Archivo de la categoría: Deporte

Danzad, malditos.

Hoy, en el trayecto de casa al trabajo, he tropezado con mi amigo Pau, culé de pro, que antes de darme los dos besos de rigor, ya estaba sonriendo: “Canguelo” me ha susurrado mientras me besaba.

¿Quién dijo miedo? El Madrid, por sus méritos, y deméritos ajenos, logró un cómodo colchón de 10 puntos, colchón que procura, principalmente, tranquilidad en caso de, como ha sucedido en estas dos últimas jornadas, la pérdida de 4 puntos en lo que viene a ser un suspiro.

Un toque de atención para el equipo, que lleva, aproximadamente mes y medio, con un bajón en su nivel de juego a tener en cuenta, por quienes tengan que tenerlo en cuenta, preparadores físicos, entrenador… que tomen nota, y procuren ponerle remedio.

No sé hasta dónde entrar en el tema arbitral, Paradas Romero me da pereza, pereza inmensa, y no porque tuviera que ver en el resultado, que no lo tuvo, sino por su pitido casi continuo, por su afán de mostrar más tarjetas que Iturralde (¿aspiran al silbato de oro?), y expulsar, en algún caso, siguiendo Dios sabe qué código “deontológico” personal…

Pero si quiero llegar, y hasta la cocina, a ser posible, a las críticas desmedidas, interesadas, y abyectas, que hacia el Madrid se han vertido por su negativa a comparecer, ninguno de sus representantes, en rueda de prensa.

En la liga BBVA, la comparecencia antes o después de un partido es opcional, no están obligados, como pudiera suceder en Inglaterra, por lo que el equipo blanco no ha infringido ninguna norma.

Acusan entonces, ya que por el punto anterior el camino es corto, de que la institución, como tal, ha faltado el respeto a los aficionados por privarles de la opinón del club sobre todo lo sucedido en el campo, y las novedades que pudieran darse para el partido de este sábado.

Y quienes más hablan, como siempre, son aquellos que más tienen que callar. La prensa deportiva.

Esa prensa deportiva, que calló, como buena puta, cuando el F.C Barcelona (mejor o peor hecho, en eso no quiero entrar) vetó la entrada a sus instalaciones a Intereconomía, un medio menor.

Esa prensa deportiva, que conecta en directo con las ruedas de prensa y que, según quién hable en ellas, respetan y dejan que se escuche, o bajan el volumen, y son ellos los que que se erigen protagonistas con su opinión, ahí, el respeto al aficionado, a su derecho a conocer qué opina el club, no importa. Porque el programa lo hacen ellos, y son ellos los que deciden qué es lo que se debe o no mostrar.

Esa prensa deportiva que hace plantes a segundos entrenadores, porque quieren su ración de bufonadas del actor principal, porque es el actor principal el que llena sus portadas, ya sea por sus palabras, o por la falta de éstas, que bien se encargan ellos de machacar al portugués, cuando éste no ha proporcionado carnaza, y lo que el aficionado sienta, o necesite, les importa poco, nada, o lo siguiente.

Esa prensa deportiva, que se emborracha de poder, y se ahoga, no en la miseria ajena, sino en la suya propia.

No sé si la decisión que ha tomado la institución merengue de no comparecer es correcta o no, pero sí sé quién no tiene ninguna autoridad, de ningún tipo, para hablar por mí, o decirme qué debo pensar.

Esta liga sólo la puede ganar, o perder el Real Madrid, y eso, para mí es lo importante. Volvemos a ser el club de referencia. Moleste, duela, o joda.

¿Qué opinan?

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Deporte, Fútbol, Opinión

Barça: El Titanic

#Segúnmecuentan, los ánimos en el Barça están calentitos, olla a presión, que no revienta por los buenos resultados que el club está teniendo en las últimas temporadas.

#Medicen fuentes cercanas a la institución, que el malestar no sólo reina en el vestuario. Presidente y entrenador se soportan a malas penas en público, y no disimulan, en privado.

Entre los jugadores corre la pólvora… El trato, discriminado, y sin reservas, que se le está otorgando a Messi, ojito derecho e izquierdo de Pep, tiene encendidos los egos del resto de jugadores, que callan, porque quien gana, prima que traga.

#Serumorea que en pequeños círculos, el clan “español” (Xavi, Valdés, Puyol, Piqué, Iniesta, Villa) del equipo, suelta más improperios, que pulsaciones regala el Red Bull. Hartos del “enano”, como le apodan en petit comité.

No hay ciclo que 100 años dure, y éste, en su final, arrastrará más de lo que dejará.

Afirma la sabiduría popular, que las ratas son las primeras en abandonar el barco, y Pep desde luego, no será , con su “amor a los colores”, el último en irse a otro lado.

Hagan sus apuestas. El circo, en X años, estará servido.

¿Qué creen ustedes?

P.S
Mis fuentes no existen en realidad, como no existen las de muchos otros. Yo lo reconozco. Es un texto inventado, cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia… ¿O no?
Dedicado a tantos y tantos divos del periodismo futbolero, que inundan las portadas de los principales periódicos deportivos,  especialmente a Diego Torres Romano, a mi parecer, gran opinador, que no informador, del diario El País.

3 comentarios

Archivado bajo Deporte, Fútbol, Opinión

¿Por qué no soy de la selección?

-¿Tú de qué equipo eres?

– Yo del Madrid.

Tan sencillo, y por lo visto, tan complicado como eso. Resulta, para algunos, desconcertante, y hasta ofensivo, que proclames públicamente, incluso que de manera privada lo pienses, que los colores de tu equipo están por encima de los colores de la selección de tu país.

No soy patriótica, es más, creo, como decía magistralmente Federico Luppi en Martin H, que la patria es un invento, que no va más allá de la gente a la que quieres, y el barrio donde resides. Soy del equipo que elegí ser, aún siendo quizá, en ese momento, demasiado pequeña para aplicar algún tipo de criterio ¿válido?  en la elección, no soy del equipo que me imponen que sea.

Sí, cambiaría el Mundial que logramos en Sudáfrica por la décima, así, sin sonrojarme, sin darme ningún tipo de pudor manifestarlo, creo, que incluso, lo cambiaría por una liga.

Xavi, Puyol, Pedro, Iniesta, Valdes, Busquets, Piqué (moc-moc, ¿ex waka-waka?), son grandísimos jugadores. Grandísimos jugadores a los que “odio” durante meses… ¿Tengo que “amarles” después? No puedo ser tan hipócrita, no puedo hacer ese ejercicio de pragmatismo, sí lo haría en política, sí lo haría en economía, sí lo haría en sanidad, pero… ¿en el fútbol? ¿Una de las pasiones irracionales que me permito? Lo siento, no. No quiero usar el cerebro en esa parcela. No creo en el deporte como filosofía.

No significa que desee que la selección pierda, no significa que no me alegre de sus triunfos, lo hago, al menos mientras haya un Ramos, un Casillas, o un Arbeloa en ella, o jugadores de otros equipos que gocen de mi simpatía.

Pero nunca comparable a una visita a Cibeles, con una camiseta blanca. Bien blanca, de esas limpias que no empañan.

Mañana juega España en mi tierra. Que les vaya bonito.

¿Veremos marcar a Villa?

Y ustedes, ¿qué piensan?

10 comentarios

Archivado bajo Deporte, Fútbol

10 razones para amar a Mou.

De muchas personas se dice aquél tópico de que “o le odias o le amas”, y de pocas es tan cierto como en el caso de uno de los grandes protagonistas del panorama deportivo nacional del último año. En mi caso, me decanto por amarle, y tengo mis razones. Diez, que no son pocas:

1. Dios no sabemos seguro si existe, Mourinho sabemos que  sí.
2. De los humildes será el reino de los cielos… Coño, pues que éste sea de los soberbios. Tendrá que estar la cosa repartida.
3. ¿Quién veía antes las ruedas de prensa, ehh, quién?
4. ¿Con qué dinero iba la UEFA a pagarse sus caprichos?
5. Tri bote, tri bote, culé el que no tri bote.
6. Las mujeres y algunos hombres merecen, merecemos un hombre atractivo, que ensalce las canas, y que no sea una Barbie Eructitos gaseosa.
7. Porque calló a Valdano, seamos sinceros… ¿Quién puede decir que ha hecho lo mismo con un argentino?
8. Porque es de un país pequeño… al oeste… que no pinta nada, pero del que nos secamos con sus toallas… No todo iban a ser butifarras.
9. Por su amor a los animales, perros, gatos, Pepe…
10. Porque nadie ha protagonizado un ZAS, en toda la boca,  tan GRANDE. Del periodista De la Rosa nadie ha vuelto a tener noticias.

¿Cuál es su razón?

10 comentarios

Archivado bajo Deporte, Fútbol, Firmas, Humor

El guión de Pep

Soy culé y estoy nervioso. Esta noche el Barça se juega su clasificación para semifinales de la Champions (casi un pase directo a la final) con el que probablemente sea el mejor equipo de la historia del fútbol, un súper equipo, el Shakhtar Donetsk. Si un equipo te puede remontar un 5-1 ése es el Shakhtar. Qué equipazo, qué barbaridad… No se puede pensar ahora en el Madrid. ¿Ahora? Ahora es el Shakhtar, y toca rezar. Más fuera que dentro, decía Guardiola.

Guardiola.

El Hombre. El Icono. La Leyenda… El absurdo agorero. Confieso que no se me ocurre mejor entrenador para este Barça que Guardiola (y digo para este Barça, en otro equipo quién sabe si le saldría igual de bien, pero eso es otra historia), pero… ¿dónde narices ha guardado ese guión de discreto caballero que exhibía en las ruedas de prensa? Nos ha enseñado a pasar de la discreción al esperpento, de un modo gradual, si bien durante el proceso hubo avisos de que lo que veíamos era una fachada…

Pero bueno, esto es como el skyline de Nueva Jersey: cuando lo ves desde la rivera del Hudson en Manhattan, sabes que no hay nada detrás… pero sigue siendo una vista agradable. Con el amigo Pep era parecido, hasta que en algún punto se pasó de rosca y no veíamos la fachada por ningún lado. Ahora abundan las exageraciones surrealistas, y los halagos tan desproporcionados que se antojan insultos hacia otras partes.

Soy culé y en ocasiones me jode, porque parecemos idiotas. Con las manitas. Con el súper equipo al que ganamos de cuatro. Coño. Ahora que van bien las cosas sería tan fácil instar a que se hablara de fútbol… Pero no, nos sumimos en el ridículo… Con Pep, La Leyenda, a la cabeza.

Pep.

Aprendan su gran última lección: la presión desbarata hasta el más estudiado de los guiones. Y en el suyo ya nadie sabe qué narices pone. ¿O acaso lo saben ustedes?

Skyline de Nueva Jersey, otra fachada que ya no engaña

5 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Deporte, Fútbol, Firmas, Opinión

Nietzsche, ¿Por qué somos del Atleti?

Nietzsche sería del Atleti.

¿En serio?

Sí, en serio. Como Alatriste, pero ese es otro tema.

No esperéis el enésimo bombardeo de tópicos. Ese que encontráis a precio de saldo y siempre compráis. El de los ricos y los pobres. El de los pupas. El del señorío y la superioridad moral.

Todo esto es más fácil. Viene de antes.

Al grano. Partamos de la base: Nietzsche y su análisis de la tragedia.  La griega, no hay otra. -Ahora es el momento. Trago largo a lo que esté bebiendo-  Por un lado, la concepción apolínea de la vida. Enfrente, Dionisos. Dos mascaras desde la que mirar y ser mirado.

Apolo es el orden, lo templado, lo racional. Apolo es el Real Madrid, qué coño. El equipo acostumbrado a lo bueno. A la vie en rose, perpetua. Sin sobresaltos. Ritmo de crucero. Sopor. Es la empollona que está buena, viste de marca y lee el Cosmopolitan. Esa que, on the record, nunca te trató mal porque que siempre supo  invertir la carga de la prueba.

Enfrente, Dionisos. Caos, exceso. Lo irracional. El instinto. Es esa chica en cursiva, tipografía femme fatale. Esa que te va a hacer daño y la ves venir. Quieres que venga. El puto escorpión de la fábula. ¿Qué coño es la vida si no vas a cruzar ese río? La sublimación en la ejecución, no en el resultado. En el viaje y no en el destino.

¿Habéis dicho sí alguna vez a un solo placer? Oh amigos míos, entonces dijisteis sí
también a todo dolor. Todas las cosas están encadenadas, trabadas, enamoradas, –
-¿habéis querido en alguna ocasión dos veces una sola vez, habéis dicho en alguna oca-
sión «¡tú me agradas, felicidad! ¡Sus! ¡Instante!»588 ¡Entonces quisisteis que todo vuelva!
– todo de nuevo, todo eterno, todo encadenado, trabado, enamorado, oh, entonces amas-
teis el mundo, –
– vosotros eternos, amadlo eternamente y para siempre: y también al dolor decidle: ¡pa-
sa, pero vuelve! Pues todo placer quiere – ¡eternidad!

“La canción del noctámbulo” Así habló Zaratustra.

El Atlético dice sí al mundo como un fenómeno estético. Se regocija – ¿en parte? – en la destrucción y el sufrimiento que produce, incluyendo el suyo propio. El sufrimiento no como virtud. No como pupismo, sino como parte necesaria, ineludible: “No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada”. Punto.

El sábado volvimos a asomarnos a ese abismo tan nuestro. Esa cesta enmarañada de impotencia y exaltación de lo trágico. A la mañana siguiente, miles de niños no podían resistir el impulso de ponerse la camiseta de su equipo. Son jóvenes, pero la transmisión de lo sentimental siempre viaja más rápido. Siempre empapa antes. Y sin entenderlo, – intuición-  lo entienden: han aceptado su amor fati. Nietzsche, probablemente, diría que han transformado todo “fue” en un “así lo quise”. En efecto, pronto sabrán que, al dar un rotundo a un instante de nuestra vida – Ese momento especial. Ese Hamburgo. Esa media hora del 19 de mayo en Barcelona – se tiene que decir igualmente sí a todos los instantes previos, a la totalidad de nuestra vida. Eterno retorno.

Ser del Atleti es enfrentar el abismo, saber que está ahí porque se ha estado. Porque se ha vivido. Sí, esa, jodida sensación. Ese balanceo. El madridista no ha sentido el escalofrío.

Nunca ha tenido que asomarse.

¿Tienen algo que objetar?



10 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Fútbol, Filosofía, Opinión

La chulería del Madrid…

Define la RAE la palabra humildad de la siguiente manera:

humildad.

(Del lat. humilĭtas, -ātis).

1. f. Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

Ateniéndonos a esta definición, que me parece apropiada, ¿es realmente humilde Guardiola, cuando menosprecia la valía de su equipo, siendo éste el mejor del mundo? Ganar al colista es muy complidado, El partido con el Almería va a ser difícil, No nos podemos confiar en la vueta con un 5-0 en la ida… ¿O es, sin embargo, un aventajado hipócrita?

En frente tenemos a un Madrid orgulloso, henchido de chulería, de vanidad, e incluso, si quieren, de soberbia. Un equipo que es grande, lo sabe, y no teme decirlo.

Vivimos en una sociedad que castiga la meritocracia, que no perdona al que brilla con luz propia, que tiende a una igualación social absurda, que hace, por ejemplo, que personas como Belén Esteban sean más relevates en televisión, que un Eduardo Punset habitualmente inconmensurable. Que alaban a un Messi enorme, porque confiesa que él no es tan bueno, que son sus compañeros, o la suerte, o vete a saber, el estado del tiempo… y castiga a un Cristiano que dice, que él,  aunque sea en un gimnasio, se mata a trabajar a diario, para lograr obtener los mejores resultados, y que no se rinde, ni se conforma.

¿Se habla ahora de antipatía reciente al Madrid dentro y fuera de los terrenos de juego?,  probablemente sea cierto, un jugador del Levante, un aficionado del Spórting, no quieren ser consciente de (hablamos únicamente de fútbol) su mediocridad y de su falta excesiva de talento. Y prefieren, cualquiera de ellos,  a un meacolonias de turno, que metiéndoles ocho goles sin rubor, les den una palmadita en la espalda, y les diga,  también eres grande, y muy bueno.

Y así, las masas, la clase media, en cuanto a talento balompédico se refiere, se marchan, tan contentas, y sólo será contra el Madrid cuando saquen su rabia, hagan el máximo esfuerzo, y den, de sí, su mayor rendimiento.

Mourinho es un creador de lobos, Guardiola de corderos, y en mi pueblo, a los corderos, se les lleva al matadero.

¿Qué opinan ustedes?

18 comentarios

Archivado bajo Deporte, Firmas, Opinión