Archivo mensual: agosto 2010

Hoy recomendamos… la liga

A las 18.00, con un Hércules-Bilbao, se estrena el campeonato 2010/2011.

Y ahora, que somos (o son, pero siempre gustamos de apropiarnos un poco de méritos ajenos) campeones del mundo, que tenemos un firmamento de estrellas, mediáticas y discretas, a nuestra disposición, que no hay jugador que se nos resista (bien, lo reconozco, lo de Maicon no “surgió”) no podemos desengancharnos, decir: yo me bajo aquí, yo con lo de Sudáfrica tuve bastante, yo hasta la próxima Eurocopa…

Señores, seamos serios, el fútbol es el nuevo opio del pueblo, ¡droguémonos!.

Esta temporada se presume apasionante, con un Mourinho ejerciendo de maestro de ceremonia de un Real Madrid que se reinventa, o lo intenta, frente a un Guardiola, repleto siempre de Glamour, pero habiendo ya dado alguna muestra de que la perfección no existe, y que en ese sentido, engañados nos tenía. Pero está Villa, Villa maravilla…

Un Valencia y un Sevilla, que, puedo equivocarme, se desinflan, que no son lo que eran, o lo que fueron, o lo que volverán a ser, sin lugar a duda.

Con un Atlético en forma, un Geta europeo, un Villarreal mordiente, y unos recién ascendidos que lucharán por seguir con un sitio en esta liga maravillosa que vende sueños, de primera.

¿Han hecho ya la quiniela?

¿Cope o Cadena Ser?

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Deporte

Se equivoca Calamaro… con razón.

Se equivoca Calamaro (entrada del 20 de Agosto)…  aunque con razón.

Ciertas son sus palabras, estar de acuerdo, con lo que para mí un imbécil pasado de (aquí, que cada uno añada lo que quiera, al gusto del consumidor) diga, me resulta extraño.

Suscribo prácticamente cada una de sus palabras, y lo que (me) da más pena, es que no puedo excluirme de ellas.

Soy una hija de Homero Simpson, soy una boluda de sofá, un culoblando (aunque el ejercicio haga milagros, y más en determinadas partes) con BB (iPhone en mi caso, que ya saben, una es de izquierdas pero con posibles), una subnormal generadora de conceptos lights…

Y se equivoca porque él no es diferente, él no es un “luchador”, él no es un “revolucionario”, él no es un “heróe”, él no “ha entregado su vida” por una idea, él es como tú, o como yo, pero con un sofá más grande, más amplio, más cómodo, desde el que repetir consignas, o anti-consignas (depende de la idea políticamente correcta que esté de moda) que efectivamente escucha más gente de las que escuchan las mías. Para todo hay clases y maestría.

Somos ya varias las generaciones apáticas, cansadas, desmotivadas, descreídas, nihilistas, hijas de una mamá y un papá que nos amparan, ateas a nivel mental, espiritual y conceptual.

Grandes emprendedores, grandes comunicadores, grandes “aconsejadores”… de un sistema capitalista que nos atrapa y nos asfixia, que nos hace creer que la vida sólo merece la pena si chupamos de su teta.

No nos equivoquemos, no nos creamos activistas de una causa que nació muerta.

Ni siquiera ahora podría salvarnos una Revolución Francesa.

¿Qué opinan ustedes?

6 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Internet, Opinión

La guerra de los García…

Es triste cuando una pareja decide finiquitar su relación. Y si hay niños de por medio, además de triste y dolorosa, la situación suele ser tremendamente injusta.

La figura paternal ha cambiado considerablemente en las últimas décadas. Han pasado de ser, prácticamente, una figura decorativa, a convertirse en uno de los dos miembros implicados activamente en la relación filial.

Y a pesar de estos avances, de este cambio de mentalidad, de esta igualdad sentimental, y pragmática, en derechos y deberes para con el niño, a la hora de una separación se convierte en una total supremacía, amparada judicialmente,  de la madre.

Un fin de semana de cada dos, convierte a tu hijo en un invitado ocasional, en un extraño en su propia casa, porque la del padre, también es su casa, o debiera serlo.

Una pensión estipulada, además de la consabida pérdida del domicilio conyugal, en su mayor parte, arbitrariamente, que hipoteca la vida del que ha de sufragar unos gastos, que multiplicados por dos (no sólo debe hacerse él cargo de la manutención) suele exceder considerablemente el gasto real mensual del infante.

Mi primo, separado, con un niño de 5 años, tiene pánico cada vez que está el crío con él, de que éste se caiga, o se ponga malo, y pueda dar pie a que ella argumente cualquier cosa, y se quede sin las migajas, concedidas por un señor con muchos estudios, de una criatura a la que adora.

Por supuesto, hay casos y casos, excepciones, y situaciones justas e injustas para ambos. Y las posibles soluciones no son fáciles. Nunca suelen serlo.

Pero no me nieguen, que visto desde la frialdad, siempre hay un perjudicado (además del niño).

¿Qué opinan?

5 comentarios

Archivado bajo Justicia, Opinión