se generen, podremos ir en direcciones muy diferentes.


De nuevo, gracias por su tiempo y su amabilidad , nos seguimos en la Web.


Gracias a ti, Alex. Nos leemos! 😉


Próximo Protagonista 2.0:

Ricardo Galli, doctor en informática, profesor de la UIB, socio-fundador y programador de Menéame.

15 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Internet, Protagonistas 2.0

¿Libertad de expresión hasta las últimas consecuencias?

Hace unas semanas leía en algún medio digital, probablemente el País, el cierre de la librería Europa, sita en Barcelona.

Esta librería, se dedicaba, principalmente, a la publicación y difusión de obras de manifiesto contenido nacionalsocialista, nazi.

Sin entrar en valorar las ideologías de extrema derecha, allá cada uno con su ética y su conciencia, sí he de defender, porque creo en ella, la libertad de obra, y el derecho de cada uno a decir lo que buenamente pueda, o quiera.

Sí entiendo como delito la incitación, pero no el enaltecimiento.

Es decir, si yo (un yo general) opino que el holocausto no fue tal, ¿Por qué no voy a tener derecho a manifestarlo, y a argumentar mis palabras de la manera que crea oportuna? Si yo creo que los judíos, o los católicos, o los budistas, o los caucásicos, o los negros, son los culpables, como religión o raza, de determinados problemas históricos, ¿Por qué no hacerlo público?

¿Por qué esa doble vara de medir? ¿Por qué sí está bien visto atacar (verbalmente, ideológicamente)  a ciertos pueblos, pero no a otros? ¿Por qué, si todos tenemos algún tipo de prejuicio, condenamos a quienes muestren los suyos, si no son políticamente correctos?

Leí hace años el Mein Kampf, y no voy por ahí matando hebreos, ni considero que existan razas de valor superior. ¿Por qué prohibir determinados libros? Cuanto más amplio y contrastado, y diferente sea el abanico de lo que aprendas, más amplio será el abanico de lo que comprendas.

Libertad de expresión sí, hasta las últimas consecuencias, de lectura, de cultura, de creación, de opinión. Sobre todo. Para todos.

¿Qué creen ustedes?

18 comentarios

Archivado bajo Opinión, Política