Archivo de la categoría: Política

Vuelta a los orígenes.

 

Llevo tanto tiempo sin escribir aquí que casi había olvidado cómo hacerlo.

La nostalgia te acaba arrastrando una y otra vez a la misma orilla, al mismo punto en el que una vez, antes de partir, dijiste adiós.

Y ha cambiado todo tan poco…

El mundo sigue siendo ese lugar extraño y complejo capaz de albergar la belleza más exquisita para regocigarse después en la maldad más absoluta. Una locura en la que unos, mejor que otros, sobrevivimos, disfrutamos, reímos y muchas de las veces sufrimos.

Observo, casi desde fuera, como si de un viaje astral se tratara, cómo unos hablan de lo que ha sucedido en Grecia (ese miedo atroz a lo desconocido, aunque lo conocido te mantenga a duras penas sobre un solo pie al borde de un precipicio) para saber si aquí, en España, habrá que votar a ese señor de coleta que promete cambiar lo que en realidad nadie (del lobby político, incluidos ellos) quiere que cambie y me asombra aún que haya en el “pueblo” llano, o no tan llano, resquicios de Fe para con un sistema que es de por sí un fraude.

Los corruptos siguen llenando sus arcas, a costa del sudor de la frente de otros, porque ellos llevan la suya muy alta, que no existe juez, que no justicia, que les obligue a agacharlas.

Los musulmanes radicales a su guerra santa, dejando regueros de sangre en nombre de un profeta, Mahoma, al que no podemos atrevernos a ponerle cara. Nacer para matar, nacer para rezar, nacer para llorar… si esto es la religión, no puedo más que sentirme afortunada de ser atea.

La crisis del Ébola, que sólo importa si la tenemos cerca…

Los inmigrantes en patera…

Israel y Palestina…

 

Como ven, he vuelto, con el optimismo que me caracteriza y mi bondadosa visión sobre aquello que nos rodea, pero no se preocupen, sonrío habitualmente y soy feliz un ratito todos los días.

 

¿Cómo les ha ido a ustedes en mi ausencia?

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, Personal, Política

ETA. Season finale?

Que una banda terrorista anuncie que cesa (definitivamente y sin condiciones) en su actividad armada es algo bueno. Que lo cumpla es algo mejor.

¿ETA ha usado treguas, o ceses indefinidos en la violencia para sus propios intereses? Sí, ¿Tenemos alguna prueba sólida de que esta vez vaya a ser diferente? No, ¿Tenemos alguna prueba sólida de que esta vez será como las otras veces? Tampoco. Quizá esto sea una manera de aniquilar políticamente al PP, próximo ganador de las elecciones, y retomar la lucha armada poniéndoles de excusa, por no llegar a un entendimiento… puede que las infraestructuras no les permitiesen continuar mucho más tiempo… puede que realmente hayan visto que no tiene sentido que el brazo armado perdure…. Yo no lo sé, ¿usted realmente se atreve a asegurar que conoce los motivos?

“Se abre un camino” dicen…

¿Se abre a qué? ¿A una amnistía? ¿A otorgar concesiones? ¿Se amnistía o se les conceden privilegios a los presos comunes? No, ¿los terroristas merecen un mejor trato? ¿Por qué?

Euskal presoak, sí. Como cualquiera, una madre no tiene por qué recorrer todo un país para ver a un hijo.

¿Hay penas injustas y desproporcionadas que se les haya aplicado a los miembros del grupo terrorista? ¿Sí? que se estudie el código penal y  se modifique lo que haya de ser modificado, en aras de esa utopía que jamas lograremos de que las justicia sea igual para cualquier individuo. Pero hasta ahí.

No más.

Regalos ninguno.

“Hay que solucionar el conflicto… hay que poner de nuestra parte para conseguir la paz”.

No olvidemos que ETA ha luchado por instaurar, por la fuerza, un modelo político en Euskadi que la mitad del pueblo vasco no desea, y  el resto de españoles no aprueba, ellos crearon el conflicto, son ellos los que estaban unilateralmente en guerra. Nosotros no.

No hay que ser implacables, ni actuar con odio, ni arroparles como al hijo pródigo.

Hay que ser justos, con todo lo que la justicia conlleva.

3 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión, Política

En campaña.

Hace ya años, muchos más de los que quisiera, en la añorada etapa universitaria, trabajé, para tener un dinero con el que sufragar gastos extras, durante prácticamente un año, de comercial.

Ese trabajo, en esa empresa (la llamaría secta), comenzaba siempre (un intervalo temporal cercano a la hora) con diferentes charlas motivacionales.

No diré que todo aquello me pareciera estúpido, que me lo parecía, pero, de aquellas arengas, sí valoré una frase, a la que concedí cierta trascendencia: “No hables nunca mal de la competencia”.

Hablar mal del contrario, del “enemigo”, ante un auditorio “más o menos” neutral, genera desconfianza, y entorpece, bastante, la labor de venta. Es una premisa del buen comercial, “Si me crees, me compras”.

¿Por qué cuento todo esto? Porque la política es un acto comercial como otro cualquiera. Porque estos señores que nos colocan en los carteles electorales, en las televisiones en horarios de máxima audiencia, son los productos estrella de cada partido electo.

¿Y qué hacen sus “comerciales”? Echar por tierra cualquier iniciativa, decisión u opinión del oponente. Error. Craso error.

Con estas técnicas enferveces a las masas que te hubieran votado de cualquier manera, aquellos ciudadanos fieles, ciegos y sordos, que hacen de la política un acto de fe, dejando el intelecto fuera, pero desmotivas, o incluso ofendes, a quienes son más reflexivos a la hora de ejercer con su responsabilidad ciudadana.

Todos criticando a todos, el “tú más” que tanto molesta, es en mi opinión, parte del detonante (además de los consabidos escándalos económicos que aunque punibles, legal y éticamente,  son difícilmente evitables) de este clima subversivo, de esta intolerancia hacia un estamento malo, pero necesario, que amenaza, en algún momento, con romper la “tranquilidad”, como pudo suceder en Grecia.

Señores políticos, empieza la campaña, vendrán los insultos, las falsas promesas, desprestigiar al rival, no reconocer más mérito que el propio, hablar de las mentiras ajenas, y mientras, cada vez más ciudadanos, nos iremos quedando fuera. La política de este país, no nos interesa.

¿Y usted, qué piensa?

3 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión, Política

Españoles… Franco ha muerto.

Una vuelve de vacaciones, y se encuentra un debate sobre qué hacer con las cenizas de un señor, dictador para más señas, enterradas en el ¿valle de la vergüenza? (no lo sé, nunca he estado) hace más de 35 años.

Nací a finales de 1976, un año después del fallecimiento del Sr. (seamos educados) Franco. No tengo recuerdos de la transición  (por no tenerlos, apenas Tejero dejó una gran imagen en mi memoria, y eso que ésta no es especialmente selectiva), ni tan siquiera unos padres que me hayan hablado en profundidad de aquella época (salvo el consabido: “Vivíamos bien, podíamos dejar la puerta de la calle abierta”).

Al menos 5 de cada 10 españoles estamos en la misma situación, es decir, ni puta idea de lo que supuso tener a un señor bajito y anciano (en algún momento sería joven, eso no lo dudo) gobernando, tiranizando, usen el gerundio que más les plazca, 40 años este nuestro país, que diría Larra.

Y sin embargo, el Señor Rodríguez Zapatero saca a la palestra (Querido Gabilondo, lo que nos interesa es que haya crispación) un tema que enerva y divide a los ciudadanos (cosa que por otro lado no entiendo, a mí me produce la mayor de las indiferencias el lugar donde repose un muerto) hurgando en la mal llamada memoria histórica, y apelando al sentimentalismo de nuestros mayores, y de los que no lo son tanto, pero tienen, en su vida, la historia de un abuelo, de un padre, que fue asesinado por los Nacionales (al hermano de mi abuelo lo mataron los rojos, era un pobre hombre, prácticamente analfabeto, al que le tocó la Zona Azul, y luchó por Franco, como podia haberlo hecho en su contra, que no nos engañemos, las guerras nunca son del pueblo, sólo se sirven de ellos…)

Me parece vomitivo que el Gobierno no esté reunido en un Gabinete de crisis, 20 horas al día, 7 días a la semana, analizando, proponiendo, buscando solucionar una situación crítica a la que nos han llevado ellos (y los anteriores, y los anteriores, no pretendo demonizar), y mente siquiera el pasado, para sacar provecho en el futuro, señores, PRESENTE, preocúpense ahora del presente, que sí, que el Valle de los Caídos lo pagamos todos, que sí, que los beneficios que se saca del turismo que lo visita también es para todos, que si se decidió una transición pacifíca, carece de sentido instigar a la discusión ahora, que la venganza no se sirve fría, que si se hace ya no es venganza, es maldad, que si TANTO IMPORTA acabar con los símbolos franquistas, no existe uno mayor, que el Rey Dº Juan Carlos, que es rey, porque el dictador así lo quiso.

No seamos maniqueos, ni hipócritas, Españoles… Franco ya no importa. Hace ya mucho que está muerto.

No se dejen utilizar, ¿o sí?

10 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Opinión, Política

#yeswecamp

Después de tanto tiempo escuchando quejas sobre lo acomodada que está la sociedad española en este estado de “bienestar” en el que cada vez se está peor, por fin hay gente que toma las calles para decir “se acabó”. Por fin dejamos de ser un manso rebaño para empezar a exigir la posibilidad de ejercer un derecho que se supone que todos tenemos: el derecho a participar de verdad en la vida política española.

Me sobrecoge ver despertar a un pueblo como el nuestro, un pueblo que ha vagado desencantado durante tanto tiempo, un pueblo que había asumido que no existía nada que se pudiera hacer por mejorar, un pueblo resignado ante la imposibilidad de que la clase política que nos gobierna pueda hacernos sentir representados. Hoy, por fin, nos sentamos delante de esa clase política y reclamamos un cambio. Pero uno de verdad.

Y ahora que la gente y los medios están ya mirando a Sol y al resto de plazas del resto de ciudades de España, esta revolución tendrá que centrar sus esfuerzos en conseguir que las medidas reales que plantean se escuchen, se difundan y lleguen a donde tienen que llegar. Mientras tanto, la llama que se ha encendido debe seguir iluminando con la misma intensidad, pero sin quemar a quien la mire desde fuera: si se sigue luchando de forma pacífica tal vez se pueda triunfar, si no, al ruido de las hostias le seguirá el silencio del fracaso, y nada habrá servido de nada.

Confieso que no soy muy fan de la democracia, y menos desde que leí a Platón, pero eso no significa que no quiera que se acabe esta farsa de sistema en la que gobierno tras gobierno se turnan sin que nunca cambie nada. Y nosotros, desencantados como estábamos, celebrábamos los pequeños placebos con los que compraban nuestro silencio y nuestra calma. Luchemos por que eso sea pasado.

Ánimo a todos los que ahora están acampados en las distintas ciudades de España: #nonosvamos, al menos hasta el domingo. Y el domingo, recuerde: #nolesvotes.

Y usted, ¿cree que se logrará cambiar algo?

7 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Política

Mi manifiesto. Mi queja.

Leo, con una mezcla de asombro e indignación, cómo los jóvenes, y los que ya no lo son tanto fueron desalojados de madrugada de la Puerta del Sol (#AcampadaSol).

Este grupo de gente, que no son anti-globalización, que no son quema-contenedores, rompe-escaparates, sólo quiere hacerse oír.

Ha llegado la hora de gritar, de gritar de verdad: BASTA YA. NO CON MI VOTO. NO CON MI APOYO. NO CON MI PASIVIDAD.

NO SOMOS UN REBAÑO. SOMOS SERES PENSANTES QUE DEBEMOS LUCHAR POR INTENTAR CAMBIAR UN SISTEMA EN EL QUE NO CREEMOS. ESTA LUCHA ES LA VERDADERA DEMOCRACIA.

¿A qué estás esperando?

12 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Política

Malnacidos S.A.

Zapatero no ha querido sufrir una derrota histórica en las elecciones generales del próximo año, y ha anunciado que no volverá a presentarse.

Debe haber tenido suficiente  con ocho años al frente del país. Para mí le han sobrado seis años. Con dos hubiésemos quedado tan amigos, y aquí no hubiera pasado nada.

Se abre ahora época del juego sucio, de los acercamientos, de los “apóyame y te ofrezco…” “Dame esto y te voto…”

Dicen que la cosa andará entre la Señora Chacón, y el Señor Rubalcaba. Miedo me da este último. Destila maldad. Igual no es cierto, pero cuento lo que veo. Y si le miro tiemblo. De miedo. Cual Faisán. Igual.

Tengo la esperanza de que, siendo quien fuese el candidato, el PSOE sea incapaz de alzarse con la victoria. Necesitamos un largo periodo para recuperarnos.

El tiempo pondrá a cada uno en su sitio.

Mentira. De ser así la cárcel estaría de políticos llena. Y parece que con Barrionuevo se acabó el cuento. Ése de que todos somos iguales.

Pueden preguntarle a Camps, sonríe tranquilo.

¿Por qué iba a no hacerlo? ¿Acaso es más o menos que otros con hijos, patrimonio, empresas o nietos?

¿Acaso el poder no se disfruta más con buenos trajes, con buen dinero?

Los Eurodiputados viajan en primera.

O en turista, y cobran en metálico la diferencia del billete, y por arte de magia, dietas incrementadas.

No es uno, son todos.

Somos todos.

El cáncer de la sociedad actual son los banqueros y los políticos que van de su mano. O al revés. No lo sé. Simbiosis, mortal de necesidad. Asfixiante, obscena, aberrante.

Político bueno el político muerto (en sentido figurado, que ya saben que no gusto de sangres). Los banqueros ni así. Subespecie. Necesaria la vía de extinción.

¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando ser tratados como a basura?

6 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Firmas, Opinión, Política