Danzad, malditos.

Hoy, en el trayecto de casa al trabajo, he tropezado con mi amigo Pau, culé de pro, que antes de darme los dos besos de rigor, ya estaba sonriendo: “Canguelo” me ha susurrado mientras me besaba.

¿Quién dijo miedo? El Madrid, por sus méritos, y deméritos ajenos, logró un cómodo colchón de 10 puntos, colchón que procura, principalmente, tranquilidad en caso de, como ha sucedido en estas dos últimas jornadas, la pérdida de 4 puntos en lo que viene a ser un suspiro.

Un toque de atención para el equipo, que lleva, aproximadamente mes y medio, con un bajón en su nivel de juego a tener en cuenta, por quienes tengan que tenerlo en cuenta, preparadores físicos, entrenador… que tomen nota, y procuren ponerle remedio.

No sé hasta dónde entrar en el tema arbitral, Paradas Romero me da pereza, pereza inmensa, y no porque tuviera que ver en el resultado, que no lo tuvo, sino por su pitido casi continuo, por su afán de mostrar más tarjetas que Iturralde (¿aspiran al silbato de oro?), y expulsar, en algún caso, siguiendo Dios sabe qué código “deontológico” personal…

Pero si quiero llegar, y hasta la cocina, a ser posible, a las críticas desmedidas, interesadas, y abyectas, que hacia el Madrid se han vertido por su negativa a comparecer, ninguno de sus representantes, en rueda de prensa.

En la liga BBVA, la comparecencia antes o después de un partido es opcional, no están obligados, como pudiera suceder en Inglaterra, por lo que el equipo blanco no ha infringido ninguna norma.

Acusan entonces, ya que por el punto anterior el camino es corto, de que la institución, como tal, ha faltado el respeto a los aficionados por privarles de la opinón del club sobre todo lo sucedido en el campo, y las novedades que pudieran darse para el partido de este sábado.

Y quienes más hablan, como siempre, son aquellos que más tienen que callar. La prensa deportiva.

Esa prensa deportiva, que calló, como buena puta, cuando el F.C Barcelona (mejor o peor hecho, en eso no quiero entrar) vetó la entrada a sus instalaciones a Intereconomía, un medio menor.

Esa prensa deportiva, que conecta en directo con las ruedas de prensa y que, según quién hable en ellas, respetan y dejan que se escuche, o bajan el volumen, y son ellos los que que se erigen protagonistas con su opinión, ahí, el respeto al aficionado, a su derecho a conocer qué opina el club, no importa. Porque el programa lo hacen ellos, y son ellos los que deciden qué es lo que se debe o no mostrar.

Esa prensa deportiva que hace plantes a segundos entrenadores, porque quieren su ración de bufonadas del actor principal, porque es el actor principal el que llena sus portadas, ya sea por sus palabras, o por la falta de éstas, que bien se encargan ellos de machacar al portugués, cuando éste no ha proporcionado carnaza, y lo que el aficionado sienta, o necesite, les importa poco, nada, o lo siguiente.

Esa prensa deportiva, que se emborracha de poder, y se ahoga, no en la miseria ajena, sino en la suya propia.

No sé si la decisión que ha tomado la institución merengue de no comparecer es correcta o no, pero sí sé quién no tiene ninguna autoridad, de ningún tipo, para hablar por mí, o decirme qué debo pensar.

Esta liga sólo la puede ganar, o perder el Real Madrid, y eso, para mí es lo importante. Volvemos a ser el club de referencia. Moleste, duela, o joda.

¿Qué opinan?

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Deporte, Fútbol, Opinión

8 Respuestas a “Danzad, malditos.

  1. Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, y me parece muy acertada tu autocrítica en los dos primeros párrafos. Sólo una objección: los clubes, sin los medios de comunicación, no existen. Y en un momento decisivo como el actual no me parece lo más acertado entrar en una guerra que supone tirarse piedras hacia el propio tejado. Es cierto que los medios sectarios, que a la postre son los que más ruido hacen, son los que menos se pueden quejar de esta situación. Pero no es menos cierto que el abanico de medios de comunicación es muy amplio, y muchas veces pagan justos por pecadores. No los englobemos a todos en el mismo saco. Dicho esto, acertada como siempre! 😉

  2. La prensa y el fútbol son negocios condenados a entenderse. Mourinho debería saberlo.
    Que Mourinho no quiera comparecer en rueda de prensa es un problema menor. El gran problema es que cuando él calla no hay nadie en el Madrid que se atreva a abrir la boca. El único que lo hacía era Valdano, y el potugués se lo cargó.
    Mourinho se ha hecho dueño del club y cuando se vaya, el Madrid pagará las consecuencias. Salvando las distancias, es algo parecido a lo que le pasó al PSOE con González. Dejaron el partido en manos de un líder carismático. Cuando se marchó, se pasaron 8 años buscando un nuevo “jefe”, mientras intentaban sacar la cabeza del barro.

    Le pregunto a los madridistas…Y después de Mourinho…¿qué?

  3. Los que saben de cine dicen que en los 60s ocurrió un fenómeno curioso: los directores de las películas pasaron a ser las estrellas. La gente empezó a dejar de ir al cine para ver a Rita Hayworth o John Wayne y a hacerlo para ver la última de Allen o Scorsese. Hasta entonces casi nadie sabía quienes dirigían y si quienes actuaban. Es una corriente opinión engendrada sobre todo en la revista Cashier du Cinema. Como muchos de los que escribían en ella habían sido o luego fueron directores dan ganas de ser malo, pero como un ejemplo sería mi idolatrado Truffaut me abstendré de serlo. Los que realmente saben opinan que si hubiera que buscar un culpable en la calidad de un film este debería ser en todo caso el productor. Pero no es ese el asunto que quiero plantear.

    En el periodismo deportivo español José María García marca un antes y un después muy claro. Hasta entonces el periodismo trataba de datos, cuantos goles, quienes los habían marcado. Las estrellas eran los propios deportistas. Con el Butanito el periodista pasó a ser la estrella. Y todos nos divertimos muchísimo hasta que los eventos deportivos empezaron a no tener espacio en los programas. En las retransmisiones de partidos ya no interesa narrar las jugadas sino escuchar el cachondeo en la redacción. Y todo esto nos ha traído una epidemia de egos hinchados, que empezaron explicando como debe jugarse y con que tácticas, y ahora dan incluso lecciones de ética desde sus respectivos púlpitos, llaman a los fieles desde los minaretes y proclaman sharias en contra de determinados personajes. Una práctica que ya instauró el Butanito con Butragueño, Perico Delgado y Ramón Calderon, los dos últimos íntimos amigos, casi fijos en su programa, hasta que decidió ir a su caza. Mou es hoy día la pieza de caza más codiciada. Su cornamenta tiene la máxima puntuación por su elevadísimo número de puntas y su gran envergadura. Mou pasta solo, no tiene miedo a los rifles y, lo que es peor, tiene intelecto para enfrentarse a los cazadores. No es ganado que se deje situar mansamente en el punto de mira esperando el disparo que lo catapulte a la Premier. Quien lo cobre será famoso de por siempre. Y hay mucho Elmer Gruñón buscando esa gloria. Prefiero no dar nombres.

  4. Muy de acuerdo en lo de la prensa deportiva. Palito mas que merecido. También de acuerdo en todo que hace referencia a la situación del equipo y de la actuación arbitral (árbitro de gatillo fácil y que no influyó en el resultado). sólo añadir que fue fallo de Casillas, pero el Madrid antes no hizo los deberes…
    En cuento a la imagen del madrid cada cual puede tener su opinión pero los que de verdad deben decidir son los socios, que para eso son los dueños del club.
    Y si la liga la pierde la perderán ellos solitos.
    Dicho por un culé :)))

  5. Muy de acuerdo en lo de la prensa deportiva. Palito mas que merecido. También de acuerdo en todo que hace referencia a la situación del equipo y de la actuación arbitral (árbitro de gatillo fácil y que no influyó en el resultado). sólo añadir que fue fallo de Casillas, pero el Madrid antes no hizo los deberes…
    En cuento a la imagen del madrid cada cual puede tener su opinión pero los que de verdad deben decidir son los socios, que para eso son los dueños del club.
    Y si la liga la pierde la perderán ellos solitos.
    Dicho por un culé ))

  6. Lapsus. No es Ramón Calderon sino Ramón Mendoza. He intercambiado los apellidos entre los dos pícaros

  7. Juanky

    Cangueloooooo en la màxima expresión. Eso es lo que humildemente opino. Equipo de referencia ni harto de gaseosa. Je je

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s