Atando cabos.

Y llegó, como quien no quiere la cosa, la víspera de la huelga general más ridícula de nuestra reciente historia democrática.

Y no es ridícula por la protesta en sí, que cómo está el país (prácticamente sumergido, y no sólo en economía), sino por aquellos que la convocan para uso y disfrute de un Gobierno, que lejos de modificar nada, podrá presumir, cual Sarkozy:

-Mira Nicolás, a mí también me han hecho huelga, el populacho, que anda revuelto, (puede que no use  la expresión revuelto, que en Francia igual no suena bien, que son muy de sus cosas, y de sus historias…) por unas cotizaciones y prestaciones de nada…

Pero esta noche, noche que iba yo a dedicar ( en conciencia, y sin ella) a decidir qué hacer mañana, si tener o no tener un último (o penúltimo, por aquello de la mala suerte) acto de fe, de solidaridad, e incluso de comprensión con esos zampabollos liberados, hay partido de Champions, juega el Madrid, el supermouteam, que ha enclavado a un hombre en lo más alto de las recientes leyendas. Y claro, no hay color ni otro pensamiento que valga.

Porque señores, desde que el luso aterrizó en nuestro país, no hay más droga ya, más opio, si es que les quedaba alguna duda, que ver, semana tras semana (o cada tres días, según calendario) a un señor mascando chicles y lanzando botellas (vacías?) de agua.

Así que me olvido de huelgas, algún incauto preguntaba ayer si follar era sencillo en ellas (si lo fuera, no haría falta tanta presencia en los medios, tanta convocatoria, tanto piquete de mierda), porque  tras martes de pasión, queda miércoles de resaca, resaca de cervezas, resaca deportiva en la prensa, y uno tiene que ir al trabajo a comentar, y a poner nervioso al jefe, porque es en esa noche cuando su equipo se la juega.

Y así va el país, por gente insolidaria como yo, y gente gilipollas que se deja comer la cabeza. Porque pensar cuesta, y reconozcámoslo, ¿para qué esforzarnos pudiendo ser como Belén Esteban?

Como diría Platero: Hay poco rock´n roll. Y yo añadiría: y poca melena suelta.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Fútbol, Opinión, Política

5 Respuestas a “Atando cabos.

  1. Jajajaja! It’s awesome! Lo has conseguido! Plas, plas, plas… Las presiones de los sindicatos son muy fuertes en el día de hoy (en Canarias se ha llegado a dudar de la integridad de los escolares que asistan a clase, y aquí hace pocos minutos un amigo me ha comentado que han llegado a su curro diciendo: “poned estos carteles si no queréis problemas”) lo que son síntoma del acojone a que mañana no haga huelga ni Dios, con el consecuente ridículo de Cándido y los suyos. Ojalá sea así 😀

  2. Yo me voy esta noche a mi pueblo para que mañana no me pillen los piquetes en la carretera y le hagan algo a mi coche.

    No trabajo, mañana no tengo clase, así que no haré huelga, me quedaré en casita disfrutando de la victoria de esta noche del supermouteam, sin Pedro León. Y sin comerme un rosco, para no variar, claro está 😛

  3. Jorge

    Pues yo no voy a hacer huelga, primero porque bien dices tu me parece un poco ridícula y porque mi posición en mi trabajo no es la ideal, así que mañana intentaré sortear todos y cada uno de los obstáculos que me encuentre hasta llegar al trabajo.
    En este país, todo tendría que ser fútbol. Viviríamos mucho mejor.

  4. Jorge

    Por cierto, soy @jmijarra 🙂

  5. El Lobo Estepario

    Pues yo estoy pasando una huelga cojonuda. Ya es 29 y sigo borracho desde anoche; que me hicieron estar de guardia por si algún gilipollas descerebrado le pegaba fuego a todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s