Archivo de la etiqueta: Sociedad

Maltrato zero… ¿Para quién?

¿Qué le voy a hacer si no soporto la nueva campaña lanzada por el Ministerio de Igualdad (qué desperdicio de cartera)?

“De todos los hombres que haya en mi vida ninguno será más que yo”… (¿Menos sí?)

¿Estamos promoviendo la igualdad, o la elevación a los altares de la figura femenina? ¿De nuevo discriminación positiva?

¿Tan difícil era un eslogan así: “No hay persona que valga más que otra”?

Sra Aido, es usted, desde mi ignorante punto de vista, incompetente, e indigna del puesto que le ha sido otorgado.

Menos campañas y más medios efectivos, que las cifras siguen siendo prácticamente las mismas año tras año. Pero claro, cara a la galería esos anuncios son llamativos. Y cara a las urnas, más.

Y ustedes… ¿Qué opinan?

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión

Basura, ¿dónde?

Creo que ya he dicho alguna vez por estos lares que soy una ávida consumidora de “Televisión Basura”.  Programas del corazón, algunos “realitys”, (Gran Hermano en particular), me divierten, me hacen reír, sacan mi lado (que lo tengo) snob, los convierto en mi particular cena de idiotas de las noches de algunos días en los que, no sin gran placer, aparco la vida social o cibérnetica (que cada vez se van, a mi pesar, entremezclando más).

Y leo, una tras otra, críticas descarnadas (como lo son esos programas, cierto es) sobre la conveniencia o no de su existencia, sobre la (falta de)  ética que los sustenta, o si rozan, o sobrepasan, esa línea invisible que separa (aunque no para todos) lo legal de lo que no lo es.

Me parece tan chocante, me parece tan hipócrita ese gran sector de la sociedad que se rasga las vestiduras porque una Belén Esteban de turno cope el panorama de la actualidad. ¿Es una zafia? ¿Es una inculta?… ¿Pero acaso no lo son una inmensa mayoría de este nuestro país? ¿Acaso no es la educación una de nuestras grandes asignaturas pendientes? ¿Queremos vender El Ulises de Joyce al que sólo ha leído a Marcial Lafuente Estefanía (qué grande era mi abuelo)?

En una España sobrada de política basura (dantesco el espectáculo que nuestros políticos están brindando los últimos años), de educación basura, de cultura del ladrillazo, de tradiciones taurinas, de funcionarios tocapelotas (las propias y las de otros), de chapuzas titulados… Nos indignamos porque un maricón tenga un programa líder de audiencia…

Qué quieren que les diga, prefiero reírme sabiendo (o no) con quién se acostó la “guarrilla” (o el “guarrillo”, que no hago distinción) de turno, a tragarme las mentiras que los programas no-basura (telediarios incluídos) me cuentan según el color del partido que los alimenta (a ellos o a sus cadenas). Cosa, para mí (será que soy rara),  bastante más grave y que debiera ser infinitamente (sí, quizá exagero)  más punible que frivolizar sobre la vida social de los demás.

Que patios de vecinas ya existían en Grecia.

¿Cuál es su opinión?

7 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Opinión

Una de madrileños….

Aunque Madrid, por haber sido la ciudad de mi infancia y pre-adolescencia, ocupa un gran lugar en mi corazoncito, no deja por ello de hacerme gracia, ahora que habito en el levante, la fauna “capitalesca” que ocupa nuestros pueblos y ciudades cada verano.

Se pueden distinguir varias subespecies veraniegas provenientes del centro de España:

– Familias que generalmente vienen del extrarradio, o de barrios con un mayor movimiento obrero. Son aquellas que llenan nuestras costas de tupperwares, y que hacen que tu ratito al sol esté impregnado de olor a tortilla, pimientos fritos, y magra con tomate. Son generalmente individuos con un elevado índice de masa corporal que disfrutan como jabatos del (¿buen?) comer y del (¿buen?) beber.

– Los que debido, no sé, quizás a las obras del Sr Gallardón, han ido perdiendo oído, y te hacen partícipe de sus conversaciones, haciendo que te sientas, casi (que todavía hay clases) como de la familia:

          * Jessi!!!!!, ponla crema a tu hermana, que se va a quemar la pobre!!!!!!!!!!

No tienen necesariamente que ser laístas, pero suele darse el caso. También puede, en algunas ocasiones, coincidir en una misma familia el ejemplo 1 y el 2.

– Está también el turista Esqueenmadriz… Que hay cola en una terracita? que en el súper tardan en atenderte? Esqueenmadriz esto no pasa. (Imprescindible en este caso que Madrid termine en z)

– Los jóvenes, (y no tan jóvenes). ¿De verdad creéis que si en once meses en vuestra ciudad no os habéis comido una rosca, aquí vamos a caer redondas ante vuestros encantos? Que somos de pueblo, o de ciudad pequeña, pero no gilipollas.

– Y por último los que más me gustan… aquellos que aún piensan que en Madrid todo sucede antes, que conocimos el shuffle cuando ellos ya tenían iPhone…  Y que sus marquitas de ropa nos deslumbran por modernas…  Hace mucho que dejamos de terner gallinas y de fabricarnos la ropa con la lana de  nuestras propias ovejas.

Y usted, lector madrileño, ¿Qué tipo de turista es?

 

 

Pero si en algo estamos de acuerdo… Es que de Madrid al cielo.

7 comentarios

Archivado bajo Opinión

La medallita de la discordia.

Vaya por delante que soy anti-taurina. Que considero ese espectáculo una vergüenza nacional. Que jamás entenderé, sí a los toreros, al fin y al cabo no son más que mercenarios a sueldo, pero no a quienes disfrutan de un supuesto arte, rodeado de bramidos, sangre, y sufrimiento.

Pero eso no quita para que me haya tragado, (digerirlo aún no lo he conseguido), el dichoso asunto de la medallita de las Bellas Artes al Sr Rivera Ordóñez.

Este señor, no es santo (y no por ateísmo, que también) de mi devoción, pero creo que “está feo” que en un gremio se indignen o cabreen por un premio que no dan ellos.

No entiendo bien esa condecoración, no sé si el premiado cumplía o no los requisitos, no sé si el Sr Bono tuvo algo que ver en ello, si la Duquesa de Alba aportó su criterio, pero o se está en contra de los premios, por principio, y desde los inicios, o no veo justo que después se arme revuelo.

Y yo me pregunto, si esa medalla hubiese ido acompañada de un buen fajo de dinero.. El Sr Tomás y el Sr Camino, lo habrían devuelto?

Señores, qué elevados tenemos algunos el ego.

¿Qué opinan ustedes de protestar por la concesión de un premio?

8 comentarios

Archivado bajo Opinión