Archivo mensual: abril 2011

El guión de Pep

Soy culé y estoy nervioso. Esta noche el Barça se juega su clasificación para semifinales de la Champions (casi un pase directo a la final) con el que probablemente sea el mejor equipo de la historia del fútbol, un súper equipo, el Shakhtar Donetsk. Si un equipo te puede remontar un 5-1 ése es el Shakhtar. Qué equipazo, qué barbaridad… No se puede pensar ahora en el Madrid. ¿Ahora? Ahora es el Shakhtar, y toca rezar. Más fuera que dentro, decía Guardiola.

Guardiola.

El Hombre. El Icono. La Leyenda… El absurdo agorero. Confieso que no se me ocurre mejor entrenador para este Barça que Guardiola (y digo para este Barça, en otro equipo quién sabe si le saldría igual de bien, pero eso es otra historia), pero… ¿dónde narices ha guardado ese guión de discreto caballero que exhibía en las ruedas de prensa? Nos ha enseñado a pasar de la discreción al esperpento, de un modo gradual, si bien durante el proceso hubo avisos de que lo que veíamos era una fachada…

Pero bueno, esto es como el skyline de Nueva Jersey: cuando lo ves desde la rivera del Hudson en Manhattan, sabes que no hay nada detrás… pero sigue siendo una vista agradable. Con el amigo Pep era parecido, hasta que en algún punto se pasó de rosca y no veíamos la fachada por ningún lado. Ahora abundan las exageraciones surrealistas, y los halagos tan desproporcionados que se antojan insultos hacia otras partes.

Soy culé y en ocasiones me jode, porque parecemos idiotas. Con las manitas. Con el súper equipo al que ganamos de cuatro. Coño. Ahora que van bien las cosas sería tan fácil instar a que se hablara de fútbol… Pero no, nos sumimos en el ridículo… Con Pep, La Leyenda, a la cabeza.

Pep.

Aprendan su gran última lección: la presión desbarata hasta el más estudiado de los guiones. Y en el suyo ya nadie sabe qué narices pone. ¿O acaso lo saben ustedes?

Skyline de Nueva Jersey, otra fachada que ya no engaña

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Deporte, Fútbol, Firmas, Opinión

Heroínas.

Que la mujer es el enemigo todos lo sabemos. Si nos hemos confiado en el tema evolutivo, o esto ha sido así desde el principio de los tiempos, no ha lugar en este post aunque, desde aquí, acepto cualquier guante que se me lance a la cara. Y dejen ya de apuntar, feminazis y malfolladas de turno -perdonen la redundancia-  porque esto es un cumplido. Mientras ellas han perfeccionado lo que ya de por sí se les consideraba innato, nosotros nos hemos dedicado a dejar de beber el Whisky solo para pasarnos al ron con cola, -en el mejor de los casos- o pagar(se)los -en el peor-. Ahora, nos crujimos los puños y queremos ganar todas las puñeteras manos. ¿Pero es que todavía no te das cuenta? Ella siempre estará en la mesa antes que tú.

Ella reparte las cartas.

La banca es femenino, amigo. Y siempre gana.

¿A qué coño viene todo esto, Jesús?

Con esto en la cabeza salí de “Heroínas”, la exposición que hasta el 5 de junio albergará el Museo Thyssen – Bornemisza a pachas con la Fundación Caja Madrid y que, en el fondo, es lo que os quiero recomendar. Mujeres e historia. Más bien lo segundo contemplando a lo primero.

Se sigue un orden temático y no cronológico, y se acierta con ello. Primero, nos encontramos ante mujeres “Solas”. Casilla de salida de toda heroicidad, la soledad se aborda desde óleos de Feurbach y representaciones clásicas de la misma, hasta c-prints más actuales. La yuxtaposición de estilos y épocas dota a toda la exposición de un ritmo vivo, sin saturar, y constantemente reflexivo. Lo que la(s) cerveza del viernes es al Gin Tonic del domingo.

La referencia al mundo clásico, imprescindible dada la temática, se condensa en “Cariátides” y “Ménades” Más en estas últimas que en las primeras, de las que sólo se toma prestada la connotación clásica del término para extrapolarlo, principalmente, a la mujer campesina. Lienzos de Jules Breton y Bouguereu nos transportan a un mundo idílico. En “Ménades”, se aborda la mitología clásica de estos seres, ninfas a las órdenes de Dioniso, y sus bacantes. “La muerte de Orfeo”, de Émile Lévy, como lienzo emblemático y aglutinador del concepto, dota a esta parte de un trasfondo filosófico -¿Y estético?- necesario, bajo mi punto de vista, para una exposición que como os señalaba, pretende gravitar sobre una idea. De nuevo, Dionisos contra Apolo.

“Atletas”, “Magas”, “Mártires”, “Acorazadas y amazonas”, -con una Palas Atenea de Rembrandt-  son algunos de los nombres que, con mejor o peor criterio, según qué casos, definen a las obras que tienen cabida en las distintas salas que pueden visitarse.

Al salir, me recordaba mi compañera la conocida frase del Petit Caporal: “Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”.

¿Qué necesidad hay de huir de batallas que nos ofrecen las más dulces de las derrotas?

Mujeres, ¡salud!

7 comentarios

Archivado bajo Arte, Firmas, Recomendaciones

Malnacidos S.A.

Zapatero no ha querido sufrir una derrota histórica en las elecciones generales del próximo año, y ha anunciado que no volverá a presentarse.

Debe haber tenido suficiente  con ocho años al frente del país. Para mí le han sobrado seis años. Con dos hubiésemos quedado tan amigos, y aquí no hubiera pasado nada.

Se abre ahora época del juego sucio, de los acercamientos, de los “apóyame y te ofrezco…” “Dame esto y te voto…”

Dicen que la cosa andará entre la Señora Chacón, y el Señor Rubalcaba. Miedo me da este último. Destila maldad. Igual no es cierto, pero cuento lo que veo. Y si le miro tiemblo. De miedo. Cual Faisán. Igual.

Tengo la esperanza de que, siendo quien fuese el candidato, el PSOE sea incapaz de alzarse con la victoria. Necesitamos un largo periodo para recuperarnos.

El tiempo pondrá a cada uno en su sitio.

Mentira. De ser así la cárcel estaría de políticos llena. Y parece que con Barrionuevo se acabó el cuento. Ése de que todos somos iguales.

Pueden preguntarle a Camps, sonríe tranquilo.

¿Por qué iba a no hacerlo? ¿Acaso es más o menos que otros con hijos, patrimonio, empresas o nietos?

¿Acaso el poder no se disfruta más con buenos trajes, con buen dinero?

Los Eurodiputados viajan en primera.

O en turista, y cobran en metálico la diferencia del billete, y por arte de magia, dietas incrementadas.

No es uno, son todos.

Somos todos.

El cáncer de la sociedad actual son los banqueros y los políticos que van de su mano. O al revés. No lo sé. Simbiosis, mortal de necesidad. Asfixiante, obscena, aberrante.

Político bueno el político muerto (en sentido figurado, que ya saben que no gusto de sangres). Los banqueros ni así. Subespecie. Necesaria la vía de extinción.

¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando ser tratados como a basura?

6 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Opinión, Política

Londres a golpe de cañón.

En pleno centro de Londres, en la entrada de la afamada Downing Street, hay una o dos personas sujetando un rifle automático. O semiautomático, no sé demasiado de armas. Es por nuestra seguridad. ¿De verdad alguien se siente más seguro en un mundo así? Un mundo en el que hay una metralleta permanentemente anclada en mitad de Whitehall, una de las calles más turísticas de Londres.

No quiero que las armas se puedan considerar necesarias, en ninguna circunstancia. No quiero legitimar su fabricación, que alguien haga negocio, legal o ilegal, con objetos que sirven para matar. ¿Para esto llevamos millones de años de evolución en este planeta? ¿Para poner un cañón cargado en mitad de una gran ciudad?

Vayamos un poco más al Este. Sólo un poco, unas seis paradas de metro. En las salas de la Torre Blanca, la principal de la Torre de Londres, encontramos unos pocos retazos de los últimos siglos de esa supuesta evolución nuestra. Cómo pasamos de las espadas a los fusiles. Cuándo dejamos atrás los morteros y los cañones de los barcos. Cómo nos protegíamos con armaduras y cotas de mallas antes de que llegara el kevlar.

Evolucionamos para matarnos mejor. Para que lo que sujetan las manos de ese policía en pleno centro de Londres sea una metralleta y no una ballesta.

Y a usted, ¿un arma le inspira seguridad?

Cruce de Whitehall con Downing Street

8 comentarios

Archivado bajo Firmas, Opinión