Esos días…

Harta de cazas furtivas en madrugadas turbias de excesos, encontré  refugio en tu sonrisa.

Me desnudabas despacio, con la seguridad del que se sabe amado, mientras susurrabas palabras cálidas que empapaban mi alma, anhelante por ti , anhelante de ti.

Tus labios recorrían con ternura cada una de mis heridas, y me hacías olvidar cada guerra vivida. No más batallas pedías suplicante, no más batallas respondía entre lágrimas.

Y nos enredábamos en marañas de gemidos, miradas, suspiros, gritos sofocados por la almohada.

Consumíamos los días, devorábamos las noches.

De repente, el miedo, traicionero y sibilino, nos superó.

No existen los finales felices.

Lo sabías tú, lo sabía yo.

Con la distancia, el paso del tiempo que cada uno mide a su manera, puedo ver que ni tú, ni yo, éramos tan listos. Los finales no existen, se escriben, día a día. Fuimos lo que quisimos. Y nos equivocamos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Firmas, Literatura

2 Respuestas a “Esos días…

  1. PabloMM

    Te ha faltado la foto de una tia desnuda con tetas grandes

  2. Hermoso post. Un final algo abrupto, ¿pero no lo son la mayoría de los finales?

    Por cierto, deberías borrar el otro comentario que te han hecho, por estúpido y por pretender, sin lograrlo, deslucir tus palabras.

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s