En campaña.

Hace ya años, muchos más de los que quisiera, en la añorada etapa universitaria, trabajé, para tener un dinero con el que sufragar gastos extras, durante prácticamente un año, de comercial.

Ese trabajo, en esa empresa (la llamaría secta), comenzaba siempre (un intervalo temporal cercano a la hora) con diferentes charlas motivacionales.

No diré que todo aquello me pareciera estúpido, que me lo parecía, pero, de aquellas arengas, sí valoré una frase, a la que concedí cierta trascendencia: “No hables nunca mal de la competencia”.

Hablar mal del contrario, del “enemigo”, ante un auditorio “más o menos” neutral, genera desconfianza, y entorpece, bastante, la labor de venta. Es una premisa del buen comercial, “Si me crees, me compras”.

¿Por qué cuento todo esto? Porque la política es un acto comercial como otro cualquiera. Porque estos señores que nos colocan en los carteles electorales, en las televisiones en horarios de máxima audiencia, son los productos estrella de cada partido electo.

¿Y qué hacen sus “comerciales”? Echar por tierra cualquier iniciativa, decisión u opinión del oponente. Error. Craso error.

Con estas técnicas enferveces a las masas que te hubieran votado de cualquier manera, aquellos ciudadanos fieles, ciegos y sordos, que hacen de la política un acto de fe, dejando el intelecto fuera, pero desmotivas, o incluso ofendes, a quienes son más reflexivos a la hora de ejercer con su responsabilidad ciudadana.

Todos criticando a todos, el “tú más” que tanto molesta, es en mi opinión, parte del detonante (además de los consabidos escándalos económicos que aunque punibles, legal y éticamente,  son difícilmente evitables) de este clima subversivo, de esta intolerancia hacia un estamento malo, pero necesario, que amenaza, en algún momento, con romper la “tranquilidad”, como pudo suceder en Grecia.

Señores políticos, empieza la campaña, vendrán los insultos, las falsas promesas, desprestigiar al rival, no reconocer más mérito que el propio, hablar de las mentiras ajenas, y mientras, cada vez más ciudadanos, nos iremos quedando fuera. La política de este país, no nos interesa.

¿Y usted, qué piensa?

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión, Política

3 Respuestas a “En campaña.

  1. No podía estar más de acuerdo. Intentar esconder tus miserias mostrando las del rival lo único que consigue es hacer visibles las de ambos. Y cabrear al votante. Al menos a este. Que quizá deje de serlo.

  2. La politica si te interesa, de lo contrario no estarias hablando de ello. La politica no es el problema, el problema son los politicos y su falta de preparacion para asumir funciones en tal alta responsabilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s