¿Sufrimiento animal? Y un cuerno…

No me gustan las corridas de toros, pero no por el sufrimiento de los animales, no soy tan hipócrita, no creo que vivir hacinados, como los pollos, morir electrocutados, ser engordados artificialmente, y un largo etcétera, provoque menos dolor a estos, sino por mi sufrimiento al ver el sufrimiento ajeno (seguro que no volvería a comer pollo, o que tardaría en hacerlo, si visitara una de esas granjas).

No entiendo cómo los espectadores de tal evento pueden estar tan insensibilizados ante el dolor, cómo pueden disfrutar, y regocijarse pasando por alto los bramidos y la sangre de tan insigne animal. Me parece un terrible “fallo emocional”.

Ahora bien, ¿Qué fallo emocional se subsana prohibiendo estos festejos?, ¿Esos aficionados, recuperan la sensibilidad que no tenían?, obviamente no, y ahí radica mi preocupación.

Como he dicho siempre, educación, educación, educación e independencia mental.

Líneas aparte me merece la politización que se ha dado, o se ha pretendido dar, al problema:

Catalonia is not  Spain. Pues mal que le pese, a quienes les pese, Cataluña a día de hoy, y de mañana me atrevería a decir, con o sin corridas de toros, es una comunidad autónoma española.

Además, para una decisión tan importante, en la que aparte de aspectos éticos y políticos,  hay también posos económicos importantes subyacentes (decenas de empleos), ¿no debería haberse exigido una mayoría cualificada en lugar de simple?

Resumiendo:

Me resulta desconcertante la prohibición, no me atrevo a dar una opinión rotunda sobre ella, pero me haría feliz ver una plaza de toros, con un gran cartel, a la que nadie quisiera acudir y un festejo local en el que no haga falta un animal para disfrutar. Sería un gran paso en la evolución humana.

Y a ustedes, ¿Qué opinión les merece la decisión del Parlamento Catalán?

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión, Política

16 Respuestas a “¿Sufrimiento animal? Y un cuerno…

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo…
    Además añadiría que la mayoría de “defensores de los animales” no han caido en la cuenta del futuro que les espera a los astados de las ganaderías catalanas ahora que no les serán rentables.
    Ni los politicuchos han caido en la repercusión económica (especialmente turística, pero no exclusivamente) que esta prohibición tendrá.
    Y lo más acojonante es que otros festejos en los que el toro sufre incluso más (cómo el toro embolao, donde se le cuece el cerebro literalmente) no sólo no sean prohibidos, sino defendidos como “tradición catalana”.

    Un saludo.

  2. GV

    Yo también estoy a favor de la educación antes que la prohibición. Cual es el problema? Que hay gente que por mucha educación que haya recibido siempre tendrá ganas de ir por su cuenta, es por lo que hay que establecer reglas. Que cada vez que hay que poner más reglas porque la gente tiene menos educación, pues es cierto.

    Este tema ha sido totalmente politizado, todo lo que pasa en Cataluña parece que sea el doble de importante, debe ser morbo o algo similar.

    La evolución humana va de mal en peor, y desgraciadamenete, las nuevas generaciones aún vienen peor. Ojala no tuviera razón.

  3. Básicamente estoy de acuerdo. Y sobre el otro tema que te preocupa creo que tb podemos aportar nuestro granito de arena no prohibiendo, sino como sonsumidores: siempre que te sea posible compra pollo de corral y huevos camperos, ¿qué es más caro? Pues en lugar de pollo tres veces, comprar dos y el tercer dia verdurita.

    ¿Carne de cerdo? Igual, compra de cerdo ibérico que suele criarse en dehesas comiendo bellotas. Es más caro pero más sabroso, y lo mismo, compras menos veces. Yo no demonizo la producción intensiva, probablemente haya sido la foirma de que mucha gente pudiera acceder a alimentos como carne, leche y huevos a buen precio, pero es responsabilidad nuestra volver a una forma de hacer las cosas más racional poquito a poco. Joder, vya specch, sorry

  4. mancku

    Estaría de acuerdo contigo excepto en el tema de la politización.
    Cuando en el ’91 se prohibieron en Canarias, no recuerdo tanto revuelo, ni Canarias is Spain ni Canarias is not Spain, ni…

    Sinceramente, ¿se hablaría tanto de ello si se hubiese aprobado por referendum, o si hubiese sido Murcia o Extremadura en lugar de Catalunya?

  5. vantown

    Yo tampoco estoy en acuerdo en la prohibición, y también en que esta absolutamente politizado. En Canarias lo prohibieron antes y no se montó la que se ha montado ahora.
    La diferencia: en Canarias no hacía falta prohibirlo, no hay plazas de toros y allí se entretienen más con las peleas de gallos que es un espectáculo mucho más edificante (sin comparación dónde va a parar)

    A mi personalmente los toros no me gustan, me aburren y no termino de verle la gracia pero cualquier taurino te dirá que no va a ver una corrida de toros a ver como matan a un animal sino a ver como se enfrenta un hombre con un toro de 600 kilos.

    No obstante la parafernalia de los toros siempre me ha fascinado con sus trajes, con sus tradiciones y el con ese lenguaje tan particular y tan florido.
    Que le vamos a hacer, me puede la generación del 27 (protaurinos) a las del 98 (antituarinos) por cierto de hace 1 y 2 siglos respectivamente.

    No dejan de ser una opiniones, que cada uno haga lo que le de la gana.

  6. No me gustan las corridas de toros, pero estoy harto de que se hable de él como si fuera un animal de compañía. El toro es un animal casi salvaje criado para “la fiesta”, y sin ésta acabará en un Zoo o extinguido.
    Eso si, las conciencias de los “antitaurinos” quedarán muy tranquilas creyendo que han defendido los derechos del animal… mucha ignorancia y demagogia es lo que hay.

  7. Puck

    Con tantos comentarios tan elocuentes me queda poco más que añadir.
    Nunca me han gustado los toros, pero desde luego tampoco creo que sea positivo prohibirlo así de raíz. Como se ha comentado, con esta prohibición no sólo se prohíbe un “acto tradicional” como algunos lo llaman, sino que hacen desaparecer de un plumazo, un atrayente turístico, un inversión económica importante, y lo más grave, muchísimos puestos de trabajo.

    Y lo que más me preocupa es que pongan tantísimo interés en un tema tan poco relevante cuando existen otros temás que deberían tratarse con más urgencia. (Seguro que, como en todas partes, habrá un índice alto de prostitución, por decir algo)
    Perdón por el sermón y por las repeticiones.

  8. jorgebm

    Creo que se está pasando por alto lo verdaderamente importante y es algo de lo que, al contrario que casi siempre, deberíamos estar orgullosos.

    Esta prohibición de los toros parte de una iniciativa popular. Básicamente se trata de una agrupación de ciudadanos que han recogido firmas y se han asociado bajo un interés común: que se dejen de realizar corridas de toros en el territorio catalán.

    Todos, repito, todos tenemos este derecho. Los pro-taurinos pueden hacer el mismo proceso a la inversa: recoger firmas, asociarse y obligar al parlamento que les representa a elegir entre instaurar de nuevo las corridas de toros o no hacerlo (lo malo es que a día de hoy, como demostró la votación de ayer, perderían).

    No se puede acusar a la plataforma PROU de que no defiendan los derechos de los pollitos que mueran en condiciones inanes y de que la matanza se sigue haciendo en toda España ya que el Pisuerga pasa por Valladolid…

    Cuando veo al PP echando mierda sobre el tema me dan ganas de vomitar (igual que cuando leo algunos medios). A la élite liberal no le conviene que el pueblo conozca sus derechos y su poder (faltaría más).

    Lo más lamentable es que un supuesto gobierno de izquierdas no se entere ni del NODO y que no fomente este tipo de actuaciones por todo el territorio nacional. Estoy convencido de que si proliferaran las elecciones serían mucho más interesantes: todo el mundo querría tener el poder de su lado para poder realizar todos los cambios que quisiese…

    Salud.

    J.

  9. tomás

    Todos los aprendices de progres estan apuntandose a la moda antitaurina, y todo porque la consigna de ahora es que los toros son de derechas.

    El día que prohiban algo que les guste a ellos, lo llamarán represión policial, seguro.

  10. Creo que estás muy equivocada en el fondo ético-filosófico de la cuestión.

    En primer lugar desde el punto de vista legal y democrático el parlamento está autorizado a promulgar una ley que prohíba la corrida de toros, sobre todo si ya hay leyes que “crearon” derechos a los animales (contra el maltrato).

    En segundo lugar, comparas las corridas de toros con con el hacinamiento de pollos o “electrocución”. No sé el nivel de hacinamiento, creo que en los últimos años se ha regulado eso (como la forma de matar animales para que sufran lo menos posible), ni sé lo que dices de la electrocución, pero no es comparable con un espectáculo donde se trata de hacer sufrir a un animal (ya disminuido antes de salir a la plaza) para el disfrute sádico del personal. Es una falacia enorme, son casos distintos y con objetivos diferentes (además que el “maltrato” en esos casos de “alimentación” está muy regulado, a diferencia de las corridas, si encuentras que todavía hay maltrato deberías exigir endurecer las regulaciones, no dejar de promover leyes).

    Por último lo peor del argumento. Dices que es mejor que la gente en el ejercicio de su libertad dejase de ir por propia voluntad, y que la prohibición no modifica el hábito/gusto y que traería problemas económicos. Ese es exactamente el mismo argumento que usaron los antiabolicionistas en el Reino Unido y en los estados del sur de EEUU.

    Como eres “filósofa” ya sabes muy bien que los “derechos” no son inherentes de la naturaleza ni creación divina, cualquier tipo de derecho es una creación humana. Muchos de esos derechos derivan de las costumbres, pero los que son formalmente reconocidos son todos por leyes. Una ley es una regulación de los derechos sociales que normalmente se enfrentan a los individuales.

    Cuando se hace una ley, sobre todo progresista (es decir, con objetivos sociales y que crea derechos), es porque hace falta regular el comportamiento, restringir una costumbre (minoritaria pero frecuente) que va en contra de lo que piensa una determinada mayoría (directa o representativa) sobre lo que se considera va contra los intereses sociales (o de otros individuos).

    O sea, siempre que se promulga una ley de nuevos derechos tendrá sus detractores, esos que no podrán seguir practicando esa costumbre.

    Por lo tanto eso de que “debería ser voluntario el abandono de determinadas prácticas” no se sostiene histórica, filosófica ni democráticamente. Si hubiésemos hecho eso no se hubiese abolido la esclavitud, ni la segregación ética-racial contra una minoría, ni los linchamientos públicos.

    Para resumirlo (que ya me agoté 🙂 ) en el fondo tu argumento es muy conservador.

  11. ciberneticaeterna

    Debo explicarme muy mal, porque alguno de vosotros no ha entendido qué he querido decir.

    Vamos por partes que nos perdemos:

    Sr. Galli, no estoy diciendo que la votación haya sido ilegal, en absoluto, pero sí dudo del sentido democrático de ésta, puesto que al no ser un punto llevado en el programa de cada uno de las partidos políticos catalanes, dudo de que estos representen “eficazmente” la voluntad popular. No me parece mal prohibir ciertos comportamientos inadecuados, o sádicos, sí cómo se ha efectuado dicha prohibición.

    No, no trataba de comparar una corrida de toros, con la vida de un pollo (que es bastante peor, se lo aseguro), sino de expresar mi duda sobre la verdadera importancia que le damos al sufrimiento animal.
    No estoy en contra de la crueldad hacia el animal (matarlos es siempre cruel), o sería vegetariana, pero sí de que seamos capaces de disfrutar de un espectáculo que incluye dolor, y sangre, ejercida claramente en desigualdad de condiciones.
    Quiero comer carne, no quiero que haya público en un matadero, con sonrisa y puro en la boca. Y eso sí es un problema “educacional.”

    Olvida un matiz, el animal, aunque con derechos, no tiene consideración de individuo, así que no compare usted esclavitud, linchamientos, con corridas de toros.

    En cualquier caso jamás he pisado un coso taurino, ni lo haré, sea legal o no hacerlo.

    Cada vez que usted me llama conservadora, Dios deja ciego a un gatito. Y a usted le gustan los animales, ¿no? pues ya sabe 😀

    Sr. JorgeBM, no dudo que la iniciativa haya sido popular, ¿unas 150000 firmas?, pero, ¿Por qué lo han limitado a las corridas? ¿Por qué no han entrado otros festejos catalanes en los que también se maltrata a toros, u otro tipo de animales, en el lote? 18 corridas en Barcelona en 2009, ¿Cuántas festividades locales en las que se pegó, se cegó o se mutiló?

    Y vuelvo a repetir, el día que el número de personas que disfruten ante un “dolor ajeno” sea prácticamente insignificante será cuando ciertamente crea que España progresa.

  12. Principalmente respondiendo a Gallir:

    – Pasaré de puntillas por la comparación entre el tema que se trata, y el abolicionismo de la esclavitud en los EE.UU. (Por cierto, abolición que persiguieron y consiguieron los Republicanos, es decir los “Conservadores” americanos. Ya ve que no únicamente los “progresistas” reconocen derechos, como creo que ha dado a entender en uno de sus últimos párrafos) porque ya Alex ya ha dado cuenta de ello.

    – Cito textualmente: “Como eres “filósofa” ya sabes muy bien que los “derechos” no son inherentes de la naturaleza ni creación divina, cualquier tipo de derecho es una creación humana”.

    Le acepto lo de la creación divina, evidentemente.

    Lo otro sería discutible. Aparte de negar toda la doctrina “ius naturalista” de un plumazo (doctrina con fuerte carga filosófica, por cierto), que sí defiende que hay determinados derechos inherentes a la naturaleza humana, no quiero pensar que usted simplemente no va acuchillando personas por ahí, únicamente porque una ley se lo prohíbe. Y que si fuera a un país, imagine, en que no esté “legalizado” el derecho a la vida, usted no tendría porque reconocer ese derecho a sus habitantes.

    Los derechos no se crean. Se reconocen. El matiz es importante.

    ¡Un saludo!

  13. Al niño y al tarugo deben prohibírsele cosas para que su simiente evolucione y con ello la especie haga otro tanto. Si le damos margen al tarugo tenemos toros y curas hasta el año cien mil.

  14. anticuario

    Bueno, pues lo que empezó como un comentario a raíz de tu entrada en scrivener, ha terminado como un post entero. Sé que esto no se debería hacer, pero no me queda otra: es demasiado largo para meterlo aquí.

    las distintas formas de sudar un toro

  15. Creo que estoy de acuerdo en todo con vos. Bueno, excepto en que no veo hipócrita el hecho de que me moleste el maltrato al toro per se: si conociera otras situaciones de sufrimiento animal tan bien como conozco la del sufrimiento del toro en ésta y otras fiestas, también me molestarían profundamente.

    Pero no me convence cómo se ha llevado esta situación. Me gustaría mucho más que estas costumbres murieran por inanición, mientras la gente quiera este circo, el problema seguirá existiendo, aunque sea más… ¿clandestino? Y el argumento del señor Galli de que los derechos son invento humano y por humanos han de ser impuestos, no me convence nada. Los derechos tienen que ser reconocidos y eso no lo hace una ley, lo hace la sociedad.

    También creo que todo esto está politizado de raíz. No creo que se trate de aumentar la supuesta fisura entre España y Cataluña, pero sí lo veo como una muestra del grado de autonomía y poder que puede tener una Comunidad Autónoma en éste nuestro país.

    Gran post, por cierto 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s