Archivo de la categoría: Firmas

Carta al amor que no tuve.

Querido amor que no tuve;

Son muchos los años persiguiéndote, no tantas las veces que he creído reconocerte en los rostros que han compartido mi cama, mi casa, mi vida…

La búsqueda no siempre ha sido grata, he dejado en el camino océanos de lágrimas, mías, de otros (no recuerdo ya), de esas, que por muy soleado que sea el día, no son fáciles de evaporar.

He crecido creyendo en ti, alimentando el ansia de aquello que sabes llegará, pero no tienes idea cuándo.

He leído a Byron, a Milton, a Bécquer, a Goethe, hasta hacer mías cada una de sus palabras, he visto cómo miraba mi abuelo a mi abuela y me decía, así, así miraré yo algún día.

Y no es que desespere, es que son ya demasiados mis años, y una se vuelve escéptica, y cínica, y quiere descansar, descanso definitivo del guerrero que dejó de luchar.

No morir de amor, no arder en la intensidad de lo sentido, no enloquecer al tacto, sólo conversasr, pasear, hacer planes, coger de la mano y sonreir.

Eso es lo que queda, que no es más que lo que casi siempre he tenido.

No todos sabemos amar.

No todos sabemos ser amados.

Aceptarlo es, a veces, nuestra más difícil tarea.

Así que amor que nunca tuve, donde estés quédate, ya no vengas, te deseo todo el bien, toda la paz, y toda la felicidad que, por existir,  mereces tener.

Siempre tuya:

Alejandra.

Feliz día de San Valentín a todos lo que han conseguido aquello por lo que lucharon.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Firmas, Literatura

Recuerdos…

En mi rostro, macilento, ajado por las brisas de Septiembre, por los soles de Agosto, las arrugas, que son ya definidos pliegues, auguran un flemático pasado y un futuro torpe y escaso.

Y echar la vista atrás… Y no ver camino. Ni ver muerte, ni alegría, ni llanto, ni la risa de un niño. Yerma. Una vida yerma. Una muerte agónica. Una calavera nueva.

Como las sombras de los transeuntes de las grandes urbes. Si ya lo dijo el poeta… La mujer gorda venía delante, arrancando las raíces y mojando el pergamino de los tambores. ¿Y qué hay más sabio que un poeta, que no ve más que las estrellas?

Madre, tengo miedo. Miedo que cala, que moja. Y no es la lobreguez de lo que nos rodea. Son tus ojos. Son los de ella. Que están vacios de sal y repletos de Ginebra.

Deja un comentario

Archivado bajo Firmas, Literatura

Españoles… Franco ha muerto.

Una vuelve de vacaciones, y se encuentra un debate sobre qué hacer con las cenizas de un señor, dictador para más señas, enterradas en el ¿valle de la vergüenza? (no lo sé, nunca he estado) hace más de 35 años.

Nací a finales de 1976, un año después del fallecimiento del Sr. (seamos educados) Franco. No tengo recuerdos de la transición  (por no tenerlos, apenas Tejero dejó una gran imagen en mi memoria, y eso que ésta no es especialmente selectiva), ni tan siquiera unos padres que me hayan hablado en profundidad de aquella época (salvo el consabido: “Vivíamos bien, podíamos dejar la puerta de la calle abierta”).

Al menos 5 de cada 10 españoles estamos en la misma situación, es decir, ni puta idea de lo que supuso tener a un señor bajito y anciano (en algún momento sería joven, eso no lo dudo) gobernando, tiranizando, usen el gerundio que más les plazca, 40 años este nuestro país, que diría Larra.

Y sin embargo, el Señor Rodríguez Zapatero saca a la palestra (Querido Gabilondo, lo que nos interesa es que haya crispación) un tema que enerva y divide a los ciudadanos (cosa que por otro lado no entiendo, a mí me produce la mayor de las indiferencias el lugar donde repose un muerto) hurgando en la mal llamada memoria histórica, y apelando al sentimentalismo de nuestros mayores, y de los que no lo son tanto, pero tienen, en su vida, la historia de un abuelo, de un padre, que fue asesinado por los Nacionales (al hermano de mi abuelo lo mataron los rojos, era un pobre hombre, prácticamente analfabeto, al que le tocó la Zona Azul, y luchó por Franco, como podia haberlo hecho en su contra, que no nos engañemos, las guerras nunca son del pueblo, sólo se sirven de ellos…)

Me parece vomitivo que el Gobierno no esté reunido en un Gabinete de crisis, 20 horas al día, 7 días a la semana, analizando, proponiendo, buscando solucionar una situación crítica a la que nos han llevado ellos (y los anteriores, y los anteriores, no pretendo demonizar), y mente siquiera el pasado, para sacar provecho en el futuro, señores, PRESENTE, preocúpense ahora del presente, que sí, que el Valle de los Caídos lo pagamos todos, que sí, que los beneficios que se saca del turismo que lo visita también es para todos, que si se decidió una transición pacifíca, carece de sentido instigar a la discusión ahora, que la venganza no se sirve fría, que si se hace ya no es venganza, es maldad, que si TANTO IMPORTA acabar con los símbolos franquistas, no existe uno mayor, que el Rey Dº Juan Carlos, que es rey, porque el dictador así lo quiso.

No seamos maniqueos, ni hipócritas, Españoles… Franco ya no importa. Hace ya mucho que está muerto.

No se dejen utilizar, ¿o sí?

10 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Opinión, Política

El hombre gris.

Despacio recogí las pocas cosas que había dejado sobre la mesa de aquel maltrecho café. No tenía claro dónde ir, ni qué hacer, cuando la vida duele, los caminos no conducen a Roma, son tan solo vías interminables de un empedrado basto y caliente.

Fracaso. Hay quienes en esta vida, como yo, no hemos sabido sino aprender, a base de golpes, el significado último de esta palabra. Una vez, otra, otra. No hay salida, por más que intenten consolarnos con la falacia, no sé si universal, de un futuro mejor, no es cierto que el destino lo labre uno con su esfuerzo, el destino es azar, casualidad, y el azar nunca fue  generoso conmigo.

Contemplo con una mezcla de desprecio y condescendencia, los rostros de quienes, quizá como yo, pasean al son que les marca el reloj de su vacua existencia. Hace tiempo que no entiendo de horas, el tiempo dejó de existir en una habitación de hotel, un Abril, en el que la televisión aún no tenía color. Permítanme que no hable de aquello. No sabría hacerlo.

Me sorprende la noche al raso, sentado en un banco de un pequeño parque cercano a la vieja Catedral, que con su campanario inmenso, domina la minúscula ciudad en la que habito.

Mi única compañía es la de una paloma, que permanece allí, conmigo, porque algún malnacido le ha arrancado parte de una ala. Estás condenada a morir, le digo, como si no fuera, la muerte, el destino de todos;  la paloma me mira, y soltando ese gorgojeo característico, agita el ala que aún conserva sana,  con la inconsciencia de quien no conoce los peligros a los que se enfrenta. Pobre criatura, pienso, sin saber si es la paloma, o soy yo el objeto de mi compasión.

Mi casa, destartalada y húmeda, está a pocas manzanas. Debe ser tarde. El silencio recorre la ciudad, llamando a cada puerta, sumergiéndose en cada esquina.

Miro a mi nueva amiga, será una buena compañera.

Nos espera una cama revuelta, una nevera vacía, y tres estancias plagadas de goteras.

Mañana, mañana es otro día.

3 comentarios

Archivado bajo Firmas, Literatura

#yeswecamp

Después de tanto tiempo escuchando quejas sobre lo acomodada que está la sociedad española en este estado de “bienestar” en el que cada vez se está peor, por fin hay gente que toma las calles para decir “se acabó”. Por fin dejamos de ser un manso rebaño para empezar a exigir la posibilidad de ejercer un derecho que se supone que todos tenemos: el derecho a participar de verdad en la vida política española.

Me sobrecoge ver despertar a un pueblo como el nuestro, un pueblo que ha vagado desencantado durante tanto tiempo, un pueblo que había asumido que no existía nada que se pudiera hacer por mejorar, un pueblo resignado ante la imposibilidad de que la clase política que nos gobierna pueda hacernos sentir representados. Hoy, por fin, nos sentamos delante de esa clase política y reclamamos un cambio. Pero uno de verdad.

Y ahora que la gente y los medios están ya mirando a Sol y al resto de plazas del resto de ciudades de España, esta revolución tendrá que centrar sus esfuerzos en conseguir que las medidas reales que plantean se escuchen, se difundan y lleguen a donde tienen que llegar. Mientras tanto, la llama que se ha encendido debe seguir iluminando con la misma intensidad, pero sin quemar a quien la mire desde fuera: si se sigue luchando de forma pacífica tal vez se pueda triunfar, si no, al ruido de las hostias le seguirá el silencio del fracaso, y nada habrá servido de nada.

Confieso que no soy muy fan de la democracia, y menos desde que leí a Platón, pero eso no significa que no quiera que se acabe esta farsa de sistema en la que gobierno tras gobierno se turnan sin que nunca cambie nada. Y nosotros, desencantados como estábamos, celebrábamos los pequeños placebos con los que compraban nuestro silencio y nuestra calma. Luchemos por que eso sea pasado.

Ánimo a todos los que ahora están acampados en las distintas ciudades de España: #nonosvamos, al menos hasta el domingo. Y el domingo, recuerde: #nolesvotes.

Y usted, ¿cree que se logrará cambiar algo?

7 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Política

Mi manifiesto. Mi queja.

Leo, con una mezcla de asombro e indignación, cómo los jóvenes, y los que ya no lo son tanto fueron desalojados de madrugada de la Puerta del Sol (#AcampadaSol).

Este grupo de gente, que no son anti-globalización, que no son quema-contenedores, rompe-escaparates, sólo quiere hacerse oír.

Ha llegado la hora de gritar, de gritar de verdad: BASTA YA. NO CON MI VOTO. NO CON MI APOYO. NO CON MI PASIVIDAD.

NO SOMOS UN REBAÑO. SOMOS SERES PENSANTES QUE DEBEMOS LUCHAR POR INTENTAR CAMBIAR UN SISTEMA EN EL QUE NO CREEMOS. ESTA LUCHA ES LA VERDADERA DEMOCRACIA.

¿A qué estás esperando?

12 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Política

10 razones para amar a Mou.

De muchas personas se dice aquél tópico de que “o le odias o le amas”, y de pocas es tan cierto como en el caso de uno de los grandes protagonistas del panorama deportivo nacional del último año. En mi caso, me decanto por amarle, y tengo mis razones. Diez, que no son pocas:

1. Dios no sabemos seguro si existe, Mourinho sabemos que  sí.
2. De los humildes será el reino de los cielos… Coño, pues que éste sea de los soberbios. Tendrá que estar la cosa repartida.
3. ¿Quién veía antes las ruedas de prensa, ehh, quién?
4. ¿Con qué dinero iba la UEFA a pagarse sus caprichos?
5. Tri bote, tri bote, culé el que no tri bote.
6. Las mujeres y algunos hombres merecen, merecemos un hombre atractivo, que ensalce las canas, y que no sea una Barbie Eructitos gaseosa.
7. Porque calló a Valdano, seamos sinceros… ¿Quién puede decir que ha hecho lo mismo con un argentino?
8. Porque es de un país pequeño… al oeste… que no pinta nada, pero del que nos secamos con sus toallas… No todo iban a ser butifarras.
9. Por su amor a los animales, perros, gatos, Pepe…
10. Porque nadie ha protagonizado un ZAS, en toda la boca,  tan GRANDE. Del periodista De la Rosa nadie ha vuelto a tener noticias.

¿Cuál es su razón?

10 comentarios

Archivado bajo Deporte, Fútbol, Firmas, Humor