¿Por qué merece la pena, o no, involucrarse en política?

A esta pregunta hemos respondido @torrejon y yo, en este #postapachas. Me parece que las razones que damos, son una viva muestra de lo que piensa mucha gente. Gracias a Robert por invitarme a participar en este intercambio de opiniones.

Por Robert González. 

“Porque el futuro ganado
por nuestros mayores,
no lo malgastemos en un presente
rendido sin lucha ni dignidad,
a merced de un mañana sin utopía.”

Si bien nadie ha elegido vivir, estamos en el mundo, y si “estamos” tenemos una responsabilidad; que incluso siendo un ciudadano que no está involucrado en política, hace que tenga la “responsabilidad por omisión” de lo bueno y de lo malo de lo que sucede a su alrededor.
El Artículo 2 de la Constitución Española dice, “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. Quizás sea un ingenuo, pero yo me lo creo, y si alguien me demuestra que eso no se respeta en mi país, me tendrá a su lado para luchar y que vuelva a ser respetado. El quejarse y  proclamar máximas  demagógicas de tipo: todo el mundo está “vendido”, o “comprado”, que el sistema democrático no funciona sin proponer alternativas, o que los políticos son una casta superior que no representan a nadie; son solo malas excusas para quedarse en casa sin hacer nada.

Cuanto más graves son los insultos y difamaciones a los poderes públicos, más me sorprende que no acaben en una única respuesta: Involucrarse en política por la defensa activa de ellos. Por ejemplo, el partido que fundó Pablo Iglesias en 1879, tardó más de cien años en gobernar España con mayoría absoluta. Hoy en día, introducirse en la política activa cuesta infinitamente menos que en décadas pasadas, pues entonces, ¿por qué hay tanta reticencia a hacerlo? Y lo que es peor, ¿por qué tanta gente que nunca ha militado en ningún partido, conjetura, difama y habla tan mal de los partidos políticos, sin conocerlos y sin dar argumentos de peso? Creo que eso daría para muchos post, pero daré mi opinión después de llevar más de siete años en uno.

Reconozco que antes de entrar, no tenía ni idea de como podía estar organizado un partido, pero ahora puedo decir que la vida en la política es un trabajo desagradecido con el conformismo y la ignorancia; te exige formarte constantemente en las áreas más complicadas y diversas que componen la organización humana. La vida política exige  tragar mucho “ego”, el más difícil de tragar es el ego propio, para respetar las opiniones del resto de personas, y así,  llegar a un consenso que sea el más beneficioso para todos. Decenas de veces llegué a la agrupación con lo que yo creía que era la idea más genial que nadie hubiera pensado, y cuando la puse en común se vio que no era la más adecuada; el reconocerlo, es quizás la lección más difícil de aprender.

Al esfuerzo personal que exige el ponerse de acuerdo en una organización donde la mayoría de los afiliados lo hace voluntariamente, hay que unir, que la política está constantemente denigrada desde los medios afines a la derecha.

A mi juicio, esto sucede para que las personas de izquierdas, y por lo tanto sensibles a las injusticias sociales, se desanimen y no voten. De esto último podría dar decenas de ejemplos.

También hay otras razones más personales por las que me gusta estar en política, que tienen que ver con una filosofía de vida personal. Yo creo que la vida no merece la pena ser vivida sin “ganas” de hacer cosas (y espero seguir teniendo esa necesidad toda mi vida), y la política es el medio más rápido, aunque más difícil, de transformar nuestro entorno.

Por Alejandra 



George B. Shaw, escritor irlandés, dijo que “la política es el paraíso de los charlatanes”. Y no hay más que acudir a un mitin de cualquiera de nuestros partidos para cerciorarse de ello.

Vivimos en un sistema viciado, en una democracia de pandereta, que consiste únicamente en introducir un voto en la urna cada cuatro años.

Y después a verlas venir, por arriba, por abajo, por el centro, y para dentro. No hay otra. No hay manera de zafarse del monstruo que entre todos se ha creado.

¿Debemos participar de este espectáculo?

No.

En esta podredumbre, en esta sociedad política viciada, viciosa y amoral, no hay hueco para las ideas propias, para las ideologías puras. Nunca antes había cobrado tanta relevancia la famosa frase de Marx, Groucho (Karl fue un señor mucho menos realista): “Éstos son mis ideales, si no le gustan, tengo otros”, Y así, sólo así, será como el ciudadano con ínfulas de servidor público llegará a su destino soñado. Vendiendo al Mefistófeles de turno, aquello en lo que creyó antaño.

Porque la política es una maquinaria muy bien engrasada, en la que el funcionamiento es claro, y sólo usándola de la manera establecida, “adecuada” a los intereses de unos pocos, se podrá poner en marcha.

¿Qué nos queda entonces? ¿Sentarnos y esperar? ¿Adoptar una hipócrita vida antisistema? ¿Protagonizar una revolución? ¿Tomar la Bastilla? ¿Volver a comprar claveles?

Estamos instaurados en un sistema del bienestar tal, que aún no yéndonos bien las cosas, no nos van tan mal como para abandonar nuestro cómodo sofá, nuestra “rápida” (perdónenme la ironía) conexión a Internet, nuestra cuota mensual a GolT, en aras de una lucha en la que, y debo hablar por mí, no creo.

David contra Goliat es un mito, un cuento.

Y me conformo con escupir sandeces, a quienes quieran escuchar, y a contemplar cómo los Gobiernos socialistas no lo son tanto, porque Europa manda, o mandan los EEUU, mientras aquellos ilusos ciudadanos de izquierdas que contemplan la política desde la barrera, desde fuera, no se quitan la venda, y siguen apostando por ellos. ¿Qué más pruebas les hacen falta?

¿Qué decir de la derecha? ¿Por qué seguimos haciendo una separación estúpida que hace décadas perdió ya su sentido?

Son los mismos perros, usando quizá diferentes collares.

Seguiremos acudiendo a las urnas, seguiremos indignándonos con la corrupción que nos afecta, pero sólo con la del color que nos molesta, continuaremos tragando con decisiones injustas, con recortes sociales, con préstamos (¿a qué interés, cómo serán devueltos?) a entidades bancarias sin que las condiciones trasciendan, con mentiras susurradas, y medias verdades gritadas a voces, con promesas electorales efectistas, que después de un tiempo no podrán ser mantenidas, con congelaciones salariales, con negociaciones con terroristas, con apoyo a Gobiernos dictatoriales, dándole la espalda a pueblos con los que estamos en deuda, con manifestaciones de “famosos, y caras bonitas”, que prestan su imagen para sacar tajada, con censura, prohibiciones y un largo etcétera.

Y ahora permítanme que me ría. Tenemos lo que merece la mayoría.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Opinión, Política

10 Respuestas a “¿Por qué merece la pena, o no, involucrarse en política?

  1. En mi opinión, nuestra democracia no es un sistema perfecto, pero es el menos malo de los que han desfilado por aquí los últimos siglos. Seguiré yendo a votar. Y seguiré votando en blanco mientras no haya opciones que me satisfagan. No dudo que haya políticos válidos, pero sospecho que con los modelos jerárquicos basados en influencias y títeres que parecen mandar en nuestros partidos, no serán ellos los que encabecen las listas de los próximos años. Quizás algún día veamos otra cosa. Quizás.

  2. Yo no podría mentir a diario. No podría, para que a esa idea en la que sí creo alguien la preste atención, decir que sí a 20 en las que no creo. No podría ver corrupción en mi partido y tratar de justificarlo. No podría hacer favores a cambio de favores, sabiendo que no están bien. No podría callar si no estoy de acuerdo con algo que dice el líder de mi partido. No podría entender como prometemos algo, que sabemos que no podremos cumplir. No podría ser parte de un sistema en el que no creo y que no estoy capacitado, ni me van a dejar cambiar.

    Y como leeis, tampoco soy de verbo fácil, así que no, no todos estamos hechos para involucrarnos en política.

    PD: Y lo dice alguien que ha tenido votos para el senado por Madrid xD

  3. Lo que escribes son prejucios, sí, prejuicios como lo pueden ser el racismo o la xenofobia, prejuicios que lanzas contra algo que evidentemente no conoces. Que además te sirven como excusa para no remangarte y trabajar para que todos funcionemos mejor….aunque luego lo quieras de disfrazar de IPA (Incapacidad Política Absoluta) por una supuesta sensiblidad a cosas que nunca he conocido. Pero insisto, si conociera todas esas experiencias que relatas, trabajaría aún más para que dejaran de existir por responsabildad ciudadana. Pero te voy a dar la razón en algo, sí! interaccionar con tantos puntos de vista, te cambia. Y la vez, estoy seguro que tu también cambias en cierta medida a la gente con la interaccionas.

    en fin, yo creo que lo que ganas es algo que en muy pocos sitios se alcanza: Conoces a la gente,… a mucha gente y con puntos de vista muy diferentes…

  4. Hola.

    Si es que aunque no queramos “meternos” en política ya solo por omisión de acción se está haciendo política. Otra cosa es que sea la política deseada.

    La frase de Alejandra (copio y pego):
    “¿Qué decir de la derecha? ¿Por qué seguimos haciendo una separación estúpida que hace décadas perdió ya su sentido?”
    Esta frase pocas veces, tal vez ninguna, la oirás de un simpatizante de izquierdas, por algo será.

    Volviendo a la cuestión de si merece la pena intervenir de forma activa en política, dependerá de cada uno. Desde luego si se tiene inquietud por mejorar la sociedad, creo que uno de los mejores caminos es la militancia.

    Quizás opine así porque lo desconozco. Intención tengo, pero no quiero llevarme un chasco tremendo y que mis ideales se diluyan por los derroteros de la burocracia del partido.

  5. ciberneticaeterna

    Querido Anaxágoras (bonito nick).

    No sé si mi frase la dicen los simpatizantes de izquierdas o de derechas, en mi caso puedo informarle de que yo no simpatizo con ninguno.

    A veces, muy pocas, las menos, oigo alguna idea interesante, en algún debate, en algún programa, en algún pleno del Congreso. Pero después, al escuchar de nuevo tanta tontería, sinceramente, se me olvida y ya no sé quién la dijo.

    Para mí existiría izquierda y derecha, si la izquierda hiciese política de izquierda, y la derecha, de derecha. Lo segundo pasa, lo primero, lo estoy esperando.

  6. Lamento comunicarle al señor Robert González mi desconformidad con su argumentario. ¿Cómo se consiente que en un sistema democrático, la principal base política (los partidos) no sigan ningún mecanismo democrático? ¿Por qué se les exije a las asociaciones y no a los partidos? ¿Por qué el dedazo sigue funcionando en los partidos? ¿Por qué sólo se convocan primarias cuándo interesa? ¿Por qué la única vez que se consulta a la ciudadanía es una vez para cuatro años, y ese voto emitido sirve para absolutamente todo? ¿Por qué no hay referéndums para las leyes que atañan a todo un país y que todo el mundo entiende de ellas (aborto, tabaco, etc.)? ¿Por qué un poryecto de ley por iniciativa popular puede no ser debatido en las Cortes? ¿Por qué se politiza (se etiqueta en izquierdas y derechas) absolutamente todo en este país? ¿Por qué un partido puede suspeder la militancia a un individuo que reclama democracia interna? ¿Por qué nunca hay voces discordantes dentro de los partidos? ¿Por qué no hay voto libre y de conciencia en el Congreso y el Senado? ¿Por qué los “políticos de alto nivel” están siempre excentos de acudir a Tribunales? ¿Por qué la Fiscalía depende del Gobierno? ¿Por qué el Constitucional no se renueva? ¿Para qué las diputaciones provinciales existiendo las CCAA? ¿Qué es eso de “Estado de Alarma” preventivo? ¿Cuándo un Gobierno ha tenido responsabilidades políticas?

    Todo este argumentario es una crítica al sistema español actual, que aun siendo el mejor que haya habido en España, es bastante imperfecto, con tendencia a peor. Lo que se construyó en 1978 se está poco a poco destruyendo, ya sea con Estatutos, ya sea modificando Leyes Orgánicas para beneficiar a determinados “lobbies”, ya sea privatizando. Entrar hoy en PP o PSOE supone sumisión, y muchos de nosotros no estamos dispuestos.

    No niego que la vida del político esté llena de contratiempos, de continuo estudio y de malos tiempos; pero si la opinión que tiene la sociedad español de ella es la que tiene ha sido porque ella se la ha buscado, porque ella misma se degrada.

    Respecto al comentario de Alejandra, solo puedo suscribir lo que dice.

    Perdón por la parrada.

    Un saludo.

  7. Hola.

    “Para mí existiría izquierda y derecha, si la izquierda hiciese política de izquierda, y la derecha, de derecha. Lo segundo pasa, lo primero, lo estoy esperando.”

    Ahí está el quid de la cuestión, “estar esperando”. De acuerdo, que si no eres simpatizante o militante de izquierdas no has de hacer nada más. Pero si es otro caso, no hay que esperar, hay que hacer. Pero el sistema da poco margen. Una reforma en la ley electoral más ecuánime cambiaría el panorama político actual. Y eso no es favorable para el bipartidismo.

    Gonsaulo, todos las dudas que planteas nos las planteamos muchos, independientemente del color político. Aunque en una de ellas “¿Por qué nunca hay voces discordantes dentro de los partidos?” Dentro de los partidos las hay, de cualquier partido, y estoy convencido que dentro del partido esa voz se oye, pero no fuera.

  8. Senahogol

    Va, burda ignorancia, os dejáis llevar por lo que diga cierta gente, que solo sabe crispar e intentar derrotar al otro aun que se quede tuerto con la sucia política del todo vale. Estas personas para mí son fantasma de marionetas, que no tienen principios, ni ideales, y se excusan en unas de las más viejas excusas en política, igual que el niño que le dice al profesor que su perro se ha comido los deberes. (Luego resulta que el niño lo que tiene es un gato)
    Es muy fácil criticar, más aun cuando el criticado no es de tu agrado, pero que sería de nosotros sin estos criticados, estaríamos un régimen dictatorial, en una monarquía absoluta, nos quejaríamos de opresión al pueblo, etc. No nos damos cuenta, que ya el simple hecho de poder quejarse le ha costado a muchos de estos criticados incluso hasta la muerte. Somos privilegiados de poder opinar sobre este tema, sin ser apuntados con un arma.
    Os voy a contar mi corta historia en política. Yo soy joven, con la edad suficiente, de haber podido votar en todas las formas democráticas, y parlamentarias que existen, (Referéndum, municipales, Senado, Congreso, Autonómicas y Europeas). Además con la satisfacción de que casi siempre ha ganado la elección a la que yo había votado.
    Pues con 7 años recuerdo como un lunes a la salida del colegio mi padre estaba en el coche mirando los resultados de las municipales, que habían sido el día anterior, eso para mí era algo que no entendía, palabras que eran impronunciables, y muchos números, que aun tenía que utilizar dedos, y pararme a pensar la cantidad que era. Durante ese año aprendí a leer del tirón (sin los típicos atranques de un niño en el primer año de primaria), y recuerdo como leía con cierto énfasis algunos artículos, los cuales me llamaban la atención no sé, aun porque, si por la letra, el contenido, la foto, etc. Y de hecho ya por entonces podía entender a lo que se referían mis padres, abuelos, etc. Cuando hablaban de temas políticos.
    Más tarde en con 10 u 11 años, pise por primera vez una sede de un partido político, eran en tiempo de elecciones si no me equivoco eran para unas municipales, y allí vi como mucha gente desinteresada trabajaba a destajo y se preocupaba para que no hubiese el más mínimo error.
    Ya recientemente, estoy involucrado de forma voluntaria, en ayudar a un partido político, desde patearme las calles repartiendo cartelera y colocándola, hasta observar que en todas los mitin y/o reuniones salgan a la perfección.
    Y después que venga alguien y critique el sistema electoral, que critique la democracia, que critiquen a una persona que cuando haga lo correcto y cuando no (esta última siempre puede ser debatida, pero nunca menospreciarla).
    Después de contaros esta larga historia que muchos de vosotros la criticareis, que por cierto eso sería que la habéis leído, ¿Por qué a nadie se le ocurrirá criticar u opinar de algo sin saber de verdad de que se trata? ¿No?, ¿Por qué nadie de vosotros criticara por ejemplo una ley, sin antes haberla leído? ¿No?
    Ni que decir tiene que esta vez no estoy de acuerdo con Alexcibernetica.

    Saludos. @Senahogol

  9. Senahogol, este comentario tuyo me recuerda mucho al argumentario que ofrecen muchos socialistas andaluces cuando se les pregunta por la gestión de la Comunidad Autónoma en los últimos 30 años. “¡Será que no ha cambiado y mejorado Andalucía en estos últimos años!”. Lógiamente que ha cambiado. En 30 años, impregnados de fondos FEDER, de deudas históricas y siendo el patio de recreo de Europa, claro que ha cambiado. Claro que se vive mejor que hace 30 años. Claro que la calidad de vida ha mejorado. Pero la cuestión no es esa, la cuestión es: ¿cúanto se ha dejado de mejorar? ¿cuánto se ha despilfarrado? ¿cuánto se han pervertido las instituciones? ¿cuánto nos aventajan en todos los ámbitos el resto de Comunidades Autónomas? Esa cuestión es aplicable a la cuestión que tú plantras. Tenemos democracia, pero, ¿cuánto nos aventajan el resto de países democráticas en cuestiones de libertad y sociedad civil? No podemos conformarnos con ser mediocres. Quien no aspira a la excelencia jamás dejará de ser un mediocre. Y creo que eso es lo que se denuncia aquí: que todo está “bien”, pero podría estar mucho mejor.

    Un saludo

  10. MatarNOes1derecho!!!

    Bibi,
    ¡VIVE!,
    ¡Y DEJA VIVIR!.,
    VIVA LA MADRE QUE TE PARIÓ, AIDO.
    VIVA LA MUJER QUE NO TE INTERRUMPIÓ VOLUNTARIAMENTE DURANTE SU EMBARAZO!
    ¡¡¡No a la violencia de género;
    También NO a la VIOLENCIA DE EDAD!!!
    MATAR NO ES UN DERECHO:
    Se puede estar a favor o en contra del futbol, de Las Meninas de Velázquez o de la “interrupción voluntaria del embarazo”, lo que no se puede negar, gustándote o no el futbol, es que el futbol es un deporte, que Las Meninas es una pintura, y que la “I.V.E.” es MATAR. La finalidad de este comentario no es que tanto que cambies tus gustos y preferencias dejando tu postura necrófila y apostando por el vitalismo, sino que NO DESCONOZCAS la realidad, el sustrato material, la base de fondo, el presupuesto de partida verdadero y real a partir del cual te posiciones como en buena gana te venga: QUE ROMPER UN EL A.D.N. NUEVO Y ÚNICO RECIÉN FORMADO POR FUSIÓN DE ÓVULO Y ESPERMATOZOIDE, ES MATAR. A partir de ahí, toma partido por lo que te parezca: defender la vida en abstracto y en concreto, en una posición vitalista, activa, positiva, o atacarla.
    Con la nueva ley matar no va a ser obligatorio; pero es que matar nunca fue un derecho, nunca fue justo, ni con los romanos, ni con los nazis, ni con los Castro, ni con una ley vigente ni con la próxima ley, por mucho que los manipuladores se emperren en disfrazarlo como “derecho” para confundir con la oscuridad a las personas.
    Si alguien te dice “ojalá te hubieran abortado”, te ofendes, porque sabes que te está deseando la muerte.
    Lo que es descabellado es que una IDEOLOGÍA NECRÓFILA esté ocupando el Parlamento y Gobierno (y parece que también desbordando la república asaltando una vez más el Judicial), y nos esté llevando decidida y abiertamente a apostar por la MUERTE y el asesinato de los humanos más indefensos de todos, los que están en las barriguitas de sus madres.
    Es deprimente saber que tengo compatriotas tan cobardes como para intentar justificar la premeditación y alevosía que conlleva el ASESINATO de menores.
    Igual que la ley de la gravedad no se puede cambiar por mayorías parlamentarias, donde hay un ser humano es imposible negar su existencia por igual mayoría parlamentaria. Cuando los parlamentarios que defienden este GENOCIDIO SILENCIOSO estén cerca de la muerte, habrán de saber que sobre sus espaldas pesan miles de VIDAS SESGADAS por la avaricia y codicia socialista. Millones de mujeres que han matado, se han arrepentido amarga y desconsoladamente cuando más tarde han sido conscientes del CRÍMEN al que el MOVIMIENTO ANTIVITALISTA les han achuchado a cometer.
    Si zETAp no mató (gracias a Dios) a sus 2 preciosas hijas, ¿por qué nos invita a que los demás sí matemos a nuestra propia sangre?
    El ABORTO es la
    DESPENALIZACIÓN,
    LEGALIZACIÓN,
    AMPARO JURÍDICO O DERECHO SUBJETIVO
    AL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA.
    El PARTIDO NECRÓFILO en el Gobierno nos quiere vender la moto de que MATAR es un derecho. Un derecho de la mujer. MATAR no es un derecho, sea cual sea la edad de la VÍCTIMA, y sea cual sea la edad del ejecutor.
    Es lamentable que sea considerado una “conquista social” el hecho de despenalizar el ASESINATO por cuestión de la edad de la víctima. ¿La próxima “conquista social” cual será, despenalizar el asesinato de los mayores de 60 (¿disfrazándolo bajo el eufemismo ”derecho a la muerte digna”?) porque no son 100% productivos?.
    Esto es PROGRESAR, con todas sus letras.
    Esto es lo que nos prometían con su IMPLEMENTACIÓN DEL SOCIALISMO.
    Esto son las “conquistas sociales” de zETAp, un mejor matar.
    Este es el preámbulo de la decadencia y de la Camboya socialista:
    MATAR, MATAR, MATAR, MATAR, MATAR (y la tentativa de ASESINATO SILENCIOSO MASIVO es tan burda que ni la contínua PERVERSIÓN DEL LENGUAJE de la que la RELIGIÓN NECRÓFILA hace gala puede esconder esta vez sus crueles e intrínsecas intenciones).
    Y es que es necesario alzar la voz por aquellos que por circunstancias de la vida, aún no pueden dejarse oir, y que tal vez nunca les dejen ver la luz del sol, pese a que ya han nacido a la vida.
    El hecho de que se hayan perpetrado abortos en la clandestinidad o en Londres o en Paris o en Calcuta o en clínicas-chekas no exculpa ni justifica nada de nada. ¿Porque alguien mató en Londres yo ahora voy a facilitar que se mate en España?. ¿Porque allí no respetan la vida, nosotros nos rebajamos a su bajeza?. El egoísmo humano no tiene límites. Es mejor desembarazarse de la persona que crear unas estructuras sociales de apoyo a la madre embarazada, mayor y mejor educación sexual y subvenciones a las familias menos pudientes económicamente. Supondría calentarse más la cabeza, entretanto, las clínicas-chekas cada vez mas enriquecidas y los partidarios del aborto miserablemente sentados sobre más cadáveres.
    ¿Y por qué no aborto con carácter retroactivo?
    Si hombre, es muy sencillito. Como madre, yo me puedo arrepentir de haber tenido un hijo, que me ha salido socialista por ejemplo. ¿Por que cambiarle el nombre y llamarle asesinato?
    Curioso el empeño que ponen muchos en su afán por despenalizar la muerte por cuestión de la edad de la víctima, cuando todos ellos pasaron a su vez por el estado de adolescente, niño, y el de embrión antes que éstos.
    Me gustaría saber si muchos de los que aquí hablan, seguramente PADRES, ABUELOS O HERMANOS, son capaces de mirar a los ojos a sus personitas cercanas y queridas y decirles que su conciencia estaría tranquila en el caso de haber decidido en su momento ELIMINARLOS (y encima con una ley que les amparara y que ellos mismos apoyaron).
    Incluso a la PROFETA DE LA MUERTE (y vergüenza de su madre), la señora ministra Bibiana Aído, le deseo lo mejor, y me partiría la cara porque a ella nunca la hubiesen podido MATAR mientras estaba ya viva en la barriguita de su madre. Igual que ella, todos los que vienen por detrás también tienen el DERECHO A VIVIR!!!!
    Sentados los NECRÓFILOS en Consejo de Ministros, recuerdan la Última Cena, pero no la de la piedad y la misericordia, sino la de la avaricia y la PLANIFICACIÓN DE LA ELIMINACIÓN SISTEMÁTICA POR LA EDAD DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA, una última cena satánica, en la que no se corta el pan y el vino sino pequeños huesecitos y frágiles membranas celulares DE VIDA HUMANA (Conferencia de Wannsee, Solución Final, 20 enero 1942).
    Descorazonador ver a las socialistas Aído y Pajín celebrando como hienas, o mejor dicho, como socialistas (las cosas por su nombre), la promoción del aborto (eufemismo que esconde, para confundir, la despenalización del asesinato por cuestión de la edad de la víctima).
    ¿Por qué los socialistas ponen tanto empeño en que los demás,
    especialmente los más desfavorecidos,
    matemos, y matemos a nuestros hijos?
    “Un judí­o, independientemente de su edad, claro que es un ser vivo; ahora bien, no puede afirmarse que sea un ser humano, no hay base cientí­fica para ello”. Adolph Hitler; zETAp del III Reich. Año 1939
    “Un feto de 13 semanas es un ser vivo, pero no puede ser un ser humano porque eso no tiene ninguna base cientí­fica”. Bibiana Aido. Ministra de Igualdad del Gobierno de España. Año 2009.
    ¡Qué le vamos a hacer, prácticamente toda la gente que se manifiesta a favor de la despenalización del asesinato por cuestión de la edad de la víctima, se autoproclama de izquierdas!
    No hace falta ser católico para respetar la ciencia y defender la vida. ¿No es ciencia que un espermatozoide o un óvulo por separado son una cosa, y que ambos combinados son otra muy distinta?
    Dogma cruel es repetir hasta la saciedad que eso que la evidencia científica muestra como vida humana, no lo es.
    Doctrina antihumanista es profetizar la doctrina de que se puede pactar sobre lo que es vida y sobre lo que no. Igual que no se puede cambiar por decreto ley la ley de la gravedad, tampoco qué es vida y qué no lo es no se puede cambiar por decreto ley.
    Hay necrófilos quienes en su ignorancia atacan a los vitalistas acusándoles de no defender los huevos de gallina fecundados; allá los necrófilos que se ponen a la altura de las gallinas, y denigran voluntariamente su dignidad y amor propio a la altura de los bichos. Pero por favor que no usen esta excusa para intentar justificar (lo imposible de justificar) el asesinato de otro, y menos aún de uno que no ha nacido y no puede defenderse de la brutalidad como un adulto sí que puede hacer.
    Otros sectarios acuden a ideas cavernarias para reaccionar contra la vida; aluden a que “hay demasiados vivos”, o que “muchos de los vivos padecen situaciones de hambre, pobreza…”, de tal modo que si se les mata, ya no tendrán la posibilidad de sufrir – tampoco la de vivir, eso se lo callan hipócritamente en sus necrófilas ansias por alcanzar el “derecho a matar” –; si esa es la solución, apliquemos consecuentemente la máxima “muerto el perro se acabó la rabia”: encendamos el “dispositivo del día del juicio final”, la bomba sucia de cobalto 59 (véase “Teléfono Rojo: Volamos Hacia Moscú “ Stanley Kubrick 1964; Mutual Assured Destruction (MAD)El Secreto de Zara); mientras tanto, los necrófilos podían ir dando ejemplo en su lucha contra la supuesta “superpoblación” interrumpiendo voluntariamente sus propias vidas como mejor entiendan.
    Allá usted, señor/a socialista con su conciencia si puede cargar con la complicidad moral de apoyar la DESPENALIZACIÓN DEL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA. Yo seguiré prestando mi voz a aquellos a los que aún no la tienen y que tal vez no le dejen nunca alcanzarla, porque usted, como yo, igual que una vez fuimos adolescentes, es más, mocosos de pocos años, aún antes de todo eso fuimos fetos de apenas un segundo de vida (recién concebidos).
    Matar al vecino porque hace ruido no es un derecho, y matar al indefenso porque no se le puede ver la cara, tampoco es un derecho.
    Yo creía que después de 2 Guerras Mundiales, y varios regímenes totalitarios de varios colores pero idéntica esencia criminal, ya habíamos aprendido a valorar la vida humana.
    Saludos esperanzados en que cambie de postura, señor/a socialista.
    Basta con conocer el dato de que el concebido ya está vivo. No dejes que te confundan con artimañas como que esa criatura es inviable: si a ti o a mi nos sacan de nuestro espacio natural, el aire libre, y nos sumergen en el agua o bajo tierra, o nos abandonan sin oxígeno más allá de la atmósfera terrestre, también nos convertimos en inviables para la vida (por cierto, luego le dan caña a los católicos con el tema de que siempre están con los ricos. Pues no se yo qué beneficio económico puede obtener esa Iglesia de defender la vida).
    Todo parte de “La Gran Estafa” (Eudocio Ravines): Ahí radica la trampa Wyoming-iana, el embaucamiento Gabilondiano, la perorata ”bienintencionada” de LA SECTA, la razón de SER del seudo lenguaje más radiofónico, la SANTILLANA (a modo de Santo y Seña) de los profetas de los ”mira que lo hago por tu bien”, la kantilena kultureta de los intelektuales de ”a tanto el kilo de seudoperiodismo-pelíkula manipuladora y oskurecedora”, derrochadores de derechos(-trampa) a lo largo y ancho de la geografía peninsular, esa perversión del lenguaje, esa neolengua 1984ntera, ese derecho-trampa de 3ªgeneración que confunde el sentido común de los sufridos trabajadores, la que pervierte el sentido de las cosas, la que convierte los puros conceptos en ”conzzettos pepiño-blanqueros-ferrazianos” (de cuyos conzzettos concienzudamente reniego a incluirlos en mi vocabulario), la que a base de mil repeticiones (Lenin: ”una mentira mil veces repetida hasta la saciedad machaconamente sobre la cabeza del obrero hasta que la tenga por verdad”) asienta como verdad un dogma indemostrable (o según se mire, bien demostrable en los extensos gulags fascistas, siberianos, maoístas, castristas, mussolinianos… en las amplias bolsas de pobreza y desempleo de las socialdemocracias, en la falta de republicanismo y democracia en las Repúblicas Democráticas Socialistas, en los Cortijos, en los Señoríos y demás kacikadas universitarias de provectos hombres de infinitas ansias de paz y progreso), la que rebaja a los hombres a comebocadillos-subeautobuses-meneapancartas-agitabanderas-repiteconsignas-apaleadisidentes-vendetuculoytuconcienciaporcuatrodurosqueademássontuyos (léase “Rebelión en la Granja”), la que asienta la doctrina de la masa informe y de la anulación de diferencias entre los individuos, la que conforma el sentir de los hombres sobre premisas malintencionadamente falsas, falseadoras, ocultadoras de datos relevantes (joder, la dictadura perfecta, ya la quisieran para sí Largo Caballero, Pablo Iglesias, Sabino Arana, la Nelken, Chancho Guevara, Salvador Allende, Pilar Bardem, Carrillo y Josu Ternera entre otros profetas de las chekas del Bienestar –léase “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley).
    Ya está bien de provincionalismos y de aupar a las públicas magistraturas a los más catetos, cínicos y gusanos desperdicios de la sociedad, rebajándonos con ello al nivel de suciedad, o en el mejor de los casos al de zoociedad.
    Cuando la CIENCIA nos ha demostrado que que ADNs FUSIONADOS es ya un ser humano, eliminarlo equivale a MATAR.
    No entiendo a cuento de qué este ataque dogmático y cerril de la religión socialista contra la religión católica que defiende la vida frente a la necrofilia.
    Un espermatozoide será ”una potencia” (moralmente considerado).
    Pero ADNs FUSIONADOS son una realidad que ningún decreto ley ni ninguna mayoría parlamentaria pueden cambiar, del mismo modo que así no se puede cambiar la ley de la gravedad.
    Conceder al aborto la categoría de derecho equivale a DESPENALIZAR EL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA, por mucha buena intención que se diga que hay de trasfondo. También los nazis partían de una buenaintención para sus congéneres arios cuando decretaron por ley considerar infrahombres a los judíos y eliminables.
    Y pese a que muchos como tú, socialista, seguís apoyando la LEGALIZACIÓN DE LA MUERTE POR DISCRIMINACIÓN DE LA EDAD, yo y muchos más seguiremos ofreciendo nuestra voz a los más indefensos para que nunca tengas la facultad de ELIMINARLOS del mismo modo que nadie tuvo derecho jurídico a ELIMINARTE a ti, un PRO-LEGALIZACIÓN DEL HOMICIDIO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA, cuando aún eras embrión. Me alegro mucho de que a pesar de tus ANSIAS NECRÓFILAS nadie tuviera en su momento la facultad de eliminarte, y de que estés VIVITO Y COLEANDO y ojalá con SALUD.
    Los nazis también legalizaron la INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DE LA VIDA DE LOS JUDÍOS Y LOS GITANOS, y no por ser legal fué menos despreciable.
    Síntoma de la confusión a la que nos inducen es que con nuestro propio dinero robado en forma de impuestos, nos lo devuelvan en forma de migajas y condicionado a RENOVAR EL COCHE, O EL FRIGORÍFICO, y cosas así, y en cambio la única ”ayuda” que se les da a las madres es MATAR a las criaturas que llevan dentro, convertir su seno en CAMPOS DE CONCENTRACIÓN LEGALIZADOS (véase “Paracuellos-Katin” de Cesar Vidal). Un poquito de por favor…
    Lo que nos preguntamos muchos ingenuos es porqué se desea despenalizar el asesinato de los humanos que aún no han salido del útero, mientras que asesinar a humanos que llevan 5 días, 5 meses o 50 años fuera del útero sí que está penado por la ley civil.
    Es trágico que cuando la ciencia nos ha demostrado que ADNs FUSIONADOS son ya un SER HUMANO, las doctrinas de la muerte se aferren a dogmas necrófilos para facilitar la muerte de un indefenso.
    Yo como mujer puedo hacer lo que me venga en gana, pero desde luego bajo ningún concepto y bajo ninguna excusa (ni siquiera una violación, qué culpa tiene ese SER de haber sido concebido a la fuerza) tengo la facultad de matar al SER HUMANO que llevo en mi vientre, de igual modo que no puedo matar a ninguno de los SERES HUMANOS que son mis vecinos.
    No existe ningún derecho a matar, diga lo que diga la Iglesia Católica, o la Mahometana, o la Socialista o la Progresista o la Hebrea o…
    Un millón de personas han sido asesinadas legalmente desde 1985 en España. Nos vamos acercando a las cifras de los nazis con los judíos, de los turcos con los armenios, de los socialistas contra los demás, para los que matar también estaba legalizado, pues al igual que los necrófilos consideran hoy al hombre en etapa de feto como un infrahombre, los nazis también consideraban a los morenos, a los judíos, a los negros, etc, infrahombres y por tanto eliminables. Los arios tenían el ”derecho a la interrupción voluntaria de la vida de los demás”.
    No entiendo la inquina con la que se le trata al que defiende que matar no es un derecho a favor de nadie.
    Me la trae al pairo lo que diga el Papa de Roma, el Papa de Ferraz o el Papa de La Meca.
    Si yo considerara el tema del aborto algo trivial no pondría empeño en manifestar mi postura.
    Y el núcleo en que se basa mi argumentación, yo se lo aclaro: un átomo de hierro no deja de ser un átomo de hierro porque 350, o 45.000.000 de personas digan que ya no es hierro. Se le podrá cambiar de nombre. Pero mientras es hierro, es hierro, y no otra cosa. La voluntad del hombre no transmuta la realidad de las cosas. Esto es, se podrá llamar jurídicamente al asesinato como “derecho a interrumpir voluntariamente (encima voluntario) el embarazo”, pero si resulta que “eso” que se rompe no es un cáncer sino una vida, eliminarla en llanamente matar. Trágico error que por una torpeza estemos matando a mansalva y nos hallamos convertidos en matarifes masivos por razón de actitudes viscerales, sectarias, cerriles, acríticas, acientíficas, dogmáticas, intolerantes, irracionales y excluyentes.
    Una decisión de un parlamento cualquiera no crea o quita la naturaleza de las cosas; si la vida nace tras la expulsión del feto del útero, entonces abortar no es nada; si la vida nace en la semana 13, abortar antes tampoco es nada; y si la vida nace con la fusión de ADNs, entonces abortar equivale a matar.
    A la luz de la ciencia, de la que no disponían los antiguos, observo que adquirí individualidad propia en la concepción, y no antes, ni después. Por eso defiendo la vida de los demás del mismo modo que otros antes que yo no acabaron con la mía.
    También hay cavernícolas que huyen de la razón e intentan justificar la DESPENALIZACIÓN DEL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA amparándose, intentando justificar ante sus propias malas conciencias en que se lleva realizando desde hace mucho tiempo, o que fueron “otros” los que lo iniciaron, o cosas por el estilo. Errar es de humanos, pero cuando se cae en la cuenta de que algo se está haciendo mal y no se corrige por empecinamiento visceral-sectario, PERSEVERAR EN EL AFÁN NECRÓFILO ES CRIMINAL.
    Se puede estar a favor o en contra del futbol, de Las Meninas de Velázquez o de la “interrupción voluntaria del embarazo”, lo que no se puede negar es que el futbol es un deporte, que Las Meninas es una pintura, y que el “I.V.E.” es MATAR. La finalidad de este comentario no es que tanto que cambies tus gustos y preferencias, sino que NO DESCONOZCAS la realidad, el sustrato material, la base de fondo, el presupuesto de partida verdadero y real a partir del cual te posiciones como en buena gana te venga: QUE ROMPER UN EL A.D.N. NUEVO Y ÚNICO RECIÉN FORMADO POR FUSIÓN DE ÓVULO Y ESPERMATOZOIDE, ES MATAR. A partir de ahí, toma partido por lo que te parezca: defender la vida en abstracto y en concreto en una posición vitalista, activa, positiva, o atacarla.
    El caso es MATAR, a cualquier precio, INSULTANDO, DENIGRANDO, y ATACANDO al que defiende la vida, al vitalista. Seguir con la MUERTE hacia adelante, con CONTUMACIA, a cualquier precio. Cuando no estaba desprotegida la vida, los necrófilos estaban reivindicando la DESPENALIZACIÓN DEL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA todo el día. Y eso era democrático, legal y estaban en su derecho. Ahora que hacen lo mismo los vitalistas, ya no les parece tanto, incluso tienen la cara de decir que es provocación. Hay que ser cínico, mezquino y deshonesto para usar esa doble vara de medir.
    Una vez más, se pone en evidencia la máxima antihumanista:
    ¡¡¡SOCIALISMO O MUERTE, VALGA LA REDUNDANCIA, VALGA LA REPUGNANCIA, VALGA LA REBUZNANCIA!!!
    ¡Aído, Pajín!: ¡No sois hienas, sois socialistas!
    ¡Qué le vamos a hacer, prácticamente toda la gente que se manifiesta a favor de la despenalización del asesinato por cuestión de la edad de la víctima, se autoproclama de izquierdas!
    Y añado:
    Otros sectarios reaccionarios intentan argumentar (la consigna del Partido, cuales tontos útiles serviles al Poder, amoldando su razón a la doctrina del Amo) la despenalización del homicidio por cuestión de la edad de la víctima con cosas como éstas:
    -que si en Roma no estaba mal visto…
    -que si con Franco se iban pa Londres…
    -que si Aznar no defendió la vida como debiera…
    ¿Y a mí qué me cuentas?.
    Con Roma, con Franco, y con Aznar, abortar es matar.
    No promovamos el asesinato porque otros ya lo hicieron (de hecho, a mi entender, Aznar y todo el PP deberían pedir perdón por rebajarse a la altura de los socialistas manteniendo el crimen legalizado del aborto; cómplices de la izquierda por no derogar la manifestación más evidente de la izquierda: la despenalización del homicidio por cuestión de la edad de la víctima).
    Ahora que somos conscientes de la realidad material de los hechos, a la luz de la ciencia, DEFENDAMOS LA VIDA!!!!
    Subhumano
    En 1930, Alfred Rosenberg en Der Mythus des 20. Jahrhunderts utilizar el término Untermensh (subhumano) para referirse a aquellos que, supuestamente, se hallaban por debajo de lo humano. El término hizo fortuna y en 1933, una publicación de la SS titulada precisamente El subhumano cargó contra los judíos indicando que pertenecían a esa categoría. En 1942, la Oficina principal de la raza del III Reich distribuyó un panfleto titulado Der Untermensch (El subhumano).

    El texto tuvo una tirada de 3.860.995 ejemplares en alemán y además se tradujo a otras catorce lenguas europeas más. En la obra se señalaba que “el subhumano, que biológicamente aparenta ser una creación de la naturaleza similar con manos, pies y una especie de cerebro, con ojos y una boca, es, sin embargo, una criatura completamente diferente”. A esas alturas, el método nacional-socialista resultaba obvio. Para emprender con éxito la gigantesca tarea de exterminar a millones de seres humanos, antes había que desproveerlos de su condición de tales. Apelando a la ciencia – una ciencia risible, dicho sea de paso, judíos, enfermos mentales, personas con dolencias irreversibles fueron clasificados como algo vivo, pero no humano. Una vez colocados en ese grupo, la tarea del exterminio masivo podía llevarse a cabo con total tranquilidad. Y, efectivamente, así fue. Comento todo esto no por el gusto de desplegar ante el lector algunos datos poco conocidos de la Historia del nacional-socialismo alemán, sino para indicar que estaba prácticamente convencido de que el concepto de subhumano había quedado confinado a las páginas más siniestras de la Historia hasta que esta semana tuve ocasión de escuchar a la ministra Aído afirmando que un feto era un ser vivo, pero no un ser humano como había dejado de manifiesto la ciencia. Si en vez de escuchar semejante dislate con acento andaluz lo hubiera oído en alemán, les doy mi palabra de honor de que hubiera puesto mi mano en el fuego porque acababa de pronunciarlas un convencido miembro del partido nacional-socialista obrero alemán (NSDAP). Si la ignorancia es una eximente – y resulta más que dudoso – quizá la ministra sea inocente, pero esa circunstancia no se puede aplicar a Ángel Gabilondo, el ministro de educación. Cualquier persona decente habría respondido que las palabras de la ministra son, como mínimo, una majadería. Pero, interrogado sobre ellas, el señor Gabilondo prefirió escudarse en la frivolidad para no descalificar a su más que objetable compañera de gabinete. Para ser sinceros, no sé cuál de las conductas me parece peor, si la de una ignorante que priva a seres inocentes de su carácter humano para legitimar que se los extermine en masa sin el menor escrúpulo de conciencia o la del profesor universitario que, encaramado a una poltrona ministerial, se inhibe con una gracieta de denunciar semejante barbaridad. En el III Reich, hubo idealistas, no pocas veces semianalfabetos, dispuestos a ejecutar cualquier orden que procediera de su Führer como una señal de progreso, pero tampoco faltaron sujetos con más instrucción, ascendidos a cátedras o ministerios, que se limitaron a mirar hacia otro lado al ver cómo se expulsaba a los judíos de sus trabajos y se preparaba a la población para el baño de sangre. Se puede discutir quién tuvo más culpa del genocidio, pero sus bases quedaron asentadas cuando alguien afirmó que algunos seres humanos eran subhumanos.

    Se estima que en el mundo cada año se abortan entre 42 y 46 millones de vidas que están por nacer(entre el 20 y el 22% de los 210 millones de concepciones que se producen en el mundo al año) lo que representa la principal causa de mortandad en la especie.

    Si abortar no es matar, el canibalismo es gastronomía, y la limpieza étnica una acción humanitaria.
    Bibi,
    ¡VIVE!,
    ¡Y DEJA VIVIR!.
    VIVA LA MADRE QUE TE PARIÓ, AIDO.
    VIVA LA MUJER QUE NO TE INTERRUMPIÓ VOLUNTARIAMENTE DURANTE SU EMBARAZO!
    VISCA LA MADRE QUE NO TE ABORTÓ, BIBIANA!
    VISCA LA PERSONA QUE NO TE MATÓ, AÍDO!
    ¡¡¡No a la violencia de género;
    También NO a la VIOLENCIA DE EDAD!!!
    MATAR NO ES UN DERECHO!!!
    Una vitalista.

    (lo que dijo el arzobispo borbónico-fascista-mesetario-imperialista-neocon de Granada: http://www.odisur.es/index.php?mod=diocesis&dioc=6&idsecc=44&id=5416 )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s