Archivo mensual: junio 2010

Una de cuadros…

Aunque mis conocimientos pictóricos rozan lo profano, soy de esas personas a las que les gusta patear museos, mirar y mirar cuadros, y a veces, sólo a veces, algunos lienzos consiguen absorberme, y hacerme, frente a ellos, perder la noción del tiempo.

Expuesto en el museo Thyssen-Bornemisza, “La Piedad”, de José de Ribera, el Españoleto, conquistó, con creces, mis exigencias visuales, sus luces, y sobre todo sus sombras  me llenaron de una tristeza tan hermosa que tardé horas en poder marcharme de aquella sala…

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Arte

De vagabundos, viajes infinitos y otras tribulaciones…

Después de varios días sumergida entre capítulos y capítulos de “Californacation”, una serie de la cadena HBO, la sensaciòn angustiosa de vacio, con la que he aprendido a convivir, se incrementa sin tener claro el porqué.

Las cuitas metafísicas buscando la explicación, el sentido, al ser, quizá son erróneas. Somos azar. Casualidad. Causalidad. Nunca motivo primigenio.

Queremos trascender, llegar más allá, hallar la manera de perdurar. Nos asusta lo efímero. Nos aterra el silencio.

Llenamos nuestras vidas de múltiples quehaceres diarios para, principalmente, no recordar. Los fantasmas nos persiguen, a cada uno el suyo. Nos hablan de soledad, de muerte, de frustración, de pérdida, de quiénes fuimos y en quiénes nos convertiremos…

Nietzsche afirmaba que la Naturaleza era una lucha de fuerzas, una voluntad de poder que pugna por imponerse. El hombre es naturaleza, una especie concreta en un momento concreto, que habrá, con el tiempo, de ser superada. La castración de las pulsiones nos ha acercado al abismo en el que nos encontramos. Hemos dejado de ser naturales para convertirnos en humanos, y entonces, la lucha, en lugar de ser contra otros, en un movimiento cíclico, lúdico, y casi hermoso,  se ha convertido en una aniquilación cruel del individuo con respecto a sí mismo.

Alguien, en algún punto de hace miles de años, equivocó el camino.

Y nosotros, vagamos, desde entonces,  sin rumbo.

11 comentarios

Archivado bajo Filosofía, Opinión

Una de libros…

A sangre fría, de Truman Capote, una obra que me mantuvo pegada a sus páginas en mi más rebelde adolescencia. Un libro duro, periodístico, que, años después. sigue revolviendo mis entrañas, un crimen real que conmocionó al estado de Kansas, a finales de la década de los 50.

Su autor, todo un personaje, tan excéntrico como interesante, (mención aparte merece su obra Plegarias atendidas , una mordaz e hiriente crítica a la alta sociedad neoyorquina) representa a la perfección el prototipo de escritor atormentado, pasional, y bohemio.

2 comentarios

Archivado bajo Literatura

Misión de paz, recibimiento de guerra.

No sé cómo enfocar el post, no sé cómo hacerlo sin que mis simpatías, en este caso, antipatías, queden al descubierto.

No entiendo qué ha pasado con La Flotilla. No sé cómo, según a quién escuches, o a quién leas, ésta era una generosa y pacífica masa de activistas humanitarios,, o un entramado terrorista para cubrir de armas a los palestinos.

¿Tan difícil es, hoy día, saber, o seamos más realistas y dejémoslo en aproximarnos a la verdad?

Dice el Sr. Schutz, embajador de Israel en España, que tendieron una trampa a sus muchachos… pero los muertos han sido sólo de un bando, del contrario, ¿Ésa, qué tipo de emboscada es?

No entiendo los bloqueos, no entiendo que sean los pueblos los que paguen lo que cuatro locos, que les dirigen, hagan. No me gusta ver al pueblo cubano mendigando, no quiero ver a un montón de palestinos pasar hambre.

Y no hay solución porque el mundo está dividido en buenos y malos. Porque o estás conmigo o contra mí. Porque el equilibrio es imposible (qué recuerdos me trae el comienzo de esta frase) cuando existe poder que repartirse. Porque el dinero mueve montañas, y la religión, fanáticos.

Mientras se llenan portadas, páginas y más páginas analizando, juzgando, condenando, apoyando, reivindicando, pero jamás cambia nada.

La ley del más fuerte, me jodes, mueres.

Es necesario, dirán… y puede que lo sea. Pero a mí me repugna el olor a sangre.

9 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión